Inicio Exclusivas LAS PRUEBAS DEL MAQUINADO FRAUDE POR LOS CARROTANQUES DE PEMEX

LAS PRUEBAS DEL MAQUINADO FRAUDE POR LOS CARROTANQUES DE PEMEX

918
0

Ex rector de la UAEH, entre los implicados

 

Se favoreció a la firma Ethan Gas Oil LLC, con una adjudicación directa y se le permitió subcontratar con la empresa hidalguense Mundo Global, que de manera sospechosa, firmó un convenio de colaboración con la UAEH, a través del hoy diputado local, Humberto Veras y el presidente del Patronato Universitario, Gerardo Sosa Castelán

 

 

Por I. León Montesinos

Investigación especial

El asunto de corrupción por la fallida compra de 700 carrotanques de Pemex a la empresa texana, Ethan Gas Oil LLC, pactada en octubre de 2013, y por la cual la entidad pública entregó un adelanto de 27 millones 295 mil 500 dólares (365 millones 549 mil pesos), el 30% por ciento del costo total de 91 millones 359 mil dólares, es el vivo ejemplo del tráfico de influencias y torcidas componendas en que funcionarios del más alto nivel, empresarios y hasta universidades, se vieron inmiscuidos en una de las tantas historias con que se defraudó al erario,  en el sexenio pasado.

Al revisar a conciencia los contratos tantos públicos como privados, así como las licitaciones hechas de manera directa por los funcionarios de Pemex, entonces dirigido por el ya polémico Emilio Lozoya Austin—personaje central del escándalo Obredech–, queda en claro que el objetivo nunca fue cumplir con las condiciones establecidas para dotar a la flota de Petróleos Mexicanos de  300 unidades para transportar gasolinas y 400 para el traslado de combustóleo. Con esto se buscaba incrementar la capacidad ferroviaria de carrotanques de Pemex de 525  a 1225 unidades.

Desde el momento mismo de la licitación del primero de octubre del 2013, amparada en los contratos 4500490349 y 4500490328, el primero por un total de 37 millones 782 mil 996 dólares; y el segundo por 53 millones 414 mil 004 dólares, y autorizada por Pemex Refinación (hoy  Pemex Transformación Industrial), la entidad pública favoreció a la firma estadounidense Ethan Gas Oil LLC, con una “Adjudicación Directa”, de acuerdo a documento de transparencia en poder de Expediente Ultra

Los contrato fueron pagados

De acuerdo a la investigación practicada por Auditoría Superior de la Federación (ASF), en torno a este asunto, esta licitación que dejó fuera a las empresas mexicanas por no ser  “la opción idónea”, pues implicaría un retraso de 110 días en la entrega del pedido. De hecho, el 29 de mayo del 2013, el Subcomité de Adquisiciones, Arrendamientos, Obras y Servicios de Pemex Refinación, señaló que de 7 posibles fabricantes  para cubrir el pedido –tres nacionales y cuatro de Estados Unidos–, cinco no contestaron y dos declinaron participar. Es decir, desde un principio se allanó el camino para  la empresa texana.

Fue por ello que Pemex Comercio Internacional, mediante su filial Pemex Integrated System Inc, decidió lanzar la invitación restringida que para la firma beneficiada fuera Ethan Gas Oil, pese a haber presentado la cotización “más alta”. Otro de los argumentos para expedir la adjudicación directa fue que los directivos de Pemex determinaron que los “proveedores primarios (fabricantes), cuentan con la capacidad técnica y de infraestructura para garantizar un ritmo de producción de cuando menos 20 unidades semanales”.

Desde un principio, directivos de Petróleos Mexicanos como el entonces Subdirector Francisco Fernández Lagos, anunciaron de que las unidades sería construida por la empresa Ethan Gas Oil en su planta de vanguardia tecnológica ubicada en el municipio se Zempoala, Hidalgo, en el kilómetro 22 de la carretera Pachuca-Ciudad Sahagún. Se habló incluso de la creación de 400 empleos directos y 2 mil indirectos. La jauja para la economía de la región.

