Inicio Columnas Morena avala deuda en Veracruz, Puebla y BC; en Michoacán la arma...

Morena avala deuda en Veracruz, Puebla y BC; en Michoacán la arma de «tos»

161
0

*Insabi: ¿quiénes primero, los que cotizan o no?

Por Martha Elba Torres Martínez

La resiliencia es esa capacidad del ser humano para adaptarse a las situaciones que le resultan adversas. Y socialmente puede aplicar para Michoacán.

Sin duda, 2019 fue un año difícil y complicado, no solo para esta entidad, sino para México en su conjunto. El residente de Palacio Nacional descansó unos días y relativamente también dejó descansar al país. Sus bots agotaron las reservas contra “El Costeño”, y lo dejaron solo en el conflicto con Bolivia. El llamado a la unión nacional en torno al Presidente por parte del canciller Marcelo Ebrard resultó contraproducente: el pleito con ese país, él (Amlo) se lo buscó. Las encuestas evidenciaron que a la mayoría de las y los mexicanos no gustó el recibimiento y tanta fiesta para Evo Morales.

Pero hemos sido testigos de esa capacidad de Michoacán para enfrentar sus adversidades. Sucedió con la crisis política de 1988 a 1992, que literal, partió en dos al estado. Lo vimos: priístas usaban una acera y los frentistas la otra mientras que al interior de las familias se dejaban de hablar.

De la crisis narcopolítica, esta sí más prolongada y de efectos mucho más devastadores social y económicamente (2005-2014), Michoacán comenzó a recomponerse, hasta este 2019 de experimentos de la nueva política nacional, particularmente en materia de seguridad pública.

Las cifras oficiales –no los “otros datos” que se cocinan en el discurso mediático-, sobre el cierre de 2019 en cuanto a homicidios dolosos y feminicidios en el país, se darán a conocer hasta finales de este mes, pero contabilidades extraoficiales estiman que superará los 34 mil 202 registrados en 2018. No especulamos, pero evidentemente la estrategia de los abrazos y no balazos y apoyos sociales, no resultaron. Obviamente, Michoacán no escapó de esa inercia.

Pero aun así, hubo avances en otros rubros y merece mención especial, por los beneficios a corto plazo, el tema educativo. El acuerdo para la federalización de la nómina magisterial es de tal trascendencia para el estado, que en este 2020 tendría que percibirse en el imaginario crítico colectivo. En teoría.

Todo esto viene a cuento, primero, porque el próximo 6 de enero es la fecha tentativa para formalizar el proceso de atracción por parte del Gobierno Federal, y que viene de la mano con la recomposición de las finanzas estatales que implicó un fondeo por más de 4 mil millones de pesos y la reestructuración de más de 17 mil mdp de la deuda a largo plazo. En total, 21 mil mdp para bajarle presión a las finanzas y retomar el camino.

Pero la reestructura en Michoacán, ahora el Partido Morena en lo local con tantas cosas qué aclarar en lo interno y fracturado, la pretende usar como bandera de lucha político electoral, cuando en la realidad, el proceso cuenta con el aval de Hacienda, que es al final del día la que da luz verde a este tipo de políticas financieras. Los Congresos locales solo es la formalidad legal.

Pruebas.

Quien cuenta con conocimientos elementales en gestión gubernamental y finanzas, sabe que solo existen tres componentes para lograr crecimiento: control financiero, impuestos y contratar deuda. Pero las y los diputados morenos de la Legislatura local no lo entienden. O se hacen.

Ha habido recortes al gasto fuertísimos; con el argumento que los impuestos “lesionan al pueblo” –aunque los ecológicos que buscaba Silvano Aureoles, eran para obligar a reparar daños a las empresas contaminantes-, nuevamente fueron vetados. Entonces no había más camino que bajarle presión a los compromisos financieros, vía deuda.

Así lo hicieron y lo están haciendo, tres gobernadores de Morena donde tienen mayoría legislativa local. El primero fue Cuitláhuac García, de Veracruz, a quien el pasado 1 de agosto de 2019, la aplanadora guinda le aprobó la reestructuración de más de 42 mil millones de pesos.

Retomamos el discurso de la diputada Ana Miriam Ferráez en su posicionamiento a favor del dictamen cuando fue llevado al Pleno la iniciativa: “Seamos solidarios y tomemos las medidas propuestas por el bien de los veracruzanos. Hoy tenemos la oportunidad de legislar por Veracruz y sacarlo del rezago en que lo sumieron los gobiernos que nos antecedieron”. Si esta reflexión la trasladamos a Michoacán… mejor nos callamos.

