Inicio Columnas MORENISTAS PRETENDEN NEGOCIOS CON EMPRESA LIGADA A ODEBRECHT

MORENISTAS PRETENDEN NEGOCIOS CON EMPRESA LIGADA A ODEBRECHT

303
0
¿Quién lo asesora? (Foto especial)

*  Ricardo Baptista González, líder de Morena en el Congreso de Hidalgo,busca alentar desarrollo regional con el apoyo de CITAPIA, inhabilitada por la Función Pública por ser una de las subcontratistas de la firma brasileña

Por Antonio Ortigoza Vázquez/@ortigoza2010

De verdad que no es personal ni motivo de animadversión alguna.

Pero reitero en este espacio mi preocupación no únicamente como periodista sino como ciudadano hidalguense respecto al extravío político del líder del Congreso Local, Ricardo Baptista González.

En su muro de Facebook el diputado morenista acaba de plasmar otra de sus acostumbradas pifias al mostrarse orondo y sonriente en las instalaciones de una empresa ubicadas en el parque industrial de Atitalaquia, inhabilitada por la Secretaría de la Función Pública por sus nexos nada menos que con la firma brasileña Odebrecht.

Sí, la del enredo millonario con el ex director de Pemex, Emilio Lozoya y uno de los casos estelares de la corrupción a combatir en la 4T.

Citó textual lo expresado por el legislador local: “Muy temprano me reuní con empresarios en las instalaciones de Construcciones Industriales Tapia S.A de C.V para abordar temas de interés para la región”.

Nos preguntamos si los cargos de asesor en el Senado y en la Cámara de Diputados  que aparecen en la ficha curricular de Baptista González, realmente los ejerció o solo cobró por ellos sin desempeñar tales funciones.

Y lo digo porque un asesor debe estar ante todo bien informado y parece que al líder parlamentario esto no se le da. Vamos, me atrevo a decir que ni siquiera lee periódicos o consulta lo que publican los medios y las redes sociales.

Va un ejemplo: En junio pasado, el portal La Silla Rota detalló de la relación que Construcciones Industriales Tapia (CITAPIA) tuvo con Odebrecht, firma que en 2014 obtuvo un contrato por 2 mil 315 millones de pesos para realizar un proyecto de aguas residuales en la Refinería de Tula y que representó un sobrecosto de 879 millones, de acuerdo a Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Sus directivos se han defendido bajo el argumento de que CITAPIA solo fue subcontratista al recibir por sus servicios la cantidad de 331 millones de pesos, realizando el 70 por ciento de la obra. En su alegado de inocencia pasan por alto que “tanto peca el que mata la vaca, como el que le agarra la pata”, de otra forma la Función Pública no hubiera procedido a su inhabilitación de cualquier contrato público de carácter federal.

CITAPIA  es uno de los tantos eslabones de la cadena corruptiva de Odebrecht en México, y esto no tiene vuelta de hoja.

¿Acaso Baptista ignora esta situación? ¡Imposible que el líder del Congreso de Hidalgo no conozca de las triquiñuelas de Odebrecht¡ Es su deber estar al tanto de lo que su presidente y los órganos de transparencia y combate a la corrupción realizan en éste sentido.

Incongruencia absoluta que el titular del grupo mayoritario de Morena jale por un rumbo contrario al  discurso del gobierno federal y su partido.

Preguntamos a Baptista González: ¿Es prioritario para Atitalaquia y sus alrededores tomar como ejemplo y eje del desarrollo regional a una empresa que emplea sus recursos en hacer negocios con firmas como Odebrecht y patrocinar tongos como el de Julio César Chávez Jr contra Saúl “El Canelo” Álvarez, en Las Vegas, Nevada, en mayo de 2017?

Llama la atención en las fotos subidas a Facebook por Ricardo Baptista, la presencia de dos alcaldes en la visita a CITAPIA: Pedro Porras, edil de Tezontepec de Aldama de extracción perredista al que la inseguridad y violencia han rebasado y donde abundan los linchamientos contra delincuentes ante la incompetencia de sus policías; otro,  el panista Jovani Miguel León, presidente municipal de Tlaxcoapan, que metió en sendo lío a su partido en las elecciones del 2018 por el manejo irregular de 2,5 millones de pesos destinados a publicidad y  cuya comprobación no fue subsanada en tiempo y  forma ante el INE.

Además, debemos entender que hay otras instancias oficiales, tanto locales como federales, para alentar y promover programas de desarrollo en el estado que no precisamente recaen en la competencia del Congreso.

Pretender ser el ajonjolí de todos los moles, demuestra un enfermizo protagonismo y una falta de sentido común porque si lo que el líder camaral pretende es cristalizar negocios con su respectivo moche, no pudo hacer peor elección con una empresa que se encuentra en la lupa de la Función Pública, de la ASF y de la Fiscalía, por el polémico caso Odebrecht.

No deberá extrañar a nadie que el vocero del Grupo Universidad en la Cámara de Diputados Local se haga acreedor a una severa reconvención por parte de las instancias superiores del gobierno federal y de su partido. Se la está ganando a pulso.

De mi parte, hasta aquí dejamos este nuevo episodio de la tragicomedia que tiene en Ricardo Baptista González a su guionista estelar.

CRESPO, FLOR DE UN DÍA

El ex líder del PRI, Ricardo Crespo, se fue de bruces cual caballo desbocado.

Sucede que al senador Julio Menchaca, no le gustó para nada que anduviera despotricando sobre que ya era su operador principal. Casi su asesor de cabecera y Sensei.

Llegó a los oídos del legislador federal que tras su renuncia al PRI, y lejos de manejarse en un discreto bajo perfil, Crespo se dio a la tarea de echar las campanas al vuelo, anunciando su ungimiento como morenista de vanguardia y bendecido por Menchaca.

Nos comentan que ahora Crespo no pasará de ser flor de un día en el escenario de los chapulinazos políticos.