Inicio Columnas Perdona al PT, pero se ensaña con los infantes

Perdona al PT, pero se ensaña con los infantes

122
0
Compartir

Ambigú 

 

*Rompió Amlo su palabra con el punto 3 de los 100 compromisos

*Se va a seguir encabronando con la Corte; llueven controversias

 

Por Martha Elba Torres Martínez/ Columna invitada

El pasado primero de diciembre que asumió el poder presidencial, Andrés Manuel López Obrador en el acto masivo en el Zócalo capitalino, enumeró los 100 compromisos de su gobierno con las y los mexicanos. Primero, dio su respaldo a los pueblos indígenas, en segundo lugar, respeto a la libertad de creencia y tercero: prometió que se mantendrían las instancias infantiles de lo fue la Sedesol y se regularizarían los Cendis, lo que fue el gran negocio de su aliado electoral, Alberto Anaya y el Partido del Trabajo.

“En el caso de los Cendis, ya está. Es exactamente lo mismo. Nada más ya no hay dinero para la organización –no quiso mencionar al PT- que tenía los Cendis. Esa organización estaba muy cercana, sigue estando muy cercana a nosotros. Bueno, aun siendo tan cercana, ya no se van a entregar los fondos a la organización”, dijo en la mañanera del viernes 8.

El caso que a dos meses y medio de iniciado su mandato, ya comenzó a romper formalmente, su palabra.

Desde enero, el Presidente de la República suspendió el subsidio al programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras que operaba la Sedesol y que atendía unos 340 mil pequeñitos.

El fondeo federal –vía Sedesol, ahora Secretaría del Bienestar- representaba hasta 80 por ciento del total de pago por la estancia del o la mentor, de madres trabajadoras de escasos recursos y sin seguridad social.

Pero al Presidente se le ocurrió echar reversa, y entregar míseros 800 pesos mensuales a la abuela –en el caso que la haya- para que la anciana que apenas puede con sus huesos, se encargue de cuidar al chamaco/a. Pero si no es la ancestra, que sea la hermana/o, la tía/o. O que tal el padrastro drogadicto, abusador y violador. Si nada de eso funciona, pues que pague la cuota completa, a ver si le alcanza. O que busque algún lugar en los 40 mil espacios que ya ofreció el director del IMSS, Germán Martínez, en las guarderías del Seguro. A ver si alcanzan

Pero en todo caso, que las madres y las familias “asuman su responsabilidad”, dijo López Obrador en la mañana de anteayer. Completo la frase: ¿para qué tienen hijos? Ese es el mensaje.

El futuro de estos cientos de miles de menores es incierto y sombrío, por varias razones. Comprobado está que el hogar es el primer espacio de agresión física, sexual y emocional de los niños, y dos, las estancias son más que guarderías. Ahí el pequeño aprende jugando, socializa y recibe la alimentación correcta a su edad.

Pero insisto, López Obrador rompe su primer promesa, lo más gacho, gachísimo, es que lo haga con las estancias infantiles para madres trabajadoras porque es la manera más ruin de evadir su responsabilidad moral y política frente a las raterías de su aliado electoral, ensañándose con las y los infantes.

Me atrevo a asegurar que no hubo medio de comunicación que no denunciara el gran negocio de Alberto Anaya y el PT, con los Cendis. Y que López Obrador no se haga el desentendido. Lo sabía. Pero no le convenía aceptarlo, por el supuesto beneficio político/electoral que le representaba el Partido del Trabajo.

En octubre de 2017, fue escándalo nacional la detención por parte de la entonces PGR, del dirigente petista en Aguascalientes, Héctor Quiroz García. Se le acusó de lavado de dinero por más de 67 millones de pesos, que le había entregado para invertir, Alberto Anaya y su esposa María Guadalupe Rodríguez, quienes a su vez habían recibido 100 mdp para los Cendis, del gobierno de Nuevo León

Por 20 años, esta pareja ha administrado unas dos decenas de Centros en el país, por los que recibía cientos de millones de pesos anuales de recursos federales y estatales. En Michoacán, el actual diputado federal Reginaldo Sandoval y su esposa María Auxilio Flores hacían el negocio redondo y no hubo medio que no lo difundiera.

Quiroz García fue vinculado a proceso ese mismo mes, mediante el pago de una fianza por 600 mil pesos y siguió su proceso en libertad, mientras que Anaya y su esposa Guadalupe acusaron “persecución política” del PRI, por apoyar a López Obrador y Morena en las elecciones de 2018.

