Inicio País La SCJN pone hoy a la libertad de prensa en el banquillo

La SCJN pone hoy a la libertad de prensa en el banquillo

615
0
Foto especial

*Derecho de réplica, contra verdades incómodas, mordaza retrógrada 

*La Corte podría lesionar una conquista que costo mucha sangre

CD de México, noviembre 7/2016 (agencia acento) El pleno de la Corte discutirá hoy la propuesta para anteponer el “derecho de réplica” ante verdades que incomoden a  políticos tramposos.

El proyecto de sentencia para resolver acciones de inconstitucionalidad contra la Ley sobre el Derecho de Réplica es el tema que pone en jaque a la libertad de prensa. Ya existe en México el derecho de réplica, ante versiones que un medio divulgue –ya sea en prensa, radio o TV- siempre que se trata de mentiras que haya que corregir.

Toda persona puede ejercerlo ante información inexacta o falsa que se haya difundido y por ende agravie a la víctima o blanco de esa versión.
Pero lo que está en juego o a discusión es que esa réplica se pueda hacer aún cuando sea una verdad la divulgada.

Obligar –por ley- a publicar en el mismo espacio un comentario, una información para explicar que esa versión merece otro contexto, al gusto del aludido, aunque sea verdad pero le incomode, es la forma más burda de acallar críticas. ¿A quién le gustan las críticas?

La propuesta de resolución del ministro ponente plantea eliminar las palabras “inexacta” o “falsa” como requisito para que aplique el derecho de réplica.

De aprobarse tal barbaridad impondría en México un bozal, un modelo que ya opera en otras naciones de América Latina para acallar críticas a gobiernos represores. La Sociedad Interamericana de Prensa -de mil 300 medios periodísticos- alerta de ese riesgo aquí.

Está protegido hoy el derecho de cualquier persona aludida  en una información periodística que le incomoda, a dar su punto de vista, pero solo cuando se trate de mentiras, expresiones infamantes a todas luces. No vale cuando sea pública y probada la conducta que los medios denuncien.

La Corte no debe permitir que sea suficiente que una publicación me incomode para obligar al medio de comunicación a publicar mi punto de vista, sean verdades o no las publicadas.

El riesgo que se abriría es elevado, de desaparecer la condición para permitir y obligar la réplica palabras “inexacta” o “falsa” en la norma. No se vale que cualquier persona o entidad que se sienta ofendida o agraviada y exija réplica debe limitarse a casos de ser mentira. No todos los casos que incomoden.

Dice El Universal, por ejemplo, que difícilmente los medios podrán destinar recursos para procedimientos judiciales; la mayoría seguramente no.

La judicialización de la libertad de expresión es el riesgo que se corre. Muchos preferirán dejar de publicar información contra cierta persona o entidad antes que gastar recursos económicos en líos ante juzgados.

La propuesta de sentencia ha originado la reacción de especialistas, académicos, periodistas, legisladores, defensores de la libertad de expresión, grupos de medios, organizaciones no gubernamentales, nacionales y extranjeros, quienes han advertido sobre las consecuencias del modelo a discusión. Los ministros deben ser sensibles a los riesgos que las distintas voces han planteado.

Los ministros de la Corte –decimos- tendrán que decidir sobre la inconstitucionalidad de la Ley del Derecho  de Réplica -promovida por dos partidos PRD y Morena- y el deber ético de reconocer errores.

Pero generalizar a que ese derecho lo tenga toda persona moral o entidad, institución –y muchos etcéteras- deberán pensar dos veces antes de decidir.
El bien de la mayoría debe privar por encima de unos cuantos. Entre sus funciones, los medios de comunicación en sociedades libres representan un contrapeso a las arbitrariedades que se gestan desde el poder. Esa función no debe ser mutilada con un artificio legaloide.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here