Inicio Exclusivas Las siete vidas de la Trevi: sacerdotisa y “¿presidenciable?”

Las siete vidas de la Trevi: sacerdotisa y “¿presidenciable?”

*Locochona, desharrapada, marcó con su desparpajo a generaciones *Lejos de su largo otoño, revive como el ave Fénix; hoy, como el vino *Su melena, glamour y porte, recuerdan a la Sofía Loren de hace 50 años.

1431
0

Joaquín Herrera

Cd de México, febrero/15 (agencia acento) Vivimos el segundo aire de Gloria Trevi. Ella, obvio, como el vino: Gloria Trevi –que arriba a sus 48 años- emerge más sensual, más sexy que nunca, y le sesga hacia su segundo aire entre sus siete vidas.
Hay quienes al verla dicen recordar a la Loren de hace 50 años, con su melena y su porte. La Trevi y su cuerpazo dejan lejos los días de guardar; un tramo de vida tortuoso, oscuro como fueron los últimos días el siglo XX e inicios del XXI.
Hay quienes la juzgan como una “antidiva” porque nunca fue monedita de oro. Sí, piedra que no se alisa.
Pero ¿cómo una afrodita de la porno en vivo, a la mexicana, podría ser desmarcada de su calidad de símbolo sexual?
La Trevi goza otra de las vidas –de las tantas que ha tenido- como remolino de pasiones; inmersa o perseguida por los siete pecados capitales…pero qué delicia de pecados metidos en esa escultura viviente, platillo visual y gula para los sentidos de sus fans.
Por eso su el rostro, sus bubis, sus piernas y escotes han estado siempre en boca de todos, ya en el mejor o en el peor de los sentidos ¿O no?
Pero no es de ahora; una vida de desafíos, siempre atrevida hasta el límite.

Los inicios

Lejos de lloriquear y arrinconarse porque sus padres (Manuel Treviño Cantú y Gloria Ruiz Arredondo) se divorciaban, a los diez Gloria Trevi simplemente chasqueó la lengua -o sea que le valió- y se metió a fuerza a aprender ballet, piano, batería. Esto es, a atender al volcán que le movía dentro y ya no la dejaría.
A los 12 Gloria se cortó el cordón umbilical -léase, abandonó el hogar-; viajó de su natal Monterrey, de pleitos familiares, a Tampico, el brazo cálido de parientes.
No fue suficiente. Fue solo una escala. Y de ahí, a la capirucha a enfrentar no a esperar su destino; el que siempre supuso suyo: la farándula.
En el Defe la Trevi casi niña repitió la historia de tantos
-Emilio El Indio Fernández o Pedro Armendáriz, que sobrevivieron como vallet parking del hotel Regis, por ejemplo-: cantó y bailó en las calles.
Bueno, algún día dio clases de aeróbics (la moda entonces) y hasta le hizo a la venta de tacos…pero nunca se abrió (en términos galleros se dice del gallo que corre) sino que abrió (peleó).
La Trevi siguió tras lo que traía entre ceja y ceja. El sueño de la gloria.

Sustituye a Lucerito

No soñaba con unos quince años de chambelanes y traje de princesa; los cumplió dando un saltó al futuro; concursó y ganó como la doble de “Chispita” -personaje encarnado por Lucero, casi niña como ella- y despegó a hacer de su nombre, Gloria, un espejo de vida.
La que pronto sería -ya pícara-  “La Chava de México”, no quiso ser la novia de América (como fue Angélica María) o de México- se atrevió otra vez a cortarse el cordón umbilical. Como antes de su familia, ahora lo hacía del de su grupo de origen.
Y se le cruzó su salvación y su verdugo: Sergio Andrade -de 28– y este se convirtió en su mentor. Andrade la integró al grupo juvenil Boquitas Pintadas, junto con Raquenel Portillo, Pilar Romero, Mónica Murr y Claudia Rosas.
Es probable que los relatos de terror que se conocerían al lado de Andrade -el amor de su vida, como confesaba- ha sido solo un caso siquiátrico o síndrome de Estocolmo: las víctimas de secuestro en esa ciudad sueca reaccionaron justificando y hasta secundando a sus captores, aún después de la liberación.
Y de ahí la Trevi escaló siempre y llegaría a escribir y grabar más de 400 canciones, ganar 65 discos de oro y 46 de platino y vender 50 millones de copias de su álbum.
Una de sus melodías se mantuvo 160 semanas seguidas como el disco más solicitado.

