Inicio País ¿Morena, “castillo de la pureza”?; no le creen a AMLO

¿Morena, “castillo de la pureza”?; no le creen a AMLO

915
0
Foto especial

 

 

 


*Ayer repartió leche con heces; hoy alerta “frijol con gorgojo”
*“Honestidad Valiente”, caja chica (gigante) ¡Al ladrón, al ladrón!

 

Joaquín Herrera

CD de México, 9 de mayo/2016 (agencia acento) Parece que a Andrés Manuel siguen sin creerle que su Morena es un castillo de la pureza. Algo como el rincón de las vírgenes.
En ningún estado los candidatos de Morena aparecen como el favorito para lograr una gubernatura de las doce en juego este 2016.

Y es que el tabasqueño, no sólo lucha contra “la mafia del poder”  que ya penetró a Morena. Tiene qué limpiarle la cara a sus aliados. Porque podrían creer que él es igual que ellos, sobre todo por aquello de que “el que con coyotes se junta…”.

Si “lo vemos hasta en la sopa” como dicen sus críticos, sólo porque aparecen algunos cientos de veces en spots, a lo largo del día, no es porque él quiera.

Que haya robado base a su propio partido, Morena –no aparece un solo candidato de esa fuerza nueva- es que está convencido que “a ojo del amo engorda el caballo”. No es que Morena sea el partido de un solo hombre y que él sea la única voz cantante”. Es que así lo decidieron sus militantes.

Hasta ahora nadie se ha quejado de que el tabasqueño recorra todas las estaciones de radio y TV, para alertar al país, que lo están devorando los pillos de siempre y que Morena los combate y los sepultará en el infierno, como que, dice, es la única esperanza.

“Que no te vuelvan a engañar; los dos pertenecen a la misma mafia. La única diferencia es que unos son rateros y los otros son ladrones…”. Y parece que son muchos los que no le creen ni con esa claridad en el lenguaje.

Pide a la gente no aceptar una despensa – o “frijol con gorgojo”- a cambio del voto.
Pero no le cree a quien inventó las despensas por votos, aunque en ese entonces (1999) su partido, el PRD, entregaba leche. Luego incluyó despensas.

Los que no le creen dicen que la leche que repartían las huestes del entonces líder del PRD, contenía heces fecales, como se descubrió.

AMLO se preparaba para gobernar la capital, como sucesor de Cuauhtémoc Cárdenas en el PRD y luego en ese cargo.

Por eso el tabasqueño se indigna y con razón: ¿Por qué sale a relucir ese tema hoy si eso ya pasó?

Andrés Manuel recorre barrios y unidades habitacionales mientras sus spots dice que (panistas y perredistas) son lo mismo;  unos son rateros y otros son ladrones. Que sólo en Morena no hay de eso.Ya todos los grupos que lo rodearon en el PRD y en el gobierno que encabezó en el DF o se purificaron, arrepentidos, o quedaron fuera. Morena es un manantial, un castillo de pureza, donde no dicen mentiras, no roban traicionan al pueblo.

Los latrocinios quedaron atrás. Los que cometió René Bejarano, su principal operador político-electoral,  como  “el señor de las ligas” remató candidaturas pero él no estaba enterado.

Que su propia candidatura haya recibido apoyos secretos de Carlos Ahumada, buscando concesiones, contratos desde ese gobierno, no hacen a el tabasqueño un pillo como sus otrora socios.

Muchos incrédulos

Al virtual inventor de ayudas por votos –“con las pensiones a adultos mayores, estos llevarán de la mano a sus hijos y nietos… ¿Y por quién votarán?” pregonaba-  pero ahora que cambió de criterio, no le creen.

El de Macuspana se siente limpio. ¿Por qué ha de avergonzarse por que ignoraba que su principal operador financiero, Gustavo Ponce, el tesorero del Gobierno del DF se gastaba millones de dólares cada semana en La vegas?

Tampoco cree que sea un pecado que –lo cacharon- pagaba a su chofer, Nicolás Mollinedo, cuya familia ayudó a los López Obrador, el mandamás de la capital le pagara casi igual que al procurador de la capital.

El incluso aclaró que no solo manejaba su auto, sino que era su jefe de guaruras y trabajaba horas extras y caso nunca tenía descansos.

Si ahora Raúl Flores –exdelegado en Coyoacán- destapa la cloaca que dice rodeaba al entonces Jefe de Gobierno del DF, AMLO, les aplicaba cuotas en forma de plazas para promotores del hombre más famoso de la izquierdas.

Raúl Flores, hoy dirigente del sol azteca en la capital, revela lo impublicable hasta ahora: que cada funcionario hasta del quinto nivel, tenía una cuota obligatoria en efectivo para aportar nada menos que a la agrupación “Honestidad Valiente”.  Esto es, el lema de su gobierno, era a la vez, un organismo que requería recursos.

