Inicio Columnas Le mataron la gallina de los huevos de oro a Alberto Anaya

Le mataron la gallina de los huevos de oro a Alberto Anaya

*El PT y el Partido Humanista, sin registro ni dote millonaria *Nadie sabe el bien ideológico que tiene hasta que lo ve sin nómina

797
0
Ilustración: imagui.com

 

Grillerías

Por Jaquín Herrera

CD de México, 3 de septiembre de 2015 (agencia acento) Tras de 25 años de existencia como fuerza de bajo perfil, con un dígito en el porcentaje de votos; eternamente indexado al PRD, el Partido del Trabajo, PT, queda fuera.

El que había sido, dicen sus críticos –del PAN, especialmente-  que lo que fue la gallina de los huevos de oro, se les acabó. Y es que el PT fue de las agrupaciones que no sobrevivieron electoralmente en este 2015.

El ayuno de votantes, por enésima vez, lo dejó fuera de la nómina de partidos al no lograr ni el tres por ciento de sufragios que exige la ley electoral.

El partido nació con la bendición del Presidente Salinas, en la estrategia de fraccionar a “las izquierdas”, aunque luego el PT fue aliado del PRD, como forma de enmascarar su pequeñez, a la vez que apoyar a un partido en ascenso, como el que llevó como candidato presidencial a Cuauhtémoc Cárdenas en los años 1994 y 2000, sin el éxito esperado.

Desde el poder, el PT recibió recursos monetarios y humanos. En forma de adhesiones de diversas agrupaciones “de oposición”.

El PT nace a partir de la adhesión de diversas organizaciones sociales como –que surgen al calor de elecciones- como los Comité de Defensa Popular de Chihuahua y el Comité de Defensa Popular de Durango, el Frente Popular de Lucha de Zacatecas, el Frente Popular «Tierra y Libertad» de Monterrey, la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), la Coordinadora Nacional «Plan de Ayala» y el Movimiento Magisterial Independiente.

El Partido del Trabajo,  PT fue fundado en diciembre de 1990. Al desaparecer el PT contaba con 15 curules en la Cámara de Diputados y 6 en el Senado, principalmente plurinominales.

La autoridad electoral en el INE determinó la pérdida de registro a esta y otra agrupación, el Partido Humanista, ya que ambos no lograron ni el mínimo legal de votos

En la actualidad, el PT contaba con 15 curules en la Cámara de Diputados y 6 en el Senado, principalmente plurinominales, que no son producto de ganar distritos, sino un reparto que la ley autoriza a partidos no ganadores.

El PT participó en las elecciones presidenciales de 1994, llevando como candidata a Cecilia Soto, que contaba con una flotilla de helicópteros y aviones o avionetas –se cree que fue aportación oficial- donde obtuvo una votación de casi un millón de sufragios emitidos en todo el país.

En su segunda participación –en la primera perdió el registro por falta de votantes suficientes- logró 970 mil sufragios para su candidata, Cecilia Soto hoy funcionaria en el gobierno de Miguel Ángel Mancera, como secretaria de gobierno, el segundo puesto más importante- y siempre registró votaciones apenas rebasando el mínimo legal, desde entonces, pero esta vez, ni siquiera eso.

Algunas figuras que se ostentan como legisladores petistas, entre ellos Manuel Bartlett, ex Secretario de Gobernación, tendrá que pasar a otro partido, en este caso Morena, para mantener su estatus.

 El PRD en su climaterio

Al PRD lo persigue la lepra política. Su canibalismo en grado de Titánic, lo empuja inexorablemente a su climaterio.

Le urge una limpia y no a quién o quiénes repartirles culpas.

El sol azteca solicita líder y no hay respuestas precisamente abundantes.

Y el dedo de Navarrete solo alcanza para señalar que no hay espacio a un externo, para donde más apunta o la desesperanza o el hartazgo sobre las mulas de siempre, como suenan voces al interior de ese partido:

Se repiten los nombres de Juan Ramón de la Fuente, favorito a todos los puestos de elección. El exSecretario de Salud de Ernesto Zedillo, ex Rector de la UNAM, cuyas distinciones en el mundo ya no caben en su “egoteca”. Lo han mencionado como el as bajo la manga para Jefe de Gobierno, gobernador mexiquense, candidato Presidencial y ahora, lo incluyen para rescatar a un partido moribundo, peleado consigo mismo.

Otro nombre recurrente es José Woldenberg, quien forjó una institución en el entonces IFE, pero que echaron abajo los mismos perredistas que apoyaron encumbrarlo ayer. Y como el “sospechosismo” es más fuerte que la credibilidad, cuando creyeron que ya no les convino se fue el IFE y surgió el INE.

Woldenberg, jamás ha levantado la mano para puesto alguno, pero jamás ha aceptado ni su mención.

El PRD pos elección, quedó exangüe. Con su coto de poder (el DF) repartido entre PRD y Morena (6 y 5 delegaciones) así como PRI y PAN (3 y 2). Y como segunda fuerza en la otrora inexpugnable Asamblea Legislativa. Perdió la mitad de diputaciones federales.

Se pospone la designación

El aún dirigente del Partido de la Revolución Democrática, Carlos Navarrete, no da pie con bola.