El asunto es que los funcionarios de Pemex nunca se tomaron la molestia de acudir a supuesta  planta a verificar que al menos contara con la instalaciones necesarias para construir las unidades ferroviarias; de hecho, el propietario del inmueble era la empresa hidalguense Mundo Global de Remolques con la que un día antes de que la firma texana recibiera el contrato de adjudicación de Pemex, había firmado de manera paralela un contrato privado para producir los citados carrotanques, sin que desde un principio mediara una autorización oficial para que la proveedora contratara a un tercero.

Como se aprecia, el fraude estaba más que maquinado pues mientras la adjudicación directa se extendió a favor de Ethan Gas Oil LLC, el primero de octubre del 2013, Pemex ya había entregado el adelanto de 27 millones 359 mil 100 dólares a la empresa norteamericana el 9 de septiembre. Según quedó registrado como “anticipo y abono” en la cuenta  2113.

La liga del convenio entre la UAEH y Mundo Global https://uaeh.edu.mx/convenios/conveniosnacionales/2013/generales/sectorprivado/160.pdf

La cadena de engaños empezó a tomar forma desde el momento mismo en que Ethan Gas Oil y los directivos de Petróleos Mexicanos ocultaron la presencia de Mundo Global de Remolques, que casi a la par de firmar su contrato privado  de producción de bienes con la firma estadunidense, signó otro convenio de colaboración nada menos que con la Universidad Autónoma de Hidalgo (UAEH), siendo rector el actual diputado local por Morena, Humberto Veras Godoy y el Presidente del Patronato Universitario, Gerardo Sosa Castelán. De parte de la empresa rubricó  el acuerdo su administrador único, Gricelsa Escalona Gómez.

Para solventar este  convenio, acordado el 11 de octubre del 2013 –apenas doce días después de que Mundo Global y Ethan Gas Oil  establecieran su convenio privado–, en su cláusula Décima Octava, referente a la “Disponibilidad Presupuestal”, señalaban las partes que la ejecución del acuerdo “estará condicionada a la autorización presupuestal que emita la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para el ejercicio fiscal de que se trate a la existencia de la partida presupuestal específica y a la disponibilidad real de recursos económico”.

Tal coincidencia en tiempo llamó la atención de los investigadores de la ASF, ya que Gricelda Escalona fue la persona que firmó con la compañía texana los contratos privados con su representante en México, Julio César Ortíz Sánchez.

Como se aprecia, Ethan Gas Oil no contaba en México con la infraestructura para cumplir con los compromisos establecidos en el contrato con Pemex, pero tampoco Mundo Global Remolques, según se desprende de los estados de cuenta de Banamex en poder de este medio, donde la firma pagó a la empresa de maquinaria industrial Mercado Machinery S.A de C.V, con dirección en Poniente 150 838 A3, colonia industrial Vallejo, en la alcaldía de Azcapotzalco, los montos en transferencia bancaria, de 485 mil 854 dólares y 461 mil 491 dólares, el 3 y 9 de octubre de 2014. Según se ha podido establecer, un año después de comprometerse a fabricar los carrotanques, la empresa apenas intentó comprar la maquinaria necesaria para iniciar la fabricación de las unidades pactadas.

Aquí se puede ver el reporte de la ASF
https://www.asf.gob.mx/Trans/Informes/IR2015i/Documentos/Auditorias/2015_0515_a.pdf

El 31 de mayo de 2015, Ethan Gas Oil se excusó en el retraso de los pedidos invocando el cambio de las normas DOT-111 por la DOT-117, por ajustes “a las medidas de seguridad internacional para poder circular por Canadá y Estados Unidos”. Para esas fechas, y de acuerdo al contrato privado con Mundo Global, ya debían haberse entregado a  Pemex por lo menos 453 unidades de las 700 acordadas. El asunto es que la planta de Zempoala ni siquiera había recibido para esas fechas los equipos contratados con Mercado Machinery, pues según investigaciones de este medio, la firma hidalguense no terminó de pagar el costo total del equipamiento necesario para cumplir sus compromisos.

