Inicio Exclusivas MANCERA, ALIADO DEL PRI EN ELCONSTITUYENTE: MARTÍ BATRES

MANCERA, ALIADO DEL PRI EN ELCONSTITUYENTE: MARTÍ BATRES

765
0

*     Lo acusa de prestarse a permitir una

mayoría artificial del tricolor,  no ganada

en las urnas,  fungiendo  como un gobernador

más  del Revolucionario Institucional

 

Por BLAS A. BUENDÍA

Especial de Expediente Ultra

Tras quedar instalada la Asamblea Constituyente que redacta la Constitución de la Ciudad de México y que forma parte de la Reforma Política, ha traído una serie de reacciones políticas en las que califican como “dócil” al Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, y por asumir un oscuro entreguismo con el Revolucionario Institucional.

Lo acusan de llevar a la práctica para prestarse a una triquiñuela o cayera en un engaño juvenil que presuntamente su equipo de colaboradores no valoró o no supo darle la lectura política profunda y necesaria para entablar un entendimiento político-financiero para que el Gobierno federal evitara rasurarle su presupuesto que finalmente de forma arrogante le ejecutó una reducción del 92 por ciento, para el paquete presupuestal del Ejercicio Fiscal 2017.

Martí Batres Guadarrama, líder del partido político llamado partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), culpó a Mancera Espinosa por la ejecución de ese recorte, toda vez que evidenció su actuación con el gran poder que aún posee el Institucional, y que a través de sus operadores políticos, aceitaron muy bien su maquinaria para reactivarla a fin de estar alerta en los procesos que se concatenan en la historia contemporánea del país.

A pesar del llamado respetuoso pero enérgico que emitiera Miguel Ángel Mancera, en ocasión de su IV Informe de Gobierno, en el quehacer político se advierte que el Gobierno federal le cercenó hasta el Fondo de Capitalidad, lo que en la víspera le generará un colapso de graves afectaciones al desarrollo social de la capital, en todos sus rubros.

De forma lamentable, México se ha vuelto en un país donde sus habitantes sufren de una pasmosa amnesia sociopolítica, que pese a ello, pasaron dos décadas para que el Partido Revolucionario Institucional regresara a los primeros planos del poder político en la Ciudad de México, para fungir como la majestuosa rectora en la redacción de la Constitución para la CDMX, para lo cual, presenta su musculo político de la vieja guardia y que en su momento formó parte del incómodo corporativo político de los sexenios de Gustavo Díaz Ordaz y el de Luis Echeverría.

Morena -partido que lidera el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador- acusó que el PRI entró por la puerta grande a la Asamblea Constituyente de la mano de la Reforma Política de Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la capital del país.

“¿Quién le abre la puerta a esta imposición? Es Mancera, por el tipo de relación que ha tenido con el Gobierno federal. La minoría se convierte en mayoría y no corresponde con lo que la ciudad votó en las urnas”, dijo Martí Batres Guadarrama, presidente del Comité Estatal de Morena.

El domingo 5 de junio de 2016, Morena ganó en las urnas el 60 por ciento de constituyentes que serían electos y no impuestos, como el restante 40 por ciento que establece la Constitución Política de la Ciudad de México.

De los 100 constituyentes “iluminados” que redactarán la Constitución de la ciudad –que quedará lista para finales de enero de 2017–, 40 fueron designados por “dedazo”: 14 por el Senado de la República; 14 por la Cámara de Diputados; seis por Mancera Espinosa y seis por el Presidente Enrique Peña Nieto.

Gracias a ello, acusa Morena, el partido de oposición sólo cuenta con los asambleístas que ganó en las urnas, un total de 22. Mientras que el PRD tiene 29 y el PRI, que sólo obtuvo cinco posiciones en los comicios, gozará de 21 representantes (seis del Senado, cuatro de Diputados y seis del Presidente).

El jueves 15 de septiembre de 2016 –día en que se conmemoró el 206 aniversario del Grito de Independencia-, se instaló el Pleno del Constituyente que sesionará en las viejas instalaciones del Senado de la República, en cuyo predio que es también conocido como la vieja Casona de Xicoténcatl, el Presidente de la Mesa directiva -según Morena-, fue impuesto por el Presidente Enrique Peña Nieto.

Se trata del aguascaltense Augusto Gómez Villanueva, un viejo priista vinculado a los ex presidentes Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez. De hecho, el ahora dirigente de los Constituyentes de la Ciudad de México, tuvo una larga trayectoria en el Institucional, e incluso formó parte de las decisiones más importantes de ese partido a nivel federal.

“Insistimos que hay 40 constituyentes ahí que no deben votar; no los eligió nadie, no tienen mandato popular y es absurdo que un poder Constituyente esté constituido por un 40 por ciento de impuestos por dedazo”, recriminó Batres Guadarrama.

Asimismo, criticó la imposición de Gómez Villanueva y dijo que esa designación envió “un pésimo mensaje”: “Es designado por el Presidente, ni siquiera por la autoridad local. Proviene de un partido minoritario, que siempre se opuso a la transformación política del DF, es un personaje de los sexenios de Díaz Ordaz y Echeverría. Tiene todas las agravantes que pueda haber, es un agravio para los capitalinos que él esté presidiendo la Asamblea Constituyente”, aseveró.