Así, operadores triple AAA tenían beneficios, pero no libres de obligaciones y Raúl confiesa y acusa, que él fue un caso.

La nómina del GDF incluía un área de aviadores, parte de cuya paga iba a la Asociación Civil Honestidad Valiente.
Siempre fue su Caja Chica, aunque gigantesca.

Pinchetti, Sheinbaum, Arturo Núñez

La denuncia que publica fielmente Adrián Rueda (Excélsior 5 de mayo de 2016) apunta: “Pero hay más, el presidente del PRD asegura textualmente: ‘Espero que José Agustín PinchettiClaudia Sheinbaum y Javier Lamarque (se refiere al círculo de operadores más cercano a AMLO, ayer y hoy) no padezcan también lagunas mentales acerca del compromiso ininterrumpido que en su momento tuvimos hacia ellos durante mi gestión como delegado en Coyoacán”.

Es fama que Arturo Núñez, de Tabasco, es uno de tantos gobernadores que prefirió enemistarse con AMLO, que entregarle una cuota, en este caso de $50 millones mensuales, y a la fecha ni se hablan.

AMLO pregona que ese distanciamiento es porque también Núñez es parte de la mafia del poder que no soporta ver triunfar a López Obrador.

Que Carlos Slim fue su Mecenas, lo llevó con los hombres del dinero aquí (el Grupo Monterrey, por ejemplo, como lo exhiben reportajes de Proceso) y de Nueva York.
El Peje y Slim, eran foto de primera plana en Proceso y revistas de EU.

Claro eran tiempos en que seguramente Slim no se había contaminado (no del todo) con la mafia del poder (que encabezaba su jefe, Carlos Salinas).
Ahora, Slim volvió a ser como todos en política, lo no militantes de Morena, parte de La Mafia del Poder.

A la Morena de AMLO, no le creen si uno observa el grado de apoyo que logra este partido.

Leche con heces, sí; no, “frijol con gorgojo”
AMLO alerta en sus spots de que las despensas a cambio de votos que atribuye a otros no a Morena, tienen gorgojos. Por eso le sacan a relucir, que en cambió él sí repartió “leche con heces”. Pero eso ya paso ¿o no?

Según el diario El País, generalmente, proclive a AMLO, publicaba en 1999 que diputados mexicanos de izquierda reparten leche que contiene heces a cambio de votos. El escándalo salpica al PRD en su feudo del Distrito Federal, gobernado por Cárdenas

El reparto de alimentos para ganar el voto, tan extendido en México, ha dejado de ser patrimonio exclusivo del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI). Varios diputados locales del centroizquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) han empleado esta misma táctica en el territorio que gobiernan, el Distrito Federal. El escándalo ha saltado en estos días, y no sólo porque el PRD haya fustigado tradicionalmente esta práctica: el regalo, leche a bajo precio, no es leche, sino un sucedáneo contaminado con heces (“Leche Betty”).

Una veintena de legisladores perredistas repartían el producto en cuestión en diversos barrios populares de la capital mexicana, entre familias de bajos recursos. Los interesados debían presentar su credencial de elector, copias del acta de nacimiento de los miembros de la familia y rellenar una solicitud con el membrete de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (dominada por el PRD desde 1997, año en que también su líder histórico, Cuauhtémoc Cárdenas, ganó la jefatura del Gobierno de la capital).

A cambio se les acreditaba como beneficiarios de la Unión de Abasto Popular, vinculada al partido, lo que les daba el acceso a la económica leche Betty: 2,50 pesos el litro, la mitad del precio normal. En el envase, una simpática vaquita anunciaba que el producto era «Para la familia». En el reverso, figuraban los nombres de los diputados.

El problema surgió cuando Liconsa, la distribuidora oficial de leche a bajo precio, decidió analizar unas muestras de la competencia. El resultado superó todo lo imaginable: el producto no sólo no era leche, sino que ni siquiera cumplía los requisitos para ser un derivado lácteo: contenía proteínas vegetales (soja, quizás) y, para compensar, una variadísima colonia de bacterias coliformes, cuyo medio habitual es la materia fecal. Para colmo, los litros eran, en realidad, de 940 mililitros.

La Crónica disparó el escándalo. Publicó que, espantado, el presidente del PRD capitalino, Armando Quintero, desautorizó a sus diputados. Casi casi dijo que no los conocía. Que el PRD no tenía que ver con ellos, lo típico.

Y envalentonado, creyendo que todo era un mal entendido mandó  muestras de la leche Betty a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco). El dictamen fue que «Este producto no debe ser consumido por seres humanos». AMLO jamás ha querido saber de esa vergüenza.
Pero ahora el spot para rechazar “frijol con gorgojo” lo tienen capitalinos y el resto de mexicanos, hasta en la sopa, las 24 horas del día.

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here