Inicio Columnas PASA SILVANO AUREOLES PRUEBA DE CONFIANZA: DE BUENAS CON AMLO

PASA SILVANO AUREOLES PRUEBA DE CONFIANZA: DE BUENAS CON AMLO

142
0
El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, de buenas con López Obrador (Foto especial)

*Pero tampoco, impunidad para responsables del quebranto financiero

*Los Bugarini; una adquisición para presumir de Yeyo, habría sido el padre, no la hija

Por Martha Elba Torres Martínez

Cierto. Se lo querían fregar. Agarrarlo en la movida para echarle encima toda la fuerza del Estado, meter a la cárcel al único gobernador que le queda al PRD y acabar de una vez con este partido para quedarse con la poca membresía que solo en Michoacán sigue a pie del cañón. Pero las intrigas palaciegas y la narrativa perversa de la CNTE a la que nunca le firmó minutas, terminaron por hacerle un inmenso favor a Michoacán.

¿A qué estado, en siete meses, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) se ha metido hasta los sótanos para auditarle el servicio educativo, que es el que se lleva la gran parte del presupuesto anual?

¿Por qué el naciente Instituto Nacional de Salud para el Bienestar llevará a otros estados el ejemplo michoacano de saneamiento de este sector?

¿Por qué Turismo federal se admira de los logros alcanzados en la segunda actividad económica del estado, al haber logrado 9 millones de visitantes en un año, tras las debacles de 2008 –los granadazos- y 2010-2013 de dominio templario?

Por eso, es que hoy, las relaciones de Silvano Aureoles con el presidente López Obrador abren las expectativas de que por fin, Michoacán vea la suya. Al cierre de esta entrega, se había concretado ayer la reunión del gobernador con el titular de la SEP, Esteban Moctezuma, pues el Presidente dio su palabra que ya iniciaría con el proceso de la federación de la nómina magisterial.

En redes sociales, el mandatario estatal solo adelantó que había sido muy productivo el encuentro sobre este tema, que bajara presión a las finanzas del estado, en tanto ya esta confirmado por el propio mandatario de la nación, que se basificarán los 2 mil 500 empleados que trabajaban en el extinto Seguro Popular y la atención de las más de 400 clínicas rurales y hospitales regionales correrá a cargo de la Federación.

Por eso, quién lo diría: los malandros de la grilla terminaron haciéndonos un gran favor.

¿Cómo le hiciste para convencer al Presidente de que no estabas robándote la lana?, le pregunté a Aureoles en la rueda de prensa que otorgó el lunes siguiente a la visita de López Obrador.

-Pues ya hasta me dio un abrazo.

Pero ¿qué va a pasar con los responsables de la debacle financiera?

-Se lo dije en Buenavista: yo no ando buscando culpables ni estar repitiendo que yo no hago, porque los otros no hicieron. Eso a mí no me gusta. Uno tiene que ponerse a resolver las cosas. Pero como dijera la chismosa de Huetamo, en Buenavista ya no me aguanté y le dije: ´a ver, el problema no lo empecé yo, y lo he estado enfrentando y resolviendo. Y es que otra vez, ahí llegó un grupo (de la CNTE) moliendo con el ya páganos Silvano, y se les olvida rápido que yo no provoque todo esto´.

“Y le dije (al Presidente): mira, en salud me dejaron una deuda 6 mil millones de pesos. Un ejemplo: en medicamentos e insumos se gastaban 2 mil 500 millones de pesos al año, pero no había nada en los centros de salud; las cajas llegaban vacías, los frascos con agua o simplemente no llegaba nada, por lo que la cobertura de abasto era apenas de 25 por ciento. Ahora, con 800 mdp que es la necesidad real, estamos arriba de 80 por ciento en las farmacias.

¿Pero el Presidente no va a hacer nada contra los que provocaron el quebranto financiero?

-Yo le dije: yo no quiero que haya impunidad, porque ese déficit, aparte de las desviaciones y que se usó el dinero en otras cosas, esos pasivos vienen de dos administraciones (no quiso dar los nombres pero se entendían: el coordinador de asesores Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy, ahora secretario de Organización del CEN de Morena).

“En el periodo 2002-2008, se contrajo deuda por 9 mil mdp, porque el anterior gobierno (del priísta Víctor Manuel Tinoco Rubí) había dejado una deuda menor, unos 150 mdp. El que le siguió (2008-2012, por la misma circunstancia del tema educativo, contrató deuda por 7 mil mdp. Yo no he contraído un peso de deuda y sin embargo hemos pagado 8 mil millones de pasivos en general, y hemos ido acomodando las finanzas. Entonces, quienes le hicieron creer al Presidente de que acá era un desorden o despilfarro de recursos, pues se equivocan, porque las cifras ahí están. Le dije (a López Obrador): yo no se qué tanto valga eso, pero estamos en semáforo verde por Hacienda, porque hemos cuidado el manejo de las finanzas. Ya no le dije de las calificadoras que nos traen en positivo porque al cabo esas no las trae en muy buen concepto digamos.

