Inicio Columnas La inseguridad asola a Cuernavaca y el “Cuau” juega a los...

La inseguridad asola a Cuernavaca y el “Cuau” juega a los penales con Graco

804
0
Urge sacar tarjeta roja al desbocado alcalde y al testaturado gobernador

*  Los ciudadanos, incluidos niños, son asesinados ante la irresponsable actitud del futbolista que demuestra total ignorancia de los asuntos públicos

 

 

…¡GUERRA DE PAPEL¡…

 

Por BLAS A. BUENDÍA

Especial para Expediente Ultra

Luego de ser prácticamente “absuelto” por parte de la corte federal mexicana para no entablarle un juicio político por su desatinada tarea de gobernar a la ciudad de Cuernavaca, Morelos, el ex futbolista internacional metido a incipiente político Cuauhtémoc Blanco, se metió en otro brete en relación a la política de seguridad que debe prevalecer a través del Mando Único y que se envuelve o forma parte de la estrategia del Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, para combatir los tentáculos del crimen organizado.

Si bien el neonato político gobernante de la Eterna Primavera inició un tremendo choque de trenes con el gobierno del izquierdista y ortodoxo leninista Graco Ramírez, por darle validez al Mando Único, Cuauhtémoc Blanco fue mal aconsejado por sus “operadores políticos” de suprimir el convenio por la “indisciplina” sus elementos, lo que conllevará al crimen organizado utilizar esa coyuntura de desavenencias institucionales para ampliar su poderío sobre la seguridad constitucional.

El hecho que Blanco haya llegado a ser el gobernante de Cuernavaca no quería decir que iba a poder controlar todo, más sin embargo, se introdujo en una cápsula donde ya no sabe qué hacer debido a su inexperiencia de conocer “a la perfección” las estrategias que debe seguir un funcionario público, qué hacer en cuestiones difíciles, pero lo caótico de él es que “todo lo toma a juego”, paradójicamente cree que está en el centro de la cancha del majestuoso Estadio Azteca con el balón único.

La interpretación que también se le puede atribuir a este tipo de hechos es que Blanco anunció que solicitaría el apoyo de las fuerzas federales, por lo que el gobierno gracoísta respondió, en voz de su Secretario de Gobierno, Matías Quiroz Medina, que la seguridad pública no puede estar sujeta ni a caprichos, ni ocurrencia y mucho menos a “novateces”, por lo que constitucionalmente decidieron tomar el control de la policía municipal de la capital morelense, de manera inmediata y temporal.

Aseguró que el decreto del gobernador Graco –que entró en vigor el 3 de enero de 2016- no marca temporalidad, empero, admitió que el convenio del Mando Único se refrenda cada año entre el gobierno estatal y el municipal. Sobre este particular, Blanco ni sabía que existía en los articulados el respeto institucional que debe prevalecer para la seguridad ciudadana.

A su vez, el secretario del Ayuntamiento, Guillermo Arroyo, advirtió que ante una negativa del gobierno estatal para entregar el control de la policía al municipio recurrirán a la controversia constitucional, lo que también se traduce que quieren abrir un flanco de guerra intestina entre Graco y Cuauhtémoc, hasta llegar a la sala principal de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Es decir, que aparentemente el pleito entre el neonato político Cuauhtémoc Blanco y el Gobierno de Graco Ramírez, no hacen más que predestinar a su suerte, la seguridad de la sociedad cuernavaquense, so pena que el abogado del edil, Cipriano Sotelo, anunció el 20 de diciembre que le había sido concedida al alcalde sobre la suspensión provisional para que no fuera ser detenido, toda vez que temen sus adversarios políticos, ante los blindajes que ha conseguido contra la revocación del mandato, busquen proceder penalmente contra el ex futbolista.

La seguridad de la ciudad primaveral de Cuernavaca está en ciernes, aunque el aparato de justicia vela por su lado, los intereses de la sociedad, aunque hay que destacar, ¿la policía vigilará a quién de ahora en adelante?, cuando existe un notorio conflicto de intereses políticos, económicos y financieros, entre los dos gobiernos de Morelos, el estatal y el municipal, dejando a su suerte la seguridad de la ciudadanía.

Es decir, Graco Ramírez fue nominado por la coalición Nueva Visión Progresista por Morelos, en 2012; en tanto que Cuauhtémoc Blanco por pura suerte a golpe de calcetín, se convirtió en alcalde del municipio de Cuernavaca tras resultar ganador en las elecciones del 7 de junio de 2015, siendo postulado por el Partido Socialdemócrata de Morelos, sin tener la carrera de la función pública.

Pese a todo, en un Twitter emitido por el edil hace la advertencia, pero no ofrece soluciones inmediatas sobre la seguridad, más que echarle la pelotita al gobierno federal: “Hoy anuncio que en @CuernavacaGob damos por concluido el convenio de colaboración con el Mando Único del Gobierno del Estado de Morelos”, no obstante que solicita la intervención del gobierno federal cuando éste debe atenerse a respetar la soberanía de cada entidad.

Violencia al tope

La prensa mexicana refiere sobre el incremento de la inseguridad en esa entidad, destacando que se tiene contabilizado 552 homicidios culposos, cometidos en Morelos de enero a noviembre del 2016; así como 18 mil 35 robos siendo perpetrados en ese mismo lapso, según cifras oficiales.

Para colmo de Cuauhtémoc Blanco, el 10 de diciembre pasado, una niña de 12 años y un niño de diez fueron asesinados en un campo de fútbol de la colonia Satélite de Cuernavaca.

El 27 de septiembre, fue asesinado en la colonia del Empleado, Pablo Moreno, un promotor deportivo de tenis, quien era acompañado por su esposa y su hija; la primera murió al llegar al hospital y la segunda estuvo grave debido a los disparos.

El 24 de marzo decapitaron a una mujer y dejaron su cuerpo en la entrada de la iglesia de San Antón.

El 27 de marzo,, fue asesinado el ex medallista olímpico de waterpolo Francisco García Moreno, en la colonia Tlatenango.

El 27 de junio, criminales mataron a una embarazada y su hija de cinco años en la colonia Plan de Ayala, de Cuernavaca.

Y, el 1 de julio ultimaron a una pareja cerca de la tienda Galerías de Cuernavaca.

De tal suerte que, mientras Graco Ramírez está preocupado por la incapacidad del ex futbolista por meterse en camina se once varas por su inexperiencia en materia de seguridad, éste solo busca los reflectores y no ofrece alternativas de solución, sino de mantener su bagaje publicitariamente histriónico que día a día está más que deteriorado.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here