Además del priista Gómez Villanueva, Peña Nieto propuso a Claudia Aguilar Barroso; al magistrado de la Ponencia 1 de la Tercera Sala familiar del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Manuel Enrique Díaz Infante; así como a Fernando Lerdo de Tejada, María Beatriz Pagés Llergo Rebollar y Claudia Pastor Bobadilla.

Entre los priistas propuestos por la Cámara de Diputados están el ex dirigente nacional del PRI César Camacho Quiroz, María de la Paz Quiñones Cornejo, Enrique Jackson Ramírez y María Esther Scherman Leaño.

Mientras que del Senado de la República arribaron al Constituyente los priistas Raúl Cervantes Andrade, Ana Lilia Herrera Anzaldo, Enrique Burgos García, Lisbeth Hernández Lecona, Joel Ayala Almeida y Yolanda de la Torre Valdez.

Mancera hizo ganar al PRI

Hace casi dos décadas (1997-2017), el otrora partido en el Poder, el Revolucionario Institucional fue desbancado del poder en la capital del país para desaparecer la nomenclatura de las regencias para dar paso a las Jefaturas de Gobierno, encabezándola por primera vez el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

A partir de ese entonces han pasado siete administraciones de la izquierda perredista y pareciera que el fuego amigo estará más atento por parte de Morena para avasallar a sus “hermanos de dolor” y tapiados casi del mismo color ideológico izquierdista.

César Cravioto Romero, coordinador de la bancada de Morena en la Asamblea Legislativa, en su abanico del conocimiento político capitalino, consideró que el partido tricolor fue el triunfador de la Reforma Política capitalina, porque traerá consigo a lo más recalcitrante y mañoso del viejo priismo.

Es decir, por un lado, el Gobierno de Mancera se vio obligado en jugar dos papeles que al mismo tiempo no logró obtener mayores recursos presupuestarios englobado en el Fondo de Capitalidad, y por el otro, el Revolucionario Institucional será el rector de la redacción de la Carta Magna de la Ciudad de México. En este sentido, cabe la interrogante: ¿qué ganó finalmente Mancera?, ¿será el tapado ungido del PRI-PRD, y sus satélites partidistas, como candidato de unidad para la Presidencia de la República?

Todo esto es responsabilidad de Mancera por su actitud sumisa al Gobierno federal, que se acostumbró a tratar así al Gobierno de la ciudad. Lo trata como un Gobierno de los suyos, como si fuera otro Gobernador del PRI. La ciudad no ganó con Mancera, el que ganó fue el PRI, acusó Cravioto.

A su manera de ver, señala que el Presidente Enrique Peña Nieto fue quien ganó con la Reforma Política del Jefe de Gobierno capitalino, mientras ahora el Jefe de Gobierno capitalino es “maltratado” con el presupuesto. Es una incongruencia política que solo responsabiliza a Miguel Ángel Mancera por haberse dejado públicamente “chamaquear”.

Cravioto abunda: “Después de que Mancera Espinosa, le entregó la Asamblea Constituyente al PRI a cambio de la Reforma Política de la Ciudad de México, el Gobierno que encabeza Peña Nieto le regateó el presupuesto. Mancera ha sido tan dócil con Peña, que ahora lo maltratan en el presupuesto y a la ciudad.

“Si él hubiera mantenido una posición digna frente al Gobierno federal, esto no hubiera sucedido”, subrayó para concluir: “Morena va a dar la lucha para pelear por más presupuesto para la Ciudad de México, pero no queremos que luego los aliados políticos del Jefe de Gobierno lo utilicen para repartir tinacos, tarjetas de dinero o contratar eventuales para operar políticamente. El presupuesto no es para eso”, puntualizó.

¿Qué son las Coaliciones Electorales?

Los partidos políticos, para fines electorales, podrán formar coaliciones para postular los mismos candidatos en las elecciones federales.

Los partidos políticos nacionales podrán formar coaliciones para las elecciones de Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, así como de senadores y de diputados por el principio de mayoría relativa.

El convenio de coalición podrá celebrarse por dos o más partidos políticos; podrán participar en la coalición una o más agrupaciones políticas nacionales.

Concluida la etapa de resultados y de declaraciones de validez de las elecciones de senadores y diputados, terminará automáticamente la coalición por la que se hayan postulado candidatos, en cuyo caso los candidatos a senadores o diputados de la coalición que resultaren electos quedarán comprendidos en el partido político o grupo parlamentario que se haya señalado en el convenio de coalición.

Para el registro de la coalición los partidos políticos que pretendan coaligarse deberán:

  1. a) Acreditar que la coalición fue aprobada por el órgano de dirección nacional que establezcan los estatutos de cada uno de los partidos políticos coaligados y que dichos órganos expresamente aprobaron la plataforma electoral, y en su caso, el programa de gobierno de la coalición o de uno de los partidos coaligados;
  2. b) Comprobar que los órganos partidistas respectivos de cada uno de los partidos políticos coaligados aprobaron, en su caso, la postulación y el registro de determinado candidato para la elección presidencial;

c ) Acreditar que los órganos partidistas respectivos de cada uno de los partidos políticos coaligados aprobaron, en su caso, postular y registrar, como coalición, a los candidatos a los cargos de diputados y senadores por el principio de mayoría relativa; y

  1. d) En su oportunidad, cada partido integrante de la coalición de que se trate deberá registrar, por sí mismo, las listas de candidatos a diputados y senadores por el principio de representación proporcional.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here