Inicio Hidalgo LOS PORMENORES EN LA DESIGNACIÓN DEL CANDIDATO DEL PRD A HIDALGO

LOS PORMENORES EN LA DESIGNACIÓN DEL CANDIDATO DEL PRD A HIDALGO

524
0

 En Condominio

 

Especial de Expediente Ultra

Fotos Expediente Ultra y especiales

Por Ignacio León Montesinos

 

Aunque muchos lo duden, las pugnas internas del PRD que están moderando  la fiebre aliancista de su líder nacional,  Agustín Basave, podrían ser un factor de peso para inclinar  la balanza a favor de alguno de los precandidatos del PRI al gobierno de Hidalgo.

Aún cuando una eventual coalición entre el Sol Azteca y Acción Nacional en tierras hidalguenses no parece figurar como uno de los asuntos prioritarios a ser desahogados en la agitada agenda política del PRD,  si se le compara con entidades como Puebla donde el actual gobernador Rafael Moreno Valle se juega un proyecto personal al 2018, de llegarse a dar en las próximas horas o días la concreción de un Frente Opositor en contra del PRI, seguramente que quien vería fortalecidas sus aspiraciones sería el senador Omar Fayad, puntero desde hace varios meses en las encuestas y cuyo capital político sería un evidente contrapeso a la oposición.

Por supuesto que estaría por verse en el PRD  si precandidatos  ya enlistados como el senador Isidro Pedraza o el sempiterno aspirante José Guadarrama Márquez, aceptarían allanarle el camino a quien se perfila como el candidato del PAN para encabezar dicho frente, el ex senador y candidato perdedor a la alcaldía de Tulancingo, Francisco Xavier Berganza Escorza. De hecho ese ha sido el punto de desencuentro que Basave ha tenido con los dirigentes de las tribus  solaztequistas: la oposición a que sean los abanderados del PAN quienes lleven la voz cantante en las coaliciones.

Lo que ha ocurrido en los últimos días al interior del PRD es reflejo del grado de descomposición a que ha llegado este organismo por el enfrentamiento entre un dirigente que busca ir a todas con tal de no perder prerrogativas, y las inercias en contra,  de aquellos a los que las alianzas ya no les representan una alta rentabilidad a sus intereses personales y buscan ahora bloquear a sus antes aliados.

Se preguntarán los simpatizantes del Sol Azteca qué relación guardaría en el actual contexto de la política hidalguense, por ejemplo,  el rompimiento entre el actual coordinador de ese partido en el Senado, Miguel Barbosa, y el gobernador de su estado, Rafael Moreno Valle, cuando antaño fueron aliados al grado de que Barbosa operó que el ex Secretario de Gobierno, Luis Maldonado, llegara a una curul de San Lázaro nada menos que como diputado plurinominal del PRD.

A grosso modo bastará señalar que Moreno Valle busca no sólo cuajar un candidato de coalición en Puebla que responda a sus intereses rumbo al 2018,  sino que además intenta redimensionar su estrategia en Hidalgo nada menos en la persona de Francisco Xavier Berganza, a quien, se comenta,  le apostará millonarios recursos siempre y cuando sea él quien encabece, bajo las siglas de Acción Nacional, el Frente Opositor hidalguense.

Ya podrá entenderse a la perfección el por qué Barbosa ha enfilado sus baterías desde el Senado contra el aliancista Basave, sobre todo en lo que concierne a una probable coalición en su natal Puebla. Y también se pondrá en claro su asistencia a eventos partidistas en la entidad, en claro apoyo a su compañero de bancada, Isidro Pedraza.

Por eso planteamos que aún cuando el porfiado líder nacional perredista pudiera destrabar las alianzas pendientes en estados como Hidalgo, las cosas no transitarían por el lado más soleado de la calle. E insistimos: ¿aceptarían Guadarrama y Pedraza sembrarle de flores la designación a Berganza a sabiendas de que en caso de un probable triunfo únicamente rendiría cuentas a Moreno Valle, no al PRD y menos a sus fugaces aliados? Y viceversa: ¿Estaría dispuesto el popular cantante a sumarse a la campaña de alguno de los ya apuntados precandidatos?

Como se aprecia, si bien numéricamente una alianza en contra del PRI podría representar un determinado riesgo electoral bajo otras circunstancias, en el actual entramado de intereses encontrados, el escenario ya no resulta tan preocupante.

Aún así, hay otro elemento que desde las instancias superiores seguramente está siendo valorado y es que en Hidalgo el triunfo del PRI debe ser inobjetable,  pues de estas tierras puede surgir un candidato a la Presidencia en 2018.

Por eso, más allá del rejuego de intereses en la oposición, entre los priístas de Hidalgo deberá obtenerse un consenso para optar un candidato que,  ya sea con o sin Frente Opositor, garantice una victoria holgada  en las urnas. Y de acuerdo a las encuestas, Fayad Meneses es quien mejor cumple con tales requisitos. Aunque vale preguntarse:  ¿Habrá una sorpresa de última hora?

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here