Inicio EdoMex Margarita vive una pesadilla después de ser atropellada intencionalmente en Ecatepec

Margarita vive una pesadilla después de ser atropellada intencionalmente en Ecatepec

95
0
Compartir

 

 

Por Beda Peñaloza  

Jueves, junio 8, 2017

Cortesía del Portal @fondo Estado de México

 

(Este once de junio se cumplirán tres meses en  que millones de personas fueron testigos en las redes sociales del salvajismo de un conductor, Marco Antonio Flores,  quien prácticamente lanzó su camioneta contra Margarita Rodríguez Reyes, una humilde mujer de 51 años que caminaba por una de las avenidas del municipio de Ecatepec; el tiempo ha trascurrido y por  la lenidad de las autoridades el responsable de un evidente intento de homicidio ha evadido la acción de la justicia; peor aún, se ha escudado en su aseguradora para no hacerse cargo de los gastos médicos de su víctima. A continuación, el reportaje que amablemente nos permite publicar en Expediente Ultra, nuestra colega Beda Peñaloza. Un testimonio de que en nuestro país las leyes son letra muerta, incluso existiendo las evidencias de un flagrante delito)

 

ECATEPEC, Méx.- 8 DE JUNIO DE 2017.- Postrada en una cama y con graves problemas de salud, se encuentra Margarita, la mujer que en  un video se ve el momento en que fue atropellada por una camioneta negra el pasado 11 de marzo, cuando cruzaba la avenida Insurgentes, a la altura de la colonia Ejidal Emiliano Zapata,  y hasta la fecha el conductor no se ha hecho responsable del daño que causó en la vida de este humilde mujer.

Acostada en su cama y casi sin poder moverse debido a que aun esta delicada por las cirugías, motivo por el cual ha perdido mucho peso,  Margarita Rodríguez Reyes, de 51 años de edad, quien quedó viuda hace siete meses luego de que su esposo Germán falleciera por problemas de salud, se encuentra preocupada al saber que aunque sus hijos la ayudan, no podrá trabajar por lo menos un año y medio, y no sabe cómo sacará adelante a su pequeña  que estudia sexto grado de primaria.

Recordó que el 11 de marzo, cerca de mediodía, cuando regresaba de trabajar de una casa en la comunidad Ejidal Emiliano Zapata, al atravesar avenida Insurgentes fue arrollada intencionalmente por una camioneta negra que se dio a la fuga e indicó que como no llegaba ninguna ambulancia una persona la trasladó a la Cruz Roja.

En esa institución que se ubica a unos metros de donde sucedió el accidente, tras verificar su estado de salud, le dijeron tenían que llevarla al hospital de Las Américas, pero como no tenían unidades para el traslado, tuvieron que llevarla en un taxi.

Margarita, madre de seis hijos  y otra más que murió hace dos años, con residencia en la colonia Vista Hermosa, fue ingresada al nosocomio donde  le practicaron primeramente una cirugía de pelvis para colocarle unas placas y después otra en la  cadera, operación que no cubría el Seguro Popular, y por la cual entre familiares y sus hijos se cooperaron para pagar una fuerte suma de dinero que les pedían.

Fue días después  cuando se dio a conocer el video de cómo sucedieron los hechos, que uno de sus hijos realizó la denuncia contra quien resultara responsable, y fue así como apareció el culpable  de nombre  Marco Antonio Flores Ruiz, quien  se presentó al centro de justicia de San Cristóbal centro, quien no fue detenido porque ante el agente del Ministerio Público  se comprometió a pagar los gastos médicos del atropellamiento.

Así comentó pasaron semanas y  aunque aún se sentía mal, fue dada de alta de Las Américas, pero al llegar a su casa sintió mucho dolor, por lo que sus familiares  decidieron llevarla con un médico conocido al estado de Puebla, quien les indicó que una de las heridas de la cirugía estaba infectada y que tenían que drenarla por lo que fue internada en el hospital Gemela, de la localidad.

“Me volvieron abrir la herida de la operación, porque estaba infectada y como carecían de medicamento,  tenían que gastar mil pesos diarios  para comprarlos, así fue por quince días,” recalcó.

Durante ese periodo dijo que se enteró por su hijo de que el culpable, a través de su abogado, le dijo que le firmara un documento otorgándole el perdón, a cambio de pagar todos los gastos, pero que su hijo no aceptó, porque la aseguradora solo quería pagarles una pequeña cantidad.

“De la clínica de Puebla me enviaron nuevamente a Las Américas, donde se dio mi recuperación y aunque las heridas aun no saturaban, a los quince días nuevamente me dieron de alta”, precisó.

Fue días después  de salir del nosocomio que le informaron que tenía que presentarse al MP, y aunque  se sentía muy mal, sus hijos la llevaron  el pasado 16 de mayo, al edificio de impartición de justicia en donde el abogado, así como personal de la aseguradora, les dijeron que únicamente podían pagar una mínima cantidad, por lo que no aceptó.

“Ya le habían enviado varios citatorios al conductor de la camioneta, y nunca se habían presentado, solo iba mi hijo, pero como supieron ya estaría yo, por eso fueron y no se vale que no me querían pagar ni la mitad de lo que mis hijos y familiares se han gastado que se calcula en más de 60 mil pesos y lo que siguen gastando porque tengo que pagar $700 semanales para que diariamente me hagan las curaciones  en las heridas, yo estoy muy enferma y además tengo que comprar medicamentos por los menos dos veces a la semana debido a las complicaciones que tengo”, explicó mostrando los citatorios.

Visiblemente pálida, Margarita indicó que aunado a eso, los de la aseguradora le están exigiendo facturas de los gastos que han hecho para ver si les pagan todo.

La mujer que se dedicaba a trabajar para solventar los gastos de su hogar y sacar adelante a su pequeña de 13 años de edad,  comentó, que como consecuencia del accidente, las  heridas de las operación aun no cicatrizan en su totalidad,  por lo que sufre constantes dolores de los que tiene que atenderse con un médico de la zona al no contar con recursos económicos y al complicársele trasladarse hasta un hospital.

“Casi no puedo moverme, tienen que ayudarme para poder caminar, el médico dijo que tengo que guardar reposo por más de un año y que tengo que ver lo de mis terapias para poder volver a caminar bien y mis hijos me ayudan a cubrir los gastos, pero hay veces no alcanza para todo y tienen que limitarse porque aunque mis hijos todos trabajan, no pueden dejar de hacerlo porque están pagando todos mis gastos médicos y mis nueras son las que se han encargado de cuidarme y atenderme”, dijo con su cara triste.

Señaló que el abogado del hombre que la  atropelló, solo argumenta que ese día dio la cara ante las autoridades, pero de nada sirve si no se ha presentado otra vez y no ha sido detenido por el hecho que la tiene postrada en una cama sin poder hacer su vida normal.

“Estoy muy triste, me siento enferma, como quisiera  poder caminar y que mi vida sea como antes, no sé qué voy hacer, yo realizaba limpieza en casas, ahora por un buen tiempo no podré trabajar, y no sé qué voy hacer para sacar adelante a mi hija que aun esta pequeña, porque todos  mis hijos ya están casados, solo ella me queda, y quiero que siga estudiando que termine una carrera, pero no sé cuándo ya estaré bien”, aseveró.

Aun con dolores fuertes en su estómago y mostrando las heridas de las cirugías, las cuales diariamente tienen que curarle para que no se infecten, Margarita solo exige a las autoridades hagan justicia para que el sujeto  que la arrolló, se haga responsable de los daños que le ocasionó.

Hoy solo esperan que personal del Ministerio Público dé cumplimiento a la carpeta con numero ECA/EC1/00/MPI/063/02740/17/3, acta que se levantó unos días después de que fue atropellada y donde esperan no hagan caso omiso para obligar a  que Marco Flores  y su aseguradora paguen los graves daños que padece.

Ante esta situación, al ser una persona de bajos recursos económicos y por los problemas que tiene para solventar sus gastos por la complicación de su salud, hace un llamado a la ciudadanía para que la ayuden y pone a disposición el número de cuenta bancaria Banorte 4915669338632324 a nombre de Juan Miguel Cruz, para quien guste apoy