Ante el inminente retraso que ya olía a fraude, los funcionarios de Pemex aceptaron modificar las obligaciones pactadas en el contrato inicial a través de cinco memorandas y no mediante adecuaciones legales. En la última del 3 de noviembre del 2015, se acordó una nueva fecha de entrega, el 30 de junio de 2016. Apenas el 31 de marzo de 2016, la empresa texana ubicó en el interior de la Refinería Miguel Hidalgo, en Tula de Allende, 15 carrotanques de los 700 prometidos. Fabricarlos le llevó nada menos que 30 meses; es decir, que para Ethan Gas Oil su producción de 20 unidades por semana—según los funcionarios de Pemex–, se ralentizó a una unidad cada dos meses.

De hecho, como constató la ASF no se sabe de dónde trajo la empresa americana las unidades porque la planta de Zempoala no tiene rastro alguno de haber fabricado ningún carrotanque. En octubre del 2016, el órgano auditor determinó que Pemex sí había entregado a la empresa texana los 27 millones 359 mil 100 dólares de adelanto, además de haber recibido de Hacienda la cantidad de 91 millones 295 mil 500 dólares para el pago total de la compra de los 700 carrotanques.

De acuerdo al informe interno rendido por Pemex 2012-2018, en relación a la frustrada compra, se estableció que “en el mes de enero de 2017, se detectó la existencia de la Subcontratación de un tercero sin autorización de Pemex Logística por parte de la compañía contratada para la construcción de los Carro Tanque, por lo que con base en el análisis de la Dirección Jurídica, se determinó llevar a cabo por medio dela administración  de los contratos la Terminación de las Órdenes de Compra”.

Empero, parece que a los directivos de la entidad pública les tuvo sin cuidado esta determinación pues según consta en galerías fotográficas y versiones periodísticas, Ruperto Islas Nieto, residente de Obra en Mundo Global y sobrino del dueño de la empresa, José Guadalupe Islas Aguirre, fue el encargado de recibir en las instalaciones de Zempoala, Hidalgo, el diciembre del 2017 nada menos que a una comitiva de directivos de Pemex donde se encontraban el Ex Subdirector de Pemex Refinación, Francisco Fernández Lagos y el ex Subdirector de Servicios Corporativos de Pemex Refinación, Sergio Alberto Martín Esquivel, mejor conocido como “El Padrino”, para que se llevara a cabo la negociación entre Ethan Gas Oil y Mundo Global. De ése tamaño la impunidad a un año de concluir el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Autoridades de Pemex, en la planta de Zempoala

Así, mientras la ASF y los propios órganos de control interno de Pemex daban por concluido el contrato con la compañía americana, los funcionarios de la dependencia extendían su visto bueno para que la fraudulenta operación siguiera adelante; tan es así, que al visitar el portal de Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) quedó demostrado que hay algo turbio en los contratos 4500490328 y 4500490349 otorgados por la Gerencia de Recursos Materiales de Pemex a Ethan Gas Oil Llc, el primero por 54 millones 414 mil cuatro dólares con fecha de inicio de contrato el 01/10/ 2013 y fecha de terminación de contrato el 15/11/2015; el segundo contrato por 37 millones 782 mil 996 dólares con fecha de inicio de contrato 01/10/2013 y fecha de terminación de contrato 15/10/2015. Algo que se debe investigar, sin duda.

El asunto hubiera terminado oculto como otros tantos casos de corrupción, pero el problema del huachicoleo y tragedia de Tlahuelilpan revivieron la necesidad de comprar pipas por parte de Pemex, sacando a la luz el fraude cometido al amparo de los carrotanques. De hecho, el pasado 6 de febrero, nuevamente el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina, habló del caso pues todavía hay mucho que investigar,  desde la autorización para liberar los recursos por parte del entonces Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, como el  aval a la adjudicación directa por parte de Emilio Lozoya, todavía en entredicho por el espinoso asunto de Obedrech.

Los directivos de Mundo Global y hasta los funcionarios de la UAEH, tienen también mucho que explicar porque el adelanto del 30 por ciento otorgado a Ethan Gas Oil debe ser reintegrado a Pemex, además de aclararse qué se hizo con el resto de los 91 millones de dólares que, como constató la ASF, no fueron precisamente empleados en otros proyectos como en su momento justificaron los directivos de la entidad pública.

Las demandas tanto oficiales como de las empresas afectadas por el maquinado fraude no tardarán en caer en cascada llevándose en sus turbulentas aguas a ex directivos, empresarios y hasta ex funcionarios universitarios de Hidalgo.