Inicio Exclusivas Mancera y Obrador en la disputa

Mancera y Obrador en la disputa

Aunque el Jefe de Gobierno dice ser ajeno a las decisiones perredistas, a través de Héctor Serrano Cortés y la corriente Vanguardia Progresista, ha coptado y presionado a líderes de las tribus para adueñarse del control del PRD , con miras a derrotar a MORENA en las elecciones de junio, tejiendo su candidatura rumbo a Los Pinos

875
0
foto: redpolitica.com

 

En el D.F se definirán candidaturas

presidenciales,  rumbo al 2018

 

Por Ricardo Arellano/Fotos Especiales

Como un capítulo especial de lo que suceda en el resto del país, los resultados electorales de junio próximo en el Distrito Federal, marcarán parte del derrotero político rumbo a la sucesión presidencial del 2018.

interioresamlo
AMLO

Son diversos  los factores que están en juego e influirán de manera directa en el futuro mediato de partidos como el PRD y MORENA, así como de personajes como el actual Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera y el propio Andrés Manuel López Obrador; ambos,  perpetrados en sus respectivas trincheras a la espera de que el voto de los ciudadanos indecisos permita inclinar la balanza a su favor en delegaciones claves como Iztapalapa y Cuauhtémoc, donde prácticamente se jugarán el todo por el todo, para acceder al control del bastión más importante de la fragmentada izquierda mexicana, desde el cual obtener la fuerza y los recursos para arribar a Los Pinos.

Los proyectos y estrategias a futuro entre ambas fuerzas políticas han delineado el esquema a seguir en la próxima contienda electoral donde el actual Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa ha  aprovechado coyunturas como el escándalo de la ruinosa Línea 12 del Metro para candidatos df

redpolitica.mx
redpolitica.mx

deslindarse de su antecesor, Marcelo Ebrard y dar la puntilla  a las corrientes perredistas que en su momento le apoyaron,  como fue el caso de Izquierda Democrática Nacional (IDN) de René Bejarano, ahora reducida a su mínima expresión, con el apoyo  de su todopoderoso operador y actual Secretario de Gobierno, Héctor Serrano Cortés, quien desde la postulación de Mancera, empezó a tejer una intrincada red de alianzas y componendas para arrebatar el control político a Ebrard y a las tribus capitalinas.

rene bejarano interiores
René Bejarano
manuel granados interiores
Manuel Granados

El objetivo para apoderarse del control político del Distrito Federal, desde un principio fue claro: apuntalar la candidatura de Mancera como candidato ciudadano  al 2018 –figura que le redituó buenos dividendos políticos en el 2012 –, y allanar el camino del triunfo a su sucesor. Sólo que en la estrategia inicial,  el personaje que figuraba para encabezar el proyecto político capitalino en el 2018, Manuel Granados, actual líder de la Asamblea Legislativa del DF (ALDF), ha terminado por ser desplazado como probable candidato, recayendo tal beneficio en Serrano Cortés, quien indudablemente, ha labrado para sí mismo la nominación perredista.

agustín torres perez interiores laextranoticias.mx
Agustín Torres. Foto: laextranoticias.mx

De acuerdo a lo planeado, para estas fechas debía concretarse el enroque que trasladaría a Granados a la Secretaría de Gobierno y a Serrano como candidato a la ALDF, donde sería líder parlamentario, pero ahora Serrano se ha enquistado en el sitio desde el cual tiene el control absoluto de la ciudad y sus millonarios recursos. Sólo con la designación en la bolsa como aspirante a Jefe de Gobierno, lo harán bajar de su actual  pedestal.

Ricardo_Monreal interiores
Ricardo Monreal

El actual Secretario de Gobierno, con más oficio político que el inexperto Granados,  tomó desde el principio el control político no sólo de la administración capitalina sino del propio PRD local al grado de que buena parte de las candidaturas negociadas en el 2012, fueron palomeadas por el hoy omnipresente funcionario que a través de su propia corriente, Vanguardia Progresista, ha desarticulado focos de insurrección y adhesión de perredistas a favor de MORENA, como sucedió con la defección al Sol Azteca del ex delegado en Cuauhtémoc y actual diputado local, Agustín Torres Pérez, quien  tras haber anunciado su salida del PRD para sumarse a MORENA, apoyando la candidatura de Ricardo Monreal, a cambio de ser nominado  a una diputación federal, echó reversa dando la espalda al proyecto de López Obrador, para retornar a las filas perredistas.