“Pero todo esto lo hemos hecho con mucha transparencia y con una disciplina muy rígida. Entonces, la verdad es que los adversarios electorales han intentado crear una imagen deteriorada y mala de la administración estatal, pero yo creo que paulatinamente el Presidente se ha dado cuenta de cómo está la realidad. Porque yo estoy seguro que nadie hubiera querido endeudar al estado, así como él ha referido que no endeudará al país. Pero, bueno, no pudieron de otra manera, porque les crecieron exponencialmente las necesidades de recursos sin tener de donde echar mano. Y es que el hecho de que no hayan funcionado los programas con (Vicente) Fox, que Michoacán no se haya adherido a la Alianza por la Calidad Educativa… todos esos factores obligaron a los gobiernos estatales a que fueran a la deuda para poder cerrar sus administraciones.

Ya mejoró la relación con el Presidente.

-Ha mejorado mucho. Ha mejorado mucho la animosidad.

La verdad, no tengo mucha fe que López Obrador vaya a dar un ejemplo de castigo a la corrupción en los estados, porque le funciona más mediáticamente los casos Lozoya, Juan Collado y últimamente Javidú, para darle calambres a Peña Nieto. Pero éste, hasta se burla y pitorrea difundiendo su amorío con la bella modelo. Más feliz y tirado de la pena no puede estar. Y lo peor, para el Presidente actual, es que no tiene nada concreto y contundente contra el ex de la Gaviota.

Vamos, ni con el caso Ayotzinapa. No tienen ni idea en Segob de cómo decirles a las familias que, efectivamente, sus hijos ya no están, que no hay ni restos qué sepultar. Y lo peor, que el casi centenar de encarcelados por su participación en los hechos, en una de esas salen libres, porque se les violaron sus derechos humanos.

Ayer jueves, lanzó otra bola de humo, ahora contra Felipe Calderón y su “México libre”, por los 207 millones de dólares que en 2007 le decomisó al más famoso chino: el “copelas, o cuello”.

Ojalá los encuentre, porque hasta donde nos quedamos, supuestamente se destinaron a la compra de computadoras para los estudiantes del país. En lo que se equivoca otra vez López Obrador respecto a la prensa “complaciente” con los anteriores gobiernos, es la opacidad respecto a los dólares fue muy cuestionada en los medios y ahí están los registros.

El problema con el Presidente es que es de memoria corta. Porque en todo caso tampoco hay claridad en los criterios aplicados en el reparto de lo decomisado al crimen organizado. Simplemente llega como Santo Clos a entregar dinero a comunidades indígenas y no se explica porque a unas sí y a otras no y mucho menos en qué serán utilizados…

                                                                              ***

Muy mal cayó entre la militancia morenista, la presentación ante medios por parte del dirigente estatal de ese partido, Sergio Pimentel, de Gulianna Bugarini, ex titular de la desaparecida Secretaría de los Jóvenes y que luego fue degradada a Instituto, por sus nulos resultados.

Yeyo la presentó en plan espectacular. Como si fuera la gran adquisición, como si representara realmente a las y los jóvenes michoacanos. Lo que no investigó es porqué salió del equipo de Silvano Aureoles.

¿Quién es Gulianna? Solo la hija de Jesús Bugarini, fundador del Frente Democrático Nacional y luego del PRD. Hace 30 años traía a su hija en las campañas en la lucha y siempre la acercó a las oportunidades en el partido y en los gobiernos perredistas. Chucho fue el eterno jefe de prensa del hoy senador Cristóbal Arias Solís, hasta que éste decidió abandonar las filas del sol azteca.

Esto habla de Bugarini y su congruencia inquebrantable. Entonces, una verdadera adquisición para presumir de Yeyo, habría sido el padre y no la hija que nunca supo aprovechar las oportunidades para crecer en política.

¿Qué le aportará la hija de Chucho Burarini a Morena? Nada, más que el rechazo asqueroso –si, en estos términos- de militantes y liderazgos que ven cómo Pimentel Mendoza está manejando el partido como negocio político propio. ¿Quién la arrimó? Juan Pablo Celis, la ex pareja, quien seguramente se ocupará de abrirle camino con los guindas.

Y no son cuentos míos, lo del rechazo. Una repasada por las cuentas de los connotables morenistas dan sustento a mi dicho. El profesor Juan Pérez Medina, por cierto, integrante de la Comisión de Buen Gobierno, la senadora Blanca Piña, la diputada federal, Ana Lilia Guillén, entre otros consejeros.

Pero un dato de María Gloria Ayala López, en la cuenta de Juan Pérez: “Ya salió el peine, es gente de Leonel Godoy”.

Pues no se equivoca. Ya en la secretaría nacional de Organización, el ex gobernador perredista esta trabajando lo poco que queda del leonelismo en el PRD, aunque en los hechos no representen a estas alturas, mayor cosa. Eso sí, va a estar bien divertido cuando comience a colocar a su gente en las posiciones estratégicas de Morena en Michoacán, en noviembre próximo, y perfile a su gente para las candidaturas para el 2021. Y si a eso le sumamos, el interés de Lázaro Cárdenas Batel, el coordinador de asesores del Presidente, ¡ay! amigas y amigos “orgánicos”, compren de una vez un frasquito de árnica para sobarse el dolor que les dejará que nuevamente no los tomen en cuenta. (a)