Inicio Columnas La elección del EDOMEX, la batalla que viene

La elección del EDOMEX, la batalla que viene

660
0
¡Quién será el nuevo huésped? Foto especial.

 

 

*NI aliados ni separados pueden sacar al Grupo Atlacomulco

*Edomex: Barrales, prefiere ir con el PAN en 2017 pero…

*Alianza PRD-Morena, imposible, aunque vía a la derrota

 

Joaquín Herrera

CD de México, julio 20/ 2016 (agencia acento) Dígase lo que se diga, el PRI parece hoy imbatible aún. Al menos en la entidad más tricolor –la tierra del Presidente Peña y el grupo de poder más fuerte que se ha dado en un siglo- o los dominios del (negado) Grupo Atlacomulco.
Este mensaje en privado fue música para los oídos del festejado: el Presidente Peña Nieto, entró al segundo medio siglo de su vida con más ánimo.
Si algo ocupa la mente del mexicano más poderoso -por eso el cambio de mando en el PRI, su partido- es el terruño. Esto, ahora que Eruviel Ávila termina su mandato y quizá se sume a su gabinete. Pero antes, debe dejar aceitada la sucesión estatal.

La oposición sin cartas para jugar en Edomex
En Toluca no ven por donde la oposición pueda ser peligro. No le alcanzan los números, ni juntos ni separados para la madre de todas las batallas, antes de las presidenciales del 2018.
Hoy por hoy no se ve cómo puedan expulsar al Grupo Atlacomulco del Estado de México, ahora que se inició el proceso de selección para definir candidatos a suceder a Eruviel Ávila Villegas entre diez partidos, mas los independientes que surjan.
El PRI parece imbatible aún frente a una eventual alianza PAN-PRD (que se ve poco menos que imposible por divisionismo entre ambas fuerzas) o PRD-Morena, aún más distante.
Para del PRD bajo el mando de Alejandra Barrales, la prioridad es dar una batalla digna por la entidad más codiciada, después de la capital. En ello se juega la posibilidad de ser  la favorita de su partido a ir como candidata a Jefa de Gobierno.
Nuevamente trae como novedad la formación de una gran alianza de las izquierdas con el Sol Azteca, PT, Movimiento Ciudadano (sus eternos aliados, que se le han separado) y con Morena.

Cree que eso la llevaría a un triunfo rotundo.

Pero el Estado de México no es Veracruz; Eruviel Ávila Villegas, no es Javier Duarte y Morena no es el PAN jarocho ni el PRI estatal está tambaleante.
Veamos en números, como ha votado la población que logró poner a uno de los suyos en Los Pinos.

En 2011: PRI 3 millones; PAN 598 mil PRD-PT un millón

Hace seis años, el PRI tenía enfrente a dos partidos fuertes. El uno, gobernaba desde Los Pinos a todo el país (el PAN de Felipe Calderón) y por segundo sexenio el Revolucionario Institucional era oposición.

El tricolor.

En tanto, el PRD de Andrés Manuel López Obrador mantenía la fuerza que le dio “empatar” la elección federal del 2006, aunque perdió por medio punto porcentual, conforme a los resultados oficiales.

No le hizo ni cosquillas a Eruviel Ávila (PRI) el panista que había sido líder de su partido, Luis Felipe Bravo Mena. Con todo y que lo ven como el operador de Vicente Fox que formó el Corredor Azul, que vino a devastar el efecto Peña Nieto (en 2009, desde su gobierno mexiquense estatal) le hizo daño alguno al partido gobernante en esa entidad.
El PRD no pudo ser un peso pesado con Alejandro Encinas, el caballito de todas las batallas electorales (perdidas) de AMLO.
Con aliados, el PRD se ufana de tener 40% de votos potenciales  

Juan Zepeda, diputado federal y aspirante del PRD a la gubernatura mexiquense, cree que una alianza derrotaría al PRI. En tanto el dirigente perredista mexiquense, Omar Ortega, explicó que una alianza PRD-PT-MC-Morena alcanzaría 37% de la votación total para el 2017, lo que les permitiría arrebatarle la gubernatura al PRI, según expuso al diario 24 Horas.

“Yo voy a privilegiar las alianzas con la izquierda, y así enfrentarnos y ganar al monstruo de mil cabezas que es el PRI del Estado de México”, se ufanó.

