Inicio Exclusivas Los inextinguibles gritos de las muertas de Juárez

Los inextinguibles gritos de las muertas de Juárez

28
0
Compartir
En Ciudad Juárez la justicia da la espalda a las mujeres

 

*  “Es más fácil, más lógico, más coherente biológicamente que los hombres salgan de nuestras vaginas, que nosotras de sus costillas”: Beauvoir

 

 Por JOSÉ LUIS AGUIRRE HUERTA *

Especial para Expediente Ultra

Rosa de Luxemburgo y Simone de Beauvoir, son las mujeres paradigmáticas de la lucha social revolucionaria contra la violencia de género en el mundo, tal pareciera que los hombres temen al ascenso al poder del género femenino, tal vez las observen demasiado altas en inteligencia y valores.

La heroica alemana Rosa de Luxemburgo militante del Partido Social Demócrata, pertinaz luchadora contra la explosión de la primera guerra mundial, a la que consideraba una lucha imperialista de poder, integrante distinguida de la liga Espartaco, fundadora del periódico Bandera Roja y escritora de “Reforma o Revolución”; “Huelga de Masa, Partido y Sindicato”; “La Acumulación del Capital”, recalcitrante revolucionaria comunista y combatiente de la frustrada revolución  de 1919 en Berlín, sofocada por grupos paramilitares financiados por banqueros y empresarios, Rosa una mujer encarcelada, torturada y asesinada por esos grupos, contiene una gran carga simbólica para el marxismo, especialmente en Alemania, un domingo a mediados de enero de cada año se conmemora en Berlín su asesinato del 15 de enero de 1919 cuando fue detenida indefensa demacrada y exhausta.

“La Rosa roja” fue insultada, vejada torturada, masacrada, como capacidad de respuesta del fascismo ante la expresión de sus ideas, feministas y antimilitaristas, una luchadora social contra la guerra que habían perdido en noviembre de 1918 los hombres del Imperio Alemán, los gritos de la muerta, son moscas para los oídos de sus verdugos: “la revolución se erguirá mañana con su victoria y el terror asomará en vuestros rostros al oírle anunciar con todas sus trompetas”.

La noche del 15 de enero de 1919, asesinaron los hombres del cuerpo de asalto a Rosa de Luxemburgo y su cadáver fue arrojado desde un puente, al canal de los aparentes olvidos, el poeta Bertold Brecht le rinde homenaje póstumo, y los herederos del fascismo han pretendido hacer desaparecer sus palabras, diciendo que su ejecución se debió en apego a las leyes marciales, pero los gritos de Luxemburgo, “la Rosa judía” no se han logrado acallar.

En efecto su heredera ideológica Simone de Beauvoir, la francesa autora del “segundo sexo”, filósofa defensora de los derechos humanos y feminista, cuyo pensamiento se enmarca en la posición existencialista y su obra se considera fundamental en la lucha contra el machismo, al desenmascarar la irracional idea cristiana, en cuanto a sostener lo insostenible, la mujer egresa por la obra de Jehová de la costilla de Adán, dice Beauvoir “es más fácil, más lógico, más coherente biológicamente que los hombres salgan de nuestras vaginas, que nosotras de sus costillas”.

Esas mujeres son el símbolo de la lucha y de los gritos de quienes fueron asesinadas y descuartizadas en los campos algodoneros de Ciudad Juárez, nos hace recordar al asesinato y descuartizamiento de Rubí Frayre Escobedo, en manos de su pareja amatoria, el carpintero Sergio Barraza Bocanegra, quien a la saga fuera liberado por el cinismo de los operadores de justicia, quienes a pesar de la evidencia confesoria y de haberse revelado de viva voz del asesino el lugar donde parte de los huesos de la víctima, fueron devorados por los marranos, Barraza fue manumitido y con esto emergió la protesta callejera de Maricela Escobedo, una madre con sed y hambre de justicia dijera el filósofo Colosio Murrieta, quien hace ondear en pleno palacio de gobierno, del saqueador de su Estado, Cesar Duarte Jaquez, la bandera roja de la protesta, frente al disimulo y la barbarie, los gritos de la muerta, pretenden ser acallados por las balas asesinas del sicario de Duarte, pero a pesar del asesinato y del incendio victimario de las propiedades de Maricela Escobedo.

Los gritos de las muertas suenan en el desierto juarense, como moscas para los oídos del autoritarismo, artífice de la arbitrariedad policiaca y judicial, controlada por los caciques modernos del neoliberalismo económico, quien todo lo engulle en la prevalencia de las cifras financiaristas y monetaristas.

El escenario que nos ocupa, constituye el zócalo de la celebración del Giorno Internacionale de la Dona.

Barraza, el asesino fue localizado el miércoles 16 de junio de 2009, en Fresnillo Zacatecas arrestado en el callejón de la golondrina numero 1 (le habían tocado las Golondrinas), al día siguiente trasladado en vía aérea a ciudad Juárez.

El 26 de abril del 2010, se inicia juicio oral contra Sergio Rafael Barraza Bocanegra y tres días después, por unanimidad del tribunal, los jueces extienden su paraguas de impunidad y declaran inocente a este sicario, provocando que Maricela Escobedo Ortiz, madre de la víctima saltara de su lugar y  aventara a media sala de audiencias, frente a los desleales operadores de justicia, un Código Penal del Estado de Chihuahua, al tiempo que emitía gritos desgarradores para finalmente desvanecerse y ser sacada a golpes de toletazos electrizantes, por órdenes de los tribunos, bien comprometidos con la delincuencia organizada.

 

*  Abogado de Profesión

Presidente de la Barra Interamericana de Derechos Humanos