Inicio Opinión La extinción de Luz y Fuerza del Centro; de las horas ...

La extinción de Luz y Fuerza del Centro; de las horas aciagas al renacer de un nuevo modelo sindical

102
0
Compartir
Una nueva etapa en el sindicalismo mexicano

*  A nueve años del decreto de Felipe Calderón que desapareció la entidad pública y trató de aniquilar al Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), la organización centenaria  conserva su registro como sindicato nacional de industria y ha iniciado la reinserción de sus miembros que mantuvieron una lucha de resistencia que hoy da frutos en la consolidación de la Generadora Fénix, la Cooperativa LF del Centro y, en breve, la puesta en marcha de la Suministradora SUBACE

 

Por José Humberto Montes de Oca Luna (*)

Especial para Expediente Ultra

Horas después de que el ejército y la policía tomaran con violencia nuestros centros de trabajo y de que el expresidente espurio Felipe Calderón decretara la extinción de Luz y Fuerza del Centro  se realizó en el SME la Asamblea General del 11 de Octubre de 2009 que de manera unánime nos mandató a no liquidarnos, a preservar la existencia de nuestra organización y a luchar sin descanso por el regreso al trabajo.

El SME nunca bajó la guardia

En el primer cálculo del gobierno, el SME no iba a poder superar la contundencia del golpe de mano. Los neoliberales pronosticaron la disolución forzada del SME. En palabras de Javier Lozano Alarcón solo faltaban los clavos de nuestro ataúd. ¿En qué basaron este  supuesto?

 

  • En la indefensión jurídica del sindicato que resultaba del desconocimiento legal de una parte de la dirección sindical del SME, principalmente de nuestro Secretario General.
  • La labor de zapa de las corrientes políticas oportunistas que en la fase de la preparación del golpe dividieron a la organización y después del decreto de extinción: llamaron a los trabajadores a cobrar su liquidación, convocaron a la disolución del sindicato y a la liquidación y reparto de sus bienes. El gobierno contó con la colaboración de algunos exdirigentes que traicionaron a nuestra organización.
  • La estrategia del engaño del gobierno federal que ofreció un bono extraordinario en las liquidaciones, 10 mil ingresos en CFE, la creación de PIMES, créditos, capacitación en servicios y changarros a los primeros trabajadores que se fueran a liquidar.
  • La campaña de linchamiento en los medios de comunicación que avaló la extinción de Luz y Fuerza, aisló socialmente nuestra lucha y generó un estado de shock en nuestras filas.
  • La confabulación del Estado Mexicano que articuló el cierre de cualquier vía política, jurídica o legislativa que revirtiera el decreto de extinción. Jueces, magistrados, ministros, partidos políticos, diputados y senadores, con sus honrosas excepciones, hicieron mancuerna para cancelar esa opción.
  • La criminalización y represión en contra de nuestro movimiento, que se tradujo en el encarcelamiento de decenas de compañeros y la judicialización de activistas y dirigentes de nuestra organización.
  • El desgaste del movimiento y el apremio económico de los trabajadores.

 

El ejército expulsó a los trabajadores de las instalaciones de LyFC

Los estrategas del gobierno apostaron a la suma de estos factores para derrotar al SME.

Sin embargo, el SME tuvo la capacidad política y la fortaleza de clase para remontar una situación, a todas luces adversa, gracias a la resistencia de 16 599 compañeros y compañeras que resistieron de día y de noche, durante las interminables jornadas de lucha que caracterizaron a nuestro movimiento:  marchas, platones, huelgas de hambres, caravanas, tomas de carreteras y edificios públicos, ocupación de centros de trabajo, etc.

Si el objetivo estratégico de los neoliberales era acabar con el SME hoy podemos decir a nueve años de distancia que fracasaron rotundamente. Esta es la principal victoria política de nuestro movimiento.

 En el plano económico y social, a diferencia de los compañeros que se liquidaron, nosotros logramos:

 