Para empezar, renuncia antes de cumplir un año en el cargo y no previó que su berrinche o pose, obligaría a, al menos, prever su sucesión  ordenada y no como siempre, entre gritos y sombrerazos. Optó por posponer la elección del nuevo dirigente del sol azteca hasta dentro de seis o siete semanas, cuando se le salía de control, la oleada por un candidato externo, que lo ponía en ridículo.

Será hasta finales de octubre. Mientras, avanza el calendario para elegir candidatos a puestos  de elección en 17 entidades, doce de ellas, para renovar al gobernador, en el ya cercano 2016.

Al cambio de esa fecha crucial del PRD, se le cruza su Congreso Nacional (entre el 17 y 20 de septiembre) para modificar estatutos, que enviarán al Instituto Nacional Electoral (INE) para su validación.

«Estamos ajustando nuestro programa: primero Congreso, luego reformas, validación del INE y Consejo electivo», dijo Navarrete.

La realidad es que están chocando pros y contra a un candidato externo, como se ve venir en favor de Agustín Basave.

En esa ruta por su renovación anticipada, la dirigencia nacional y las de las tribus parecen recular a la idea antes tolerada y quizá alentada de irse por un externo…

“En ninguna parte del mundo los partidos eligen a sus dirigentes a través de candidatos externos, así que obligatoriamente deberá estar afiliado al PRD”, acotó Carlos Navarrete.

Ello cuando llevan más de una semana mencionando a José Woldenberg, Juan Ramón de la Fuente o a Roger Bartra, menos a las figuras actuales y actuantes.

A la directiva más le ocupa la sombra de Andrés Manuel López Obrador o la de Enrique Peña Nieto y su peón político, Manlio Fabio Beltrones, que su propia sombra de derrotas. De ahí, la furibunda crítica al partido y figura que los derrotaron en junio: AMLO y Peña.

Navarrete se tuvo que comer sus palabras, de cuando sentenció –él no sólo comenta-: “Sin López Obrador, Morena no dura ni seis meses”

Y dijo más: “Morena no dura ni seis meses si desapareciera” su líder Andrés Manuel López Obrador, “porque no es un partido, no tiene estructura ni liderazgos alternativos; en pocas palabras, Morena no tiene nada”.

Eso sí, vino la contradicción: Morena –dijo- “es la más grave fractura de la izquierda mexicana desde 1985” pero es un movimiento sostenido “por un líder carismático y con una enorme fuerza moral y política ante un sector importante del país”.

Pese a ello, advirtió sobre el riesgo de caer en “una regresión populista” en 2018, y que seis años después, en 2024, “todos pudiéramos estar arrepentidos”.

Al interior, el principal crítico, Armando Ríos Píter, ataja:

“Es mala señal elegir a externo como dirigente”. El senador por Guerrero, ya criticó duramente a la triada perredista, de Navarrete, Los Chuchos y Ángel Heladio Aguirre, que dominaban el escenario y él prefirió renunciar a ser candidato –era el favorito entonces- a pedirle “autorización” a un externo a la directiva.

Navarrete encabezó al grupo que terminó por perder Guerrero y medio electorado; hoy su futuro se acerca al precipicio.

Ríos Píter asegura que le hace daño al partido porque le quita credibilidad; asevera que un nuevo líder puede ser parte del cambio del PRD

Cuando el país tiembla, el INE no se hinca

“Apretarse el cinturón”, como lo anuncia el Presidente Peña, para el INE es “toma todo”. Ahora que se oye la voz de “híncate, soy el cazador y tú la presa” o a la voz del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, que anuncia recortes, los consejeros del INE solicitan 15 mil 473 millones de pesos. A Lorenzo Córdova le vale. El llamado a apretarse el cinturón, el hombre fuerte del IFE lo traduce en “este es el trienio de Hidalgo”.

No se tocarán los sueldos más elevados del mundo para funcionarios electorales, siempre superiores al Presidente, a pesar de la ley.

Así, para este año cubrir (principalmente) salarios y gastos administrativos se quemarán siete mil 888 millones de pesos. Y para 2016, otros ocho mil 352 mientras que las prerrogativas a los partidos políticos, que en este año en que hubo elecciones federales y estatales, alcanzaron un total de cinco mil 355 millones de pesos, se reduce a cuatro mil 31 millones de pesos, a pesar de que en 2016 los comicios serán estatales.

¿Se le acaba el poder al líder de la 22 en Oaxaca?

A lo largo de varios meses se ha dado “muerte” y se ha acabado con el poder de la sección 22 y su líder, Rubén Núñez. Y ahora se nos informa que se le acabó el poder a Núñez. Que sus 34 integrantes del Comité Ejecutivo Seccional le quitan la representación para negociar con los gobiernos estatal y federal. Eso sí, ya no negocia, pero seguirá como secretario general. Esto es, una redacción tipo Cantinflas.

Este sábado elegirán nuevos directivos del Comité Ejecutivo Seccional. Reemplazarán a Núñez y a los demás representantes de la comisión negociadora, lo que significa un nuevo revés para la Sección 22.

En fin; a PT y a Rubén, parece que los dejan fuera de la nómina millonaria: Nadie sabe el bien ideológico que tiene hasta que lo ve fuera de la nómina. Así es la política.

Agradeceré información, comentarios, denuncias o críticas a joaquinherrdi9@gmail.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here