Inicio Columnas Para bancarizar no tienen que construirse edificios

Para bancarizar no tienen que construirse edificios

330
0

En su conferencia mañanera de ayer, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, dijo que se destinarán 10 mil millones de pesos del presupuesto –oficialmente, tomados de los “ahorros de fin de año” del gobierno– para construir 2 mil 700 sucursales del Banco del Bienestar, con lo que se subsanará la falta de sucursales en mil 500 de los 2 mil 500 municipios.

El objetivo primario, indicó, es que el Banco del Bienestar “se ocupe de la dispersión de los fondos de los Programas del Bienestar, porque es lo que más necesitamos”, pues “no hay bancos y se tiene que desplazar la gente a largas distancias para poder cobrar sus pensiones o sus apoyos”.

Ya después, agregó, “se pueden dar otros servicios: el de las remesas (…) y, luego, los servicios de otorgamiento de créditos a tasas bajas, la captación de ahorros, ya lo que tiene que ver con las funciones bancarias”. Al margen de discutir si esto último no se convertiría eventualmente en una competencia desleal hacia la banca establecida, llama la atención la idea de que para avanzar en la bancarización resulte necesario construir edificios y ampliar la burocracia.

Este gobierno tiene la propensión de echar mano de ideas de más de medio siglo de antigüedad, y centradas en el Estado, para resolver los problemas del mundo moderno.

¿Por qué, en lugar de pensar en construir edificios para alojar sucursales del Banco del Bienestar, no se voltea al exitoso modelo de M-Pesa en Kenia, que ha revolucionado el paisaje de la inclusión financiera mediante los pagos móviles?

Hace ya casi 15 años, las empresas de telefonía celular Safaricom y Vodafone lanzaron M-Pesa –M, de móvil, y Pesa, que significa dinero en suajili– para ofrecer el servicio de pagos móviles a sus suscriptores de prepago no bancarizados.

Actualmente, 93% de los kenianos tiene acceso a un servicio que, entre julio de 2016 y julio de 2017, movió el equivalente a 30 mil millones de dólares, esto es, casi 49% del PIB del país africano.

Muy a la manera de servicios de pago móvil que han comenzado a entrar en el mercado mexicano, éste utiliza el teléfono celular como cartera. Convierte la tarjeta SIM y la línea telefónica en una cuenta bancaria para utilizar moneda virtual y permite cubrir toda clase de gastos, así como enviar dinero a otras personas. Si un usuario necesita cambiar dinero virtual por efectivo o viceversa, puede hacerlo con alguno de los 120 mil agentes de M-Pesa.

De acuerdo con la revista de N26 –el primer banco móvil europeo con sede en Berlín–, M-Pesa “comenzó como una manera de gestionar microcréditos, creada por la filial de Vodafone, Safaricom. El departamento de Desarrollo Internacional de Reino Unido tenía dificultades para conseguir fondos para las áreas rurales en Kenia. Mandar efectivo no hubiera sido práctico, ya que gran parte de la población vive a varios kilómetros de un banco. Esto suponía un costo, que se hubiera traducido en intereses más elevados.

“¿La solución? Enviar efectivo a los usuarios mediante sus líneas telefónicas. En 2007, alrededor del 54% de la población tenía un teléfono propio o acceso a uno. El móvil se convierte en un medio válido para pagos y reembolsos”.

Como se ve, no es necesario construir sucursales para bancarizar. Ni tampoco se requiere convertir a los soldados en albañiles. Y es que López Obrador dijo ayer que los ingenieros militares se habían comprometido a hacer las 2 mil 700 sucursales en dos años.

“Se han portado muy bien y no se echan para atrás en nada”, explicó. “Siempre me dicen ‘sí se puede’, ‘sí lo hacemos’”.

A lo mejor ése es el problema: algunos colaboradores del Presidente deberían comenzar a decirle que no y que hay mejores maneras de hacer las cosas.

https://www.excelsior.com.mx/opinion/pascal-beltran-del-rio/para-bancarizar-no-tienen-que-construirse-edificios/1356683

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here