Informó además que negocian con el Partido del Trabajo, Movimiento Ciudadano y Morena plataforma común.
¿De verdad alguien podrá negociar una plataforma común con AMLO?
No se ha visto que en alianza alguna, el tabasqueño acepte sumarse a otro grupo. Que se le sumen, si.

El PRD cree que podría sumar a Morena.

De ser tal cosa factible, veamos que músculo electoral. La alianza PRD-PT de 2011 logró un millón de votos y sumándole la de MC, serían algo como 1.2 millones más 650 mil de Morena (en 2015) serían un millón 850 mil, contra los tres millones del PRI.
En tanto, el PAN logró 598 mil sufragios en 2011 y quedó como tercera fuerza.
En 2015 PRI 1.7 millones, PAN 945 mil  PRD,  789 mil y Morena 561 mil

Aunque de las elecciones estatales de 2011 a las federales de 2015, los tres partidos modificaron sus preferencias, no se acercaron a las que logra el tricolor:

Este 2015 los mexiquenses le entregaron al PRI 1.7 millones de votos; 945 mil al PAN y 789 mil al PRD aliado con el PT. Sumándole a MC, habría logrado algo como el millón de votos.

Sobre las negociaciones con el Partido Acción Nacional, el dirigente estatal del Sol Azteca, dijo a 24 Horas el líder perredista que esperarán los tiempos del panismo para consolidar una plataforma común.
Tampoco parece creíble esta estrategia. El PRD y el PAN, solo han logrado ponerse de acuerdo cuando el uno se le suma al otro.

Se vio en 2016 cómo el PRD teniendo la victoria a la vista en Tlaxcala, no logró que la aspirante del PAN a esa gubernatura, en tercero y lejano sitio, se sumara a la perredista Lorena Cuéllar Cisneros. Decidieron no sumarse la una a la otra (que tendrían  casi dos tercios de votos entre ambas) y el PRI se quedó con la gubernatura.
¿Se podrá lograr que el PRD se sume al PAN o viceversa?
Barrales prefiere al Pan de aliado en Edomex

La potencial alianza con Morena se ve lejana en el PRD. La Morena de AMLO no aceptará sumarse, sino que se le sumen y ya.

Se cree que el partido del tabasqueño definirá su postura en su Congreso Nacional previsto para el 20 de noviembre.
De los tres partidos de oposición Morena está por debajo de las preferencias del PAN y PRD.
Así, para el Sol Azteca no hay duda con quien hacer alianza. Aliarse con Morena, para que sea esta la que ponga el candidato o candidata, mientras el PRD ponga los votos (al menos la mayoría de esa coalición) pero no al candidato o candidata, le resulta cuesta arriba a Barrales.
Lo que ella buscará es mantener la relación con Morena. Ir con el PAN contra el PRI en el 2017 y en 2018 sí ir con Morena, fuerza que lleva la de ganar como la más fuerte de las izquierdas a ese nivel.
Claro, eso es lo que se ve por fuera. Pero el PRD tendría primero qué resolver qué hacer con Miguel Ángel Mancera, el verdadero poder tras el trono de Barrales.
De lo que hay poca duda es que ella aceptaría aliar a su partido con AMLO, solo a cambio de que se pactara la jefatura de gobierno del DF para ella.
Esto orillaría a AMLO a eliminar ya no solo a Ricardo Monreal, como parece ocurrir ahora, sino también a su candidato in pectore, Martín Batres.
Nadie ganará solo

En lo único en que está de acuerdo los perredistas -Juan Zepeda, el aspirante a gobernador, como el dirigente estatal del PRD, Omar Ortega- es que ninguna fuerza política (PAN, PRD o Morena) ganarían al PRI separados.

Pero adelanta el perredista que en una eventual alianza, el candidato deberá ser amarillo (aunque el PRD es la tercera y no la segunda fuerza).

El informante dice que solo llevando a un perredista, acepta aliarse con el PAN.

Ni Morena, el PRD o el PAN, tienen figuras como para arrastrar al electorado inconforme, porque el desencanto abarca a todos los partidos, no solo al PRI.
Las posibilidades de lograr juntar las canicas de PRD y PAN en una alianza para 2017, no logra suficiente fuerza numérica:

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here