  • El reconocimiento legal de nuestra dirección sindical democrática y legítimamente electa que actualmente cuenta con su respectiva toma de nota.
  • La liberación de nuestros 11 presos políticos.
  • La pensión vitalicia para 996 trabajadores con 23 años de servicio en LyFC. Actualmente, por incumplimiento del gobierno de EPN, está pendiente el pago del 50% de su liquidación.
  • La concesión por 30 años para el uso y explotación de 14 plantas hidroeléctricas de LyFC que ya están dando sus primeros frutos económicos. Las utilidades de la Generadora FENIX se destinarán a la integración y consolidación del fondo de previsión social (FIDETRAB) en beneficio de las y los compañeros en resistencia y sus familias.
  • Esta pendiente la entrega de un paquete de 1700 MW para construir dos plantas de ciclo combinado en lo que antes fue la Termoeléctrica Jorge Luque. Este acuerdo no se ha cumplido por el gobierno y es una de nuestras principales demandas en la mesa de trabajo con la SEGOB y la SENER.
  • La entrega en propiedad al SME de las fábricas y talleres que integran el patrimonio de nuestra Sociedad Cooperativa LF del Centro, entre otros centros de trabajo, el Taller de Estructuras Xochinahuac, la Fábrica de Postes de Vicente Guerrero, Estructuras Tacuba, Taller Automotriz y Transportes de Aragón, Puerta de Hierro y la Fabrica de Postes de Cuatro Caminos. Además de un conjunto de oficinas del área comercial destacando el edificio de Juárez 90.
  • Cobramos nuestras indemnizaciones al 100% calculadas conforme al CCT, alcanzamos un crédito fiscal equivalente al pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y logramos la condonación de nuestros adeudos personales de corto plazo y de los créditos de vivienda del programa habitacional de LyFC. Más de 4000 compañeros se vieron beneficiados con la entrega de sus escrituras.
  • Contribuimos a la construcción de la Asamblea Nacional de Usuarios de la Energía Eléctrica (ANUEE), la Nueva Central de Trabajadores (NCT), la Organización Política del Pueblo y los Trabajadores (OPT) y así mismo, reactivamos la Confederación de Jubilados, Pensionados y Adultos Mayores de la República Mexicana, convirtiendo al SME en un referente de lucha a nivel nacional e internacional.
  • Gradualmente se esta procesando la reinserción laboral de los compañeros en resistencia a través de la los proyectos de FENIX y el desarrollo y consolidación de la Cooperativa LF del Centro. A este proceso integraremos la línea de expansión sindical para la recuperación de nuestra materia y zona de trabajo.

 

 Los alcances de la última etapa de nuestro movimiento

Después de que en enero de 2013, la Suprema Corte de Justicia de la Nación revirtiera la sentencia del Segundo Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo que obligaba a la CFE a  otorgarnos la sustitución patronal, el movimiento se vio forzado a negociar una salida política al conflicto que, después de seis años de resistencia, mejorara las condiciones política y económicas en las que librábamos la resistencia, bajo la certeza de que hacia adelante el país tendría que cambiar y podrían presentarse nuevos escenario políticos que potenciaran nuestra lucha. Por eso es que al termino de la negociación subrayamos que nuestra victoria política era parcial y transitoria. Parcial porque recuperamos sólo una parte de los que nos fue despojado, es decir nos quedan a deber. Transitoria porque el neoliberalismo no es para siempre, porque el país no puede permanecer sojuzgado hasta el infinito, ni nosotros renunciar jamás a la lucha por la renacionalización de la industria eléctrica como la indispensable vía para recuperar la soberanía energética del país.

Una larga y desigual lucha contra el Estado (Foto Cuarto Oscuro)

Actualmente, las condiciones políticas del país han cambiado y pueden contribuir al avance de nuestro movimiento.  Como hemos dicho, el SME buscará un dialogo constructivo con el nuevo gobierno de AMLO para respaldar todas las iniciativas económicas y políticas públicas que beneficien a los trabajadores mexicanos y así mismo, le presentará sus propuestas de trabajo que contribuyan a la consoliden nuestros proyectos.

Los riesgo y los retos.

 La transición del trabajo asalariado al trabajo cooperativista autogestivo encierra también sus riesgos. Tenemos que evitar la burocratización del proceso incentivando la participación democrática de todos los socios cooperativistas en la toma de decisiones. Para ello es necesario abrir espacios de discusión y fomentar la formación política y cooperativista de nuestros compañeros.

En cuanto a los retos,  podemos decir que el principal reto que tiene nuestro movimiento de resistencia es el de la reinserción laboral de todos sus activos. El incumplimiento de varios acuerdos por parte del gobierno federal, las dificultades para insertarnos en el mercado, la discriminación económica de la que somos objeto en las licitaciones de obra pública y los problemas organizativos propios de nuestra integración como cooperativa-autogestiva dificultan y retardan la creación de un mayor numero de puestos de trabajo en LF del Centro. Nuestro reto es superar esta situación para acelerar la reinserción laboral de nuestros compañeros. La recuperación de nuestra zona y materia de trabajo mediante la línea de la expansión sindical puede contribuir cualitativamente a este proceso.

 Otro reto es el de promover la democracia participativa de todos nuestros agremiados en la definición del rumbo de nuestra organización y sus proyectos económicos. Para ello, la dirección sindical y los órganos de gobierno de LF del Centro convocarán a la discusión colectiva del proyecto de Reglamento Interno autogestivo de nuestra cooperativa y de un Reglamento de Envío de Candidatos para posteriormente llevarlo a las Asambleas de la Unidades Productivas y de ahí a la Asamblea General de LF del Centro. Estamos convencidos de que con la participación democrática de todas y todos los SMEitas en resistencia saldremos adelante.

(*) Secretario del Exterior del Sindicato Mexicano de Electricistas.