Los Millones

Trevi dijo haber aportado 80 millones de dólares en sus primeras dos décadas en las candilejas faranduleras, “pero nunca vi el dinero…Bueno, solo lo veía pasar en montones de billetes que contaban ante mi pero no me toco nada…Yo lo que quería era demostrarle a Sergio que no lo hacía por dinero”, confesaría a  Sabina Berman (Proceso de diciembre de 2014).
Claro, la diva conquistaba al mundo, pero –al parecer- no a Sergio. Y, confesaría, se asumía su rehén, dulce y dócilmente, pero rehén.
¿Le creemos?

A las divas –como a los poetas- se les perdona todo o casi.
La debacle o la Gloria por el Infierno exhibió a la Trevi y Sergio Andrade como una pareja diabólica se hundieron en el descredito y hasta odio colectivo.
Aline Hernández exponía en lo que Gloria vio ese libro endemoniado. No aceptó jamás que fue parte de abusos y humillaciones a jóvenes que forman el harem de Andrade. Y al final, ya pasado el trago de la cárcel y liberada a la mexicana (obvio) la diva se sintió con fuerzas renovadas para invocar una virginidad, una inocencia y una honestidad a prueba… hasta de Gloria Trtevi.
Y de una confesión sesgada, Gloria cayó en batear culpas solo a Sergio Andrade y con el TV Azteca y Aline que querían derrotar y difamar (sepultar una buena fama) a la Gloria que nada hizo. Nada que no se subsanara una canción entre el meno voluptuoso, arma arrojadiza, su provocativo meneo seductor de multitudes.

Gloria sacerdotisa y ¡presidenciable!

Claro que yes. Gloria cayó en el fácil recurso de la desmemoria.
Ya había olvidado que en su clímax de popularidad, ella se sintió no en la gloria de su nombre sino de lo inalcanzable por simples mortales.
Nunca ha confesado de cuál fumaría; que se metería y con quien o quienes.
Hay testimonios de que la regiomontana, ya en la cima, tentó a lo divino y formó parte de una secta donde fue sacerdotisa.
Esta Gloria vivía al límite, más de una vida: estrella juvenil, actriz taquillera, reina de los calendarios, terremoto sexual, ícono del pop mexicano.
Así que ¿Cómo no dejarse tentar, creyendo que tenía poderes? Y fue acólita de una secta satánica, por eso, de ahí a llegar a secundar a su endemoniado ticher, y complacerlo hasta lo indecible de la deshonra, sometiendo a sus compañeras para entregarlas al “sultán”, no hubo más que un paso o una fumada más.
Ah, el as del programa Odisea Burbujas -¿lo recordarán los abuelos de hoy?-, Pedro Romero, dijo haber sido sacerdote de un culto demoníaco. Y, sin querer queriendo, echó de cabeza a la Trevi (toda pureza ella) como una de sus seguidoras.
Más aún, la Chava de México tuvo una larga entrevista (en enero de 1995) para con TV Azteca y que narran Alfonso Morales y Fabrizio León para La Jornada. Ella anuncia que dejaría la farándula para irse de candidata presidencial, pero no. No en ese año 2000 ya cercano, que parecía año aparatado para iniciar el reinado de Vicente Fox.

El otoño, el largo otoño de La Trevi

La Trevi que ya estaba lejos de las boquitas pintadas y Lucerito, dio un vuelco: la Trevi se encontró con el fin lo que parecía el otoño de su gloria, en final de un siglo y el inicio de otro milenio.
“Repentinamente” era señalada como demoniaca. La
acusaban de complicidad del depredador de jovencitas, Sergio Andrade.
Y el nuevo siglo encontró a la “Pareja Infernal” ya entonces, en Río de Janeiro a salto de mata. Con la Interpol (policía internacional) pisándoles los talones.

