La obligada pregunta del Año Nuevo: ¿impactará gasolinazo al PRI en...

La obligada pregunta del Año Nuevo: ¿impactará gasolinazo al PRI en 2018?

0
Compartir
El aumento al combustible amenaza con arder al país

*  El tricolor corre el riesgo de pagar en las urnas los  estertores de su fallida Reforma Energética;  más mexicanos podrían sumarse a los 60  millones de pobres que apenas y subsisten en el país

 

BLAS A. BUENDÍA

Especial de Expediente Ultra

Pareciera que el juego de la alternancia por el poder presidencial está en juego mediante un acuerdo histórico que debieron haber signado -ni tan clandestinamente- entre los Partidos Revolucionario Institucional y el de Acción Nacional, porque a simple luz de las circunstancias su yugo es el todo por el todo y evitar que el caudillo de papel Andrés Manuel López Obrador, pudiera cristalizar su sueño juarista de ser huésped de Palacio Nacional.

Ante el gasolinazo peñista, los partidos políticos exigen congruencia al gobierno federal para mitigar la pobreza extrema de más de 60 millones de mexicanos, porque de lo contrario si no da marcha atrás con un dictamen de sentencia juzgada que pudiera salvar al pueblo mexicano la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la estabilidad del país entraría a una vertiente de grandes peligros.

Empero, el Gobierno federal debe dar explicaciones amplias y creíbles por alzas a las gasolinas que impactarán desde hoy a todos los mexicanos, además de que es urgente decomisar fortunas que robaron ex gobernadores y ex funcionarios corruptos para proteger programas sociales.

Si bien es paradójico que el gobierno priista asuma medidas antipopulares que le significarán su derrota en las elecciones del 2017 y 2018, y una vez impactado el incremento al precio de las gasolinas, impactará desde ahora a la economía de millones de familias en todo el país.

Para la diputada local perredista Ana Juana Ángeles Valencia, afirmó que las clases desprotegidas y asalariadas ya no están dispuestas a tolerar más desatinos del gobierno federal en contra del bolsillo de los mexicanos.

Considera necesaria una resistencia civil pacífica, castigo a especuladores y que sean sancionados penal y económicamente a todos los funcionarios que llevaron a la quiebra a PEMEX, además de erradicar todas las acciones de corrupción en todos los niveles de la paraestatal.

En estos momentos de crisis económica exigió congruencia al Presidente de la República, quien de manera insolente siempre ha buscado beneficiar a los empresarios nacionales y extranjeros además de brindar protección a gobernadores y funcionarios deshonestos que han hurtado sumas descomunales del erario público que hoy hacen falta para mitigar la pobreza extrema de más de 60 millones de mexicanos.

En ese sentido, exigió a la Procuraduría General de la República (PGR), detener y confiscar todo lo que se han robado ex gobernadores y ex funcionarios federales corruptos, cuyas sumas substraídas con todas las agravantes pudieran proteger los programas sociales que auxilian a los grupos sociales en estado de vulnerabilidad que son los más sacrificados y los que menos tienen que ver con los malos manejos de funcionarios públicos.

Citó los casos de los ex gobernadores de Veracruz, Quintana Roo, Chihuahua, Durango, Tamaulipas, Nuevo León, Sonora y Coahuila acusados de corrupción cuyas sumas de endeudamiento oscilan entre los 186 mil 535 millones de pesos, 18 mil millones menos que el presupuesto de la Ciudad de México para 2017.

Las alzas a las gasolinas, subraya, impactan severamente las tarifas del trasporte público concesionado y administrado por el Gobierno de la Ciudad de México toda vez que es un insumo de primera necesidad para la movilidad de los capitalinos.

Los precios de la canasta básica, indica, ya se ven impactados toda vez que los transportistas de perecederos y de diversos alimentos ya han aumentado sus tarifas como medidas preventivas para hacer frente a los aumentos porque las gasolinas y el diesel son su materia prima.

Pareciera, destaca, que los incrementos a las gasolinas son una estrategia del Gobierno Federal para hacer atractivo el negocio de las gasolineras a los inversionistas extranjeros, aun cuando la competencia no está garantizada y las condiciones económicas no son las mejores.

Considera que se trata de alguna cortina de humo para distraer la atención de lo que verdaderamente está pasando en el país, porque es raro que el gobierno priista tome medidas antipopulares que dañarán aún más su ya de por sí deteriorada imagen que le significará su derrota en las elecciones del 2017 y 2018.

Denunció  que las alzas a las gasolinas que pronostican una inflación de más del 4.5 por ciento pareciera un tiro de gracia electoral no sólo para el PRI sino para todos los dirigentes nacionales, estatales y municipales del PAN, PRD, PVEM que votaron a favor de la Reforma Energética.

Argumenta que el rechazo generalizado en las redes sociales de alguna manera está gestando  inestabilidad social, donde la colectividad convoca a una serie de acciones en rechazo, no sólo al incremento de los combustibles, sino a todas las acciones de corrupción prevenientes de los funcionarios que pertenecen a esos partidos. Externa que la reforma hacendaria también generó descontento social por el impacto que sufrieron varios sectores productivos por las medidas fiscales asumidas.

“Las gasolinas Magna y Premium formen parte de la canasta básica y que su aumento impacte sobre el índice de precios que mide el INEGI como el costo del transporte y mercancías, entre otros”, dijo.

De tal suerte que los estertores energéticos del PRI, anuncian su inminente derrota presidencial en 2018, para dar cabida a la alternancia que Andrés Manuel López Obrador evitará, como siempre lo ha hecho a través de las movilizaciones que aterrizan en la extorsión sistematizada, ahora azuzada por el dueño de la Mafia del Poder de la Izquierda recalcitrante que es el propio político tabasqueño.

Pero como dice el dicho popular, “billete mata carita”. ¿O no es así Andrés Manuel?

Paginas Web
Paginas Web
Paginas Web

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO