Inicio Columnas MONREAL Y SU VIEJA AMISTAD CON EL MEXIQUENSE, HEBERTO BARRERA

MONREAL Y SU VIEJA AMISTAD CON EL MEXIQUENSE, HEBERTO BARRERA

655
0
Compartir
La inesperada propuesta

 

*  La clase  política de Toluca recuerda la sincera amistad que el hoy delegado por Cuauhtémoc y aspirante al gobierno de la CDMX, mantuvo hasta antes de su salida del PRI con el doctor Heberto Barrera; la invitación de Eruviel Ávila al zacatecano para ser el candidato del tricolor en la capital parece tener el sello distintivo  del Grupo Atlacomulco

 

EN CONDOMINIO

Por Ignacio León Montesinos

Especial para Expediente Ultra

 “Desde luego yo tengo el gusto de conocer a Ricardo Monreal y lo estaré buscando en próximos días para acercarle una invitación formal, con un ánimo totalmente incluyente” (EAV).

Apenas desempacado como delegado especial del PRI en la Ciudad de México, las declaraciones del ex gobernador Eruviel Ávila, entreabrieron las puertas a la candidatura de Ricardo Monreal y rescataron de los escombros del sismo las aspiraciones políticas del fiel devoto al Niño de Atocha, obsequiándole el milagro de su resurrección.

De inmediato, la Secretaria General de MORENA, Yeidckol Polevnsky, brincó a los medios para descartar que el candidato perdedor en la encuesta de su aún partido para el cargo de coordinador capitalino, retorne al PRI tras 19 años de haber salido de ese partido.

El doctor Heberto Barrera

Y buscando colocar los cerrojos a lo que se antoja como una inevitable defección del delegado en Cuauhtémoc, dijo que de ganar Andrés Manuel López Obrador la presidencia en 2018, Monreal cubre el perfil para ser el Secretario de Gobernación.

Ganzúas en mano, Ricardo Monreal, sintetizó en un video subido a las redes sociales su postura a la apetecible propuesta de Ávila Villegas para sumarse como candidato al gobierno de la Ciudad de México a través de una coalición incluyente: “Lo cortés no quita lo opositor, ni debilita nuestra convicción”.

Con tal declaración pública la expectativa flota en  el ambiente político de la metrópoli y abre un nuevo flanco a MORENA, alimentando  la dubitación: ¿Retornará Ricardo Monreal al PRI?

Los antecedentes previos a su migración al PRD en busca de la gubernatura de Zacatecas, en 1998, refieren una estrecha relación con los políticos mexiquenses ligados al Grupo Atlacomulco como es el trato cordial que lo une con quien actualmente se desempeña como Secretario de Elecciones Internas del Comité Directivo Estatal del PRI en el Estado de México, el doctor Heberto Barrera Velázquez.

Monreal y el MVZ originario de Villa del Carbón se conocieron a finales de los 70s y principios de los 80s cuando Barrera se desempeñó como líder de las Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos en el Estado de México y delegado de la CNC en entidades como Tamaulipas y Zacatecas.

Heberto Barrera, considerado uno de los pilares ideológicos y de los más viejos operadores del Grupo Atlacomulco, echó mano de su amistad con Ricardo Monreal para que en su calidad de “articulista”, allá por 1995, siendo gobernador Emilio Chuayffet, el zacatecano utilizara su pluma para criticar la salida del PRI de unos de los entonces prometedores cuadros en Tlalnepantla, Rubén Mendoza Ayala, quien desde el ICADEP inició una cuesta arriba por abrirse espacios en el PRI. Objetivo que al no cumplir lo orilló a pasarse a las filas de Acción Nacional, convirtiéndose además en un crítico inflexible del entonces partido oficial.

Fuentes históricas nos recuerdan que, en su papel de presidente por segunda ocasión del PRI mexiquense, el doctor Barrera aprovechó los espacios contratados con medios impresos como el Sol de Toluca, para ubicar los artículos de Monreal Ávila contra los entonces tránsfugas del partido. Generoso con sus amigos, el líder priísta otorgaba una compensación mensual por sus artículos a su amigo Ricardo.

Vueltas que da la vida porque en esos ayeres, Monreal y Juan José Rodríguez Pratts, que también salió del PRI, pero para sumarse a Acción Nacional, eran de los férreos defensores de Chuayffet.

Rubén Mendoza Ayala, ex priísta que emigró a Acción Nacional

En Toluca hay quienes se atreven a afirmar que tras la generosa invitación de Eruviel al delegado en Cuauhtémoc podrían estar la mano y la experiencia del doctor Heberto Barrera quien siempre ha estado estrechamente ligado a los gobernantes del Estado de México al desempeñarse, por ejemplo, como Director de Desarrollo Agropecuario en el sexenio de Arturo Montiel, tío del actual presidente.

Durante la administración de Enrique Peña Nieto, su hija Laura Barrera Fortoul ocupó los cargos de Secretaria de Turismo y presidenta del DIF Estatal y en marzo pasado tomó las riendas del DIF Nacional tras la renuncia de Laura Vargas, esposa del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

En noviembre del 2016, el doctor Barrera tuvo la encomienda de allanar el camino a la nominación del hoy gobernador, Alfredo del Mazo Maza y en los próximos meses en su función partidista tomará parte en la selección de los aspirantes a cargos de elección a disputarse en 2018.

Otra paradoja en la ruta de la inusitada alianza, es  la carta que Ricardo Monreal envío en agosto de 2012 al gobernador Eruviel Ávila Villegas, y en la que se lee: “En mi calidad de ciudadano mexicano y al amparo de la garantía constitucional de audiencia, comparezco personalmente ante su oficina para hacer entrega de la carpeta informativa que contiene los documentos con base en los cuales la Coalición Movimiento Progresista ha denunciado ante las autoridades electorales federales el presunto desvío de recursos públicos del Gobierno del Estado de México hacia la campaña presidencial del candidato del PRI, y ex gobernador de la entidad, Enrique Peña Nieto”.

¿Acaso el terremoto que movió el tablero político, como afirma Monreal, sepultó episodios recientes como esta epístola y reafirmó las viejas alianzas y amistades como las tejidas con el doctor Heberto Barrera?

Lo que se aprecia a simple vista es un trato más que cordial, diríase terso, entre el nuevo líder del PRI en la CDMX y el delegado en Cuauhtémoc. Y si nos atenemos que en política la forma es fondo, Monreal puede estar de regreso a su cuna partidista.