Inicio Columnas La UIF pone a temblar al Grupo Universidad

La UIF pone a temblar al Grupo Universidad

667
0
Compartir
Sosa y Pontigo, en Graves aprietos

SILOGISMOS

*Ante el congelamiento de cuentas en seis bancos, Santiago Nieto ha puesto de rodillas a Pontigo Loyola; el presidente del Patronato Universitario ha escondido la cabeza ante las graves acusaciones de malversación de fondos de la UAEH por parte del titular de la UIF.

Por Antonio Ortigoza Vázquez/ @ortigoza2010

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) del gobierno federal ordenó el congelamiento de cuentas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) en seis bancos, lo que ha originado “parálisis académica y administrativa, por lo que siete mil 500 empleados no podrán cobrar su quincena ni recibir sus prestaciones”, declaró el rector Adolfo Pontigo Loyola. Sin embargo, todo parece indicar que las acciones se encaminan a un ya inevitable proceso penal contra “el hombre fuerte” de la casa de estudios, Gerardo Sosa Castelán.

Añadió el rector que la medida se realizó “sin notificación alguna, en seis bancos que operan las cuentas de la universidad, incluidos los recursos públicos provenientes de la Tesorería de la Federación y se bloquearon fondos, se rechazaron depósitos y negaron el pago de cheques, servicios, proveedores y obligaciones ordinarias”.

Ese mismo viernes 26 de abril, el titular de la UIF, Santiago Nieto, publicó un “tuit” donde dijo: “Se bloquearon cuentas a personas vinculadas a una universidad por actividades presuntamente ilícitas de corrupción, incluidos casos de conflicto de interés  y venta de hidrocarburos. Si hay cuentas que tienen qué ver con el pago de nómina, serán desincorporadas de la lista”.

El «Tuit» demoledor

Pese a la informalidad de hacer pronunciamientos tan delicados por Internet, parece claro que las investigaciones en torno a actividades delictuosas del cacique de la UAEH, Gerardo Sosa Castelán, avanzan hacia muy posibles órdenes de aprehensión, tanto de Sosa como de sus cómplices.

El congelamiento de las cuentas de la universidad se suma a las acciones emprendidas por presunto lavado de dinero transferencias desde más de 22 países posteriormente concentradas en una cuenta en Suiza, por 151 millones de dólares.

Si se toma en cuenta que Santiago Nieto ha sido un funcionario tan celoso de su autonomía, que en el gobierno de Peña Nieto no dudó en renunciar a la Subprocuraduría de Delitos Electorales, cuando se ordenó “echar tierra” al caso de las entregas de varios millones de dólares por parte de la firma brasileña Odebrecht para la campaña de Peña Nieto.

En aquel caso, el involucrado directo era un personaje muy cercano al entonces candidato presidencial del PRI, y ahora lo es un poderoso político que ha hecho de la UAEH su personal coto de poder.

En otras palabras: las acciones de Santiago Nieto apuntan a encarcelar a Sosa Castelán y socios. No parece, de momento, que el presidente Andrés Manuel López Obrador salga en defensa de un tipo tan desprestigiado como el cacique de la universidad hidalguense.