 Las acusaciones y el arresto

Teresita de Jesús Gómez, madre de Karina Alejandra Yapor denunció ante la justicia de Chihuahua a la pareja como autores del rapto, violación de menores y otros delitos (que la ley castiga con 60 años de prisión) en agravio de María Raquenel Portillo «Mary Boquitas» y Marlene Calderón.
Por eso el inminente arresto que ocurrió diez meses después.
En enero del 2000 Gloria, Sergio  y Mary Boquitas fueron detenidos, con carácter de extradición.
Pero Brasil retuvo a Gloria para humillación mayor. La Trevi resultó embarazada y dio a luz en febrero de 2002, en prisión.
Luego regresó a enfrentar el sentimiento colectivo de odio, más que a la ley…Y Gloria lo hizo entera; y volvió a las andadas. Salió de blanco, con gran escote y una leve sonrisa de mártir compungida. Dejó a (Angel Gabriel) su hijo en brazos de los abuelos. Y entró a prisión.
Desde su celda, Gloria escribió su historia Gloria (2002), plagada de pasajes de La Biblia.
Sus fans comenzaron a presionar y la Ley se compadeció y la liberó. Fue absuelta y exonerada por el juez Séptimo Penal de Chihuahua, por los delitos de rapto y corrupción de menores, en agravio de Karina Alejandra Yapor.
La conmoción en todo México, ese 2004, pasó pronto.

Gloria se topó con que no tenía espacios –que antes se la peleaban- ni en TV ni en teatros o foros. Y tuvo que “caer” a carpas y hoteles de tercera, anunciándose en carteles pegados a paredes de barriadas capitalinas.
Pero la Trevi supo aguantar vara, como diría Fox.
Tras unos años, reapareció tenue. Y comenzó por buscar que le publicaran un libro sobre “la verdad”, o “La infamia de la fama”. Y Gloria mostró temple, coraje…y madurez.
Nuevamente Gloria chasqueó la lengua y recordó que la clave no está en querer alcanzar lo inevitable (meter la pata) y que lo importante, dice es saber sacarla.

Fénix del Siglo XXI y Trevinator

A la Trevi la sorprende el nuevo siglo ya en su segunda década, cuando la fanaticada pronto comenzó por llamarla la  “Trevinator” y el “Fénix del siglo XXI”. Ella se compararía mejor con Mick Jagger o Tina Turner.

Dice de ella que, lejos de la adolescente desarrapada, rebelde y deslenguada, que rompió todos los moldes y vivió a todo mecate, hoy quiere ser reivindicada y, si es posible, querida nuevamente como ayer.

La otra vida

“Cuando pasé por toda la experiencia amarga que ustedes saben –MI encarcelamiento– fui como un capullo, estuve encerrada” y “ahora siento que abro las alas como una mariposa, no sé cuánto voy durar, porque las mariposas duran menos que los gusanos”, dijo a los periodistas.
Gloria Trevi reinició su carrera musical con su sexto álbum de estudio, titulado Cómo nace el universo, en diciembre de 2004. Obtuvo Disco de Oro además de la nominación al mejor álbum de pop latino por la revista Billboard.
El primer sencillo, «En medio de la tempestad», obtuvo éxito moderado en radio junto al disco que recibió críticas mixtas. «El domador» y «Eres un santo» no lograron el éxito esperado debido a la fusión de su discográfica BMG con Sony Music Entertainment en la que se vio afectada en promoción. El álbum logró vender más de 600,000 copias.
Y comenzó su gira internacional Trevolución (marzo de 2005) por 70 países (valuada en 7 millones de dólares), abarcó Estados Unidos, Puerto Rico, Centro y Sudamérica. Sin embargo, la cantante se vio obligada a posponer fechas y cancelar más de la mitad de sus presentaciones a causa del embarazo no previsto de su tercer hijo, Miguel Armando, nacido el 10 de agosto de ese mismo año en McAllenTexas.
Llegaron La trayectoria  (2006)y el álbum con los sencillos «Estrella de la mañana», «El ingrato» y «Sufran con lo que yo gozo».
Más allá de la trayectoria (2007) fue Disco de Oro en EU y México (200,000 ejemplares)n y hasta hizo teatro con Hoy no me puedo levantar.
En la segunda década, ya se perdió la cuenta de premios internacionales, discos de oro y platino; el glamour de Gloria y su carácter, su porte en la nueva vida que parece sonreírle ni quien se acuerde de los nubarrones.
Gloria es y seguirá siendo eso, la gloria, como espejo de sí misma.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here