Inicio Exclusivas NUESTRAS PREGUNTAS PERIODÍSTICAS

NUESTRAS PREGUNTAS PERIODÍSTICAS

630
0

 

Elvira Hernández Carballido

A la memoria de Anabel Flores,
periodista mexicana asesinada
este 9 de febrero de 2016.

¿QUÉ alma sin alma, qué corazón sin latidos humanos, qué monstruo político, qué mano asesina, qué pánico cobarde, qué fuerza inhumana, qué orden brutal, qué terror al periodismo, qué sin razón absurda puede provocar la muerte de una periodista como tú?
¿QUIÉN no puede sentirse consternada con esta noticia, quién no se invade de rabia, quien no maldice bajito, quien no levanta la voz, quién deja escribir para llorar con profundo dolor, quién sigue escribiendo para inundar su teclado de agua salada, quién llora y escribe para buscar la palabra precisa que denuncie, quién publicará mañana la nota de protesta, quién grabará la nueva consigna para darnos fuerza, quién limpiará nuestras lágrimas impresas y sonoras, quién no llora cuando ve tu cuerpo abandonado en la orilla de una carretera y se pregunta una y mil veces quién, quién puede cometer un crimen tan atroz?
¿DÓNDE está la justicia que insiste en taparse los ojos para dejarnos más desoladas, dónde está la dignidad humana cuando tu cuerpo fue expuesto sin piedad ni compasión, dónde están los valores eternamente perdidos, dónde quedaron los derechos humanos, dónde está el respeto y la compasión, dónde se esconden los asesinos, dónde lanzamos nuestro coraje y nuestra pena, a dónde nos vamos a protestar, dónde se podrá ser periodista sin ser asesinado en el intento?
¿CUÁNDO se respetará el oficio periodístico, cuándo los poderosos en vez de asesinar nos leen con atención para volverse humanos, cuándo podremos escribir para denunciar sin ser asesinados por nuestra fuerza y coraje, cuándo nuestra voz de denuncia no será callada de manera abrupta, cuándo dejaremos de ser noticia por ir en busca de la noticia, cuándo estaremos protegidos por el simple hecho de denunciar la injusticia, cuándo encontraremos a tus asesinos?
¿CÓMO sigo enseñando a mis alumnos la pasión periodística, cómo los convenzo de ser periodistas comprometidos con su pueblo y no con el gobierno, cómo les quito ese medio que ha provocado cada vez menos estudiantes en la especialidad de periodismo, cómo les digo que esto no va a volver a pasar, cómo los lleno de fuerza si hoy he quedado rendida de tanto llorar, cómo logró consolar a tu familia hoy tan lastimada, cómo cubro tu cuerpo exhibido con tanta crueldad, cómo te protejo si ya te perdí, cómo volver a tomar aire y tu vida me dé otra vez fuerza?
¿POR QUÉ asesinan cada palabra de denuncia, por qué persiguen a quien escribe para transformar, por qué secuestran para silenciarnos, por qué el periodismo se ha vuelto una profesión tan temida por los malos, por qué no hay protección confiable para los/las periodistas valientes, por qué no entienden que pese a todo seguirán surgiendo las/los periodistas de compromiso social, por qué este dolor se convierte en fuerza, por qué lloro pero me pongo otra vez a escribir, por qué pronuncio tu nombre, querida Anabel, con el tono más desgarrador de toda fuerza periodística, por qué tomamos en tu nombre el texto, el micrófono, la cámara y salimos otra vez a denunciar? Sí a denunciar, porque el periodismo siempre será la denuncia constante y estas preguntas periodísticas tu muerte tan injusta les tiene que dar vida para seguir creyendo que el periodismo es nuestra fuerza.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here