Inicio CDMX MANCERA REVIVE EL CORPORATIVISMO DEL PRI CON LÍDERES DEL SUTGCDMX

MANCERA REVIVE EL CORPORATIVISMO DEL PRI CON LÍDERES DEL SUTGCDMX

2221
0
Compartir
El Jefe de Gobierno copiando viejos estilos priístas

 

*  En el  evento del pasado 10 de febrero los sindicalizados fueron obligados a llevar amigos y familiares para medio llenar el zócalo capitalino, bajo la amenaza de no recibir su base sindical si no acudían; el propio Subsecretario de Capital y Desarrollo Urbano, Miguel Ángel Vázquez, les pasó lista al  día siguiente,  en el acto  perredista de Alejandra Barrales

 

Por Juan Darién

Especial para Expediente Ultra

El evento denominado Justicia Laboral del pasado 10 de febrero que contó con la presencia del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera y el líder sindical Juan Ayala Rivero, sirvió para demostrar la pantomima política montada bajo el pretexto de la basificación de 5  mil trabajadores de la nómina ocho y 5  mil voluntarios.

Como en los mejores tiempos del tan criticado corporativismo del PRI, el evento no estuvo exento de peculiaridades, como es el hecho de que haya citado a la gente desde las 6 de la mañana siendo que el evento inició a las 10 horas.

Otro detalle que es un agravio a los derechos humanos  fue que  los integrantes de los  comités seccionales tenían que llevar a diez invitados como mínimo y los trabajadores que habrían de recibir su basificación también debían hacerse acompañar por familiares.

Todo para aparentar un apoyo a las candidaturas del propio Jefe de Gobierno al Senado y de funcionarios como Miguel Ángel Vázquez, enlistado en las listas pluris a la Asamblea lo mismo que el propio Juan Ayala, quien la buscará por GAM, donde  será “el candidato desconocido”.

Es decir, que los ahí reunidos fueron acarreados o, mejor dicho, coaccionados pues se les pasó lista y toda la cosa bajo la advertencia de que aquel que no llevara almas para alimentar el rebaño sería sancionado por las autoridades. Totalitarismo y fascismo puros.

Nuevamente el presidente del SUTGCDMX se desvivió en elogios hacia el Jefe de Gobierno y ya en el colmo de la zalamería le dijo que él hubiera preferido ver encaminados sus pasos hacia otro lado, señalando la puerta de Palacio Nacional. Todo un tapete.

Lo que se esperaba fuera un día de fiesta para los trabajadores que ese día recibirían su recibo y nombramiento, derivó en suplicio. No sólo porque tuvieron que soportar por tres horas a la Sonora Dinamita que amenizó en evento –o eso intentó– sino porque al final del mismo pasaron todavía  varias horas para que les pudieran entregar su recibo en unas improvisadas carpas, además con la novedad de que no salieron todos

La incongruencia también estuvo presente, pues cuando se dieron a conocer los lineamientos del programa de basificación, emitidos por la Subsecretaria de Administración y Capital Humano cuyo titular es el aspirante a legislador, Miguel Ángel Vásquez Reyes, de manera muy puntual se señalaba que tendrían preferencia aquellos trabajadores que tuvieran mayor antigüedad  comprobable como prestadores de servicio al gobierno de la ciudad.

Pues bien,  hubo trabajadores que sin tener todavía seis meses de antigüedad obtuvieron su base y algunos con más de 17 años de servicio no aparecieron en los listados y por ende no recibieron los documentos que les acreditaran como trabajadores de base. Los recomendados de la camarilla sindical por delante.

Lo que hace suponer que Miguel Ángel Vásquez Reyes y Juan Ayala Rivero se despacharon con la cuchara grande al repartir las plazas, ojo todas de nueva creación, con un código muy por debajo del mínimo que es 8, por lo que algunos trabajadores percibirán menos de lo que cobraban como eventuales u honorarios. El gozo al pozo.

En el colmo de la desfachatez al concluir el acto y mientras los trabajadores hacían fila para recibir su primer recibo de cobro que los acreditaba como empleados de base, les citaron para que al siguiente día, es decir el domingo 11 de febrero,  acudieran al cierre de campaña de la precandidata a Jefa de Gobierno por el Partido de la Revolución Democrática, Alejandra Barrales Magdaleno, evento que tuvo lugar en el Pepsi Center de la colonia Nápoles y donde el propio Miguel Ángel Vásquez  Reyes entregó los gafetes de acceso. Un delito electoral consumado con la mayor desfachatez.

Aquí lo que habría de destacar es que la candidata del PRD se comprometió a que si el voto la favorece, los trabajadores del gobierno de la Ciudad de México tendrán el mejor contrato colectivo que hayan tenido, se le olvida a la señora Barrales que no son contratos colectivos, que técnicamente y ante la ley quedan registrados como Condiciones Generales de Trabajo. De ése tamaño la ignorancia de la ex líder sindical de las aeromozas.

Así fue como un acto reclamado como de justicia laboral, terminó siendo un evento político donde al más puro estilo del acarreo y para lucimiento del presidente del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México, Juan Ayala Rivero, se convirtió en un circo de tres pistas donde no faltaron las gracejadas como el haber señalado por parte de los líderes del Único que el gobierno de Obrador les dio hasta con la cubeta, cuando justo a sus espaldas se encontraba el responsable de haber proferido tales “cubetazos”, nada menos que Miguel Ángel Reyes Vázquez, quien como Director de Personal en el gobierno del tabasqueño fue la versión perredista de un moderno Torquemada.