alejandro fernadez interiores
Alejandro Fernández

Torres Pérez como otros insubordinados sintieron la presión que desde la Secretaría de Gobierno del D.F, ha aplicado Serrano a través de sus personeros de Vanguardia Progresista; el diputado local manifestó su desacuerdo cuando su propia corriente IDN y su líder René Bejarano, decidieron cerrarle el paso en su pretensión por ser candidato a la Cuauhtémoc, favoreciendo al también ex delegado y actual diputado federal, José Luis Muñoz Soria, ignorando los acuerdos de designar al mejor posicionado en las encuestas.

Tras anunciar que abandonaba el PRD para sumar parte de su estructura política a la causa de MORENA, desde el gobierno central se echó a andar todo el andamiaje del poder para sentarlo a negociar, no exentando, como trascendió extraoficialmente, el haberlo presionado con sacar de la actual estructura delegacional a buena parte de su equipo de colaboradores, rompiendo el acuerdo pactado con el delegado Alejandro Fernández Ramírez  –ahora candidato a diputado local–, de respetar a su estructura. Sorpresivamente, Torres Pérez apareció ahora como candidato a diputado federal pero ahora  nuevamente bajo las siglas perredistas.

¿Por qué la importancia de la reversa del diputado local?

CUAUHTÉMOC, CONTRASEÑA PARA ACCEDER AL GDF

Desde que el gobernador de Zacatecas, Ricardo Monreal anunció su candidatura como aspirante a jefe delegacional de Cuauhtémoc, bajo la siglas de MORENA, quedó en claro

que ganar dicha demarcación sería la obligada contraseña para acceder la candidatura al gobierno capitalino en el 2018, sentando además las bases de la candidatura presidencial de López Obrador a la Presidencia, tal y como ya lo ha hecho público el tabasqueño. “La tercera es la vencida”, ha expresado convencido.

José Luis Muñoz Soria
José Luis Muñoz Soria

Para el proyecto político de los manceristas y de su estratega político, Héctor Serrano, es de primer orden detener el avance de MORENA y de Monreal en Cuauhtémoc, la delegación que representa además de un alto valor político, una indudablemente rentabilidad económica pues en la misma se ubica en el Centro Histórico de la ciudad y buena parte de su actividad turística y económica, además del filón de oro que representan el manejo del ambulantaje y los giros negros.

Razón por la que han decidido emplear todos los recursos a su alcance para evitar que el impopular José Luis Muñoz Soria, a quien le cayó de rebote la nominación –luego de que

Hector Serrano. Foto: elarsenal.net
Hector Serrano. Foto: elarsenal.net

no aceptara tal nombramiento la actriz y ex delegada de Coyoacán, María Rojo–, gane cueste lo que cueste, no importando los ríos de dinero que haya que inyectar a una maltrecha imagen delegacional, herencia de la pésima gestión de Fernández Ramírez, quien además de haber dejado inconclusas decenas de obras, se ganó a pulso el mote del “chupitos” por sus excesos etílicos que no pasaron desapercibidos para los agraviados y molestos habitantes de la Cuauhtémoc.

Cabe mencionar que tanto el hoy candidato,  Muñoz Soria,  como el delegado con licencia, Alejandro Fernández, forman parte de los ex incondicionales de IDN que terminaron traicionado a Bejarano, luego de haber negociado posiciones y privilegios con Serrano Cortés, jurando ahora lealtad a su engendro llamado Vanguardia Progresista.

En  la ruta a seguir para el 2018, es necesario que en junio próximo, los manceristas resulten vencedores en las urnas para comenzar a tejer sin contratiempos las candidaturas del Jefe de Gobierno y de su mefistofélico operador, Serrano Cortés. Una eventual derrota no sólo en Cuauhtémoc sino en otro importante bastión como Iztalapala, representarían  obstáculos difíciles de zanjar en sus planes a futuro.