El poblano Miguel Barbosa busca reestructurar la deuda del estado, por 44 mil millones de pesos en este 2020 y para ello, cuenta no solo con la mayoría de su partido en lo local, sino con las gestiones del mismísimo presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado de la República, Alejandro Armenta Mier, quien ha declarado que esta a favor del proceso “para quitarse presión y tener holgura económica en la realización de nuevos proyectos para este año”.

De entrada, el funcionario explica -en comunicado oficial- que Baja California ocupa el onceavo lugar en deuda pública a nivel nacional -según datos de la Secretaría de Hacienda- al segundo semestre del presente año. Asimismo, apunta que el Sistema de Alertas de la dependencia reporta que el indicador que evalúa la deuda y sus obligaciones a corto plazo la coloca en color verde con un 72%, por debajo -27.8 puntos porcentuales, que la convierten a su vez en “endeudamiento sostenible”.

Baja California, donde gobierna por dos años Jaime Bonilla, también tendrá que hacer movimientos rápidos, pues aun cuando la deuda total asciende a 21.1 mil mdp, enfrenta compromisos a cortísimo plazo por casi 11 mil mdp.

Entonces, la pregunta cabe: ¿por qué Morena la arma tanto de tos por la deuda de Michoacán, y no mira qué hacen sus correligionarios en otros estados? ¿O será que la “línea” es reventar las entidades donde no gobiernan? Si es así, que poca m, porque la única afectada es la población que no tendrá obra pública ni generación de empleo.

El ex coordinador de la bancada morenista en Michoacán, Fermín Bernabé Bahena, adelantó que promoverá una acción de inconstitucionalidad contra el paquete fiscal 2020. Ya veremos si es una más de sus estridencias, porque en todo caso también cabría protestar contra la avalancha de alzas en impuestos federales y la prohibición de que el Presidente utilice la línea de crédito por más de 80 mil millones de dólares que ya reactivó con el Fondo Monetario Internacional, ante la esperada recesión mundial advertida para este 2020…

                                                                               ***

El Instituto de Salud para el Bienestar inició este 1 de enero operaciones para brindar de manera gratuita servicios de salud a 69 millones de mexicanos sin seguridad social, de acuerdo con su titular, Juan Antonio Ferrer Aguilar, en un despacho de prensa emitido ese mismo día.

El comunicado señala que a través del Insabi habrá atención para todos los padecimientos, incluso para aquellos que generan altos gastos, como el VIH o cáncer, así como medicamentos gratuitos. El único requisito es contar con credencial de elector, la CURP o presentar acta de nacimiento.

Suena bien bonito y bien fácil en el boletín. Pero el proceso para cubrir a esa cantidad, será largo: recuperación gradual de clínicas, centros de salud y hospitales que están en el abandono y contratación de personal.

Quién sabe si será así se sencillo; llegar, por ejemplo, a la clínica familiar 75 del IMSS o al ISSSTE y pedir atención médica. Supongo que en Palacio Nacional prevén que sí. Pero ¿quiénes tienen prioridad, los que cotizan o los que no? ¿y los medicamentos para quién? ¿a quién programar para las cirugías?

Es el tema de siempre: el discurso bonito que choca con la realidad, ahora en el segundo año de chance a la cuatroT para que de resultados.

Esta como la pensión del adulto mayor que aumenta este año: 35 pesotes al mes, es decir, cada bimestre recibirán 2 mil 620 pesos; el año pasado fue de 2 mil 550 pesos. ¿Para qué alcanzan 35 pesos al mes? Kilo y medio de tortillas…

                                                                               ***

Tan relajados informativamente estuvieron los últimos días del 2019, que el manazo del Papa Francisco a una mujer que lo sorprendió al jalarlo del brazo durante su recorrido en la Plaza de San Pedro, fue la supernoticia.

Esto nos recordó el incidente igual que vivió el pontífice en el encuentro con jóvenes que tuvo el 16 de febrero de 2016, en el estadio Morelos. Esa ocasión, reprendió al jovencito que lo jaloneó cuando abrazaba a una persona en silla de ruedas.

Cada vez que Francisco tiene una reacción tan humana al sentirse invadido en su espacio vital, el Vaticano o personalmente, invariablemente se disculpa por perder la paciencia. Dijo que el suyo, fue un mal ejemplo.

Y así ha sucedido con López Obrador. Se acuerdan de lo que pasó en Ciudad Valles, San Luis Potosí, en julio pasado? Una multitud irrumpió en el hotel donde pernoctaría, para quejarse del presidente municipal. Pues se encabronó, les dijo irrespetuosos y los mandó por un tubo.

El Papa siempre se disculpa, porque sabe lo que es ser un líder…