Inicio País La extradición, en un año: Peña y Osorio seguros de tener...

La extradición, en un año: Peña y Osorio seguros de tener el control

*Larga batalla de El Chapo por quedarse; le aterra ser ejecutado en EU

72
0
Compartir
Foto especial

Joaquín Herrera

Cd de México, 1 de enero de 2015 (agencia acento) Y ahora, viene la mayor batalla de su vida para Joaquín El Chapo Guzmán. Ya recibió la notificación de que el proceso de extradición a Estados Unidos está en curso.
Pero para la PGR y la SER, este paso tardará al menos un año.
Esto es, muestran que el Gobierno del Presidente Peña y el responsable de la seguridad nacional, Miguel Ángel Osorio Chong, titular de la Segob, apuestan a que podrán con el paquete de mantener aquí al capo más temerario del mundo.

En la mente del país, está latente el proceso electoral de este 2016, en que se renuevan casi la mitad de gubernaturas del país y su resultado es una obvia aduana para la llegar a la sucesión presidencial de 2018.
Tras una serie de crisis políticas, que se han desinflado, ahora la fuga de El Chapo era un pendiente que terminó como un golpe de timón al presidenciable huésped de la Casa de Covián. Es decir, la obra y casa que fuera de Tolsá, que aloja a la Secretaría de Gobernación, desde que el gabinete salió con la Presidencia del país, a Palacio Nacional y de ahí el gabinete se dispersó a toda la capital.

Osorio y las crisis que apagó, suma ahora la de El Chapo

En este coto de poder, se apagó  la rebelión (con quizá el 10 por ciento) de los 1.3 millones de maestros sindicalizados, con  acciones de violencia para abatir la Reforma Educativa.
La que iba a contaminarla, con inquietudes en el Instituto Politécnico Nacional, que terminó con un dialogo en plena calle de Bucareli de Osorio y voces estudiantiles.
Se apagó  la convulsión de Guerrero por el drama de los normalistas victimados por el narco, infiltrado en el gobierno estatal de la alianza PRD-PAN, encabezado por Ángel Heladio Aguirre. Se frenó, como en Oaxaca, ese pretexto oposicionista para sabotear las elecciones, que se dieron con saldo blanco hace siete meses.
Pero a Osorio Chong le quedaba la peor espina: la fuga. Y tras la reaprehensión que muy pocos creían factible;  que promovieron criticas hasta en el extranjero, restituyó el empuje y hoy, faltará ver el final, al saberse como se resuelva la extradición.
El mensaje es que esta no será Fast Track, como signo de incapacidad para controlar en prisión al “Houdini” azteca entre los barones de la droga.

La extradición, no antes de un año
Lo que hay hasta ahora es que, oficialmente la Procuraduría General de la República informó que agentes de Interpol México, adscritos a la Agencia de Investigación Criminal (AIC), ejecutaron al interior del Centro Federal de Readaptación Social número 1 (la prisión de alta seguridad de donde se fugó hace medio año el capo de capos), las dos órdenes de detención formal con fines de extradición en contra de Guzmán Loera.
Así inició formalmente el procedimiento. Una vez desahogada la parte probatoria del procedimiento de extradición, los jueces emitirán una opinión jurídica, en primer término
Posteriormente se turnarán los expedientes a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), para que esta dependencia emita los acuerdos correspondientes.

La PGR destacó que el procesado reclamado tiene la posibilidad de recurrir al juicio de amparo, en contra de los acuerdos que emita la Cancillería.
En tanto la PGR dijo que mantendrá una estricta vigilancia de los procedimientos y será respetuosa de las determinaciones de las autoridades correspondientes.

En Estados Unidos de Norte América, más de una corte acusa a Guzmán Loera de asociación delictuosa, poseer y distribuir cocaína; delincuencia organizada, delitos contra la salud, lavado de dinero, posesión de armas de fuego y homicidio, entre otros.

Si algo teme El Chapo, como los más de cien capos es la extradición: allá no hay nada de que “Derechos Humanos” encontraron fallas de procedimiento.
Pero Guzmán sabe que debe muchos crímenes y que podría enfrentar no solo la ley de EU, sino la del Talión: ojo por ojo. Morir en una ejecución estilo de las decenas de miles que ordenó o realizó.