En el cuartel de guerra de Serrano –“War Room”–, parece que les cayó del cielo la designación que el PRI hizo de la actual diputada local de ése partido y líder de los miles de ambulantes del Centro Histórico, Alejandra Barrios Richard, para contender por la delegación Cuauhtémoc. Barrios ha mantenido una relación más allá de la cordialidad con el actual Secretario de Gobierno, desde que este era responsable de la supuesta

Alejandra Barrios
Alejandra Barrios

reordenación de la vía pública en el gobierno central, en la administración de Marcelo Ebrard. Más tarde, como Subsecretario de Gobierno y luego como Secretario de Gobierno, Serrano mostró abierta disposición a apoyar a la dirigente en la expansión de sus negocios, lo que le faculta a negociar en su momento con la líder,  una alianza a favor de su proyecto político personal y del de su jefe inmediato, Mancera Espinosa. Los mandos del tricolor tanto a nivel nacional como local, están conscientes de que su partido carece de la fuerza suficiente para arrebatar la Cuauhtémoc a un perredismo que cuenta con una sólida estructura y una militancia superior a los 40 mil afiliados. De tal forma que la candidata podría maniobrar hacia la ruta electoral que le dicte su aliado y amigo, por supuesto, en contra de MORENA, sin menoscabo a su imagen de aparente opositora.

LA INCÓMODA IZTAPALAPA “MORENA”

En Iztapalapa, las cosas no resultarán tan sencillas para los planes manceristas; en esta demarcación, Clara Brugada, incondicional de Obrador y candidata de MORENA,  lleva una considerable ventaja sobre todo por los escándalos mediáticos ganados a pulso por el delegado con licencia, Jesús Valencia, aquel que gusta de chocar en los postes de la ciudad, los autos de lujo que le “prestan”  los constructores favorecidos con contratos de su demarcación.

Clara Brugada redpolitica.mx
Clara Brugada redpolitica.mx

De hecho, tanto el disipado Valencia como el impulsor de las “banquetas de oro” de Polanco, Víctor Hugo Romo, le deben buena parte de su capital político a Serrano, quien los «palomeó” en el 2012 para llegar a sus cargos. A cambio, los jefes delegaciones consintieron meter en las nóminas de sus administraciones a la ex esposa, al hijo y al hermano del influyente funcionario. Por cierto, que cauto y precavido, midiendo los riesgos que  podría tener su desatado nepotismo, el Secretario de Gobierno prefirió dar de baja a sus familiares para evitar escándalos, pues está  seguro y convencido de que será el futuro Jefe de Gobierno, y no quiere correr riesgos. Iztapalapa es la demarcación capitalina más poblada y por ende, con mayor número de electores; de ahí su importancia en los proyectos políticos tanto de Obrador como de Mancera.

Ambos bandos saben que además de la importancia de los recursos económicos para refrendar adhesiones de los acostumbrados simpatizantes del PRD –muchos sumados y coaccionados a su causa a través del condicionamiento en la entrega de programas

Jesús Valencia. Foto: 20minutos.com.mx
Jesús Valencia. Foto: 20minutos.com.mx

sociales–, el triunfo dependerá en buena medida de conquistar  a la verdadera base social del PRD, ésa que ha mirado azorada los mil y un estropicios que sus líderes han causado al partido fundado por Cuauhtémoc Cárdenas con objetivos sociales y doctrinarios muy distintos a los que ahora persiguen quienes se han adueñado del Sol Azteca. Pero también jugarán un papel de primer orden para inclinar la balanza en pro o en contra de los bandos en disputa, los electores que creyeron en la figura de Miguel Ángel Mancera como el candidato ciudadano que no ha respondido del todo, a las expectativas generadas durante su campaña del 2012.

MANCERA, NI DE AQUÍ NO DE ALLÁ

Esa base social perredista ha quedado desencantada con la indefinición partidista mostrada por el Jefe de Gobierno, quien a tres años de haber utilizado las siglas del PRD y otros partidos de izquierda para acceder al cargo, ha buscado mantener su aparente neutralidad política como cuando tras las diferencias surgidas al interior del PRD capitalino, y en respuesta al líder de IDN, René Bejarano, quien le pidió no intervenir en los procesos de elección de candidatos, señaló a los medios. “No tengo absolutamente nada que ver con las decisiones del PRD”. Aunque quizá el cuestionamiento de Bejarano estuvo mal planteado y debió solicitar Mancera que fuera Serrano el que no metiera la mano en la designación de candidatos Proceso del cual, por cierto,  fueron marginados tanto Bejarano como el propio Marcelo Ebrard.

Así, en junio próximo, los bandos en disputa esperaran el recuento en las urnas para saber hasta dónde llegarán sus proyecciones políticas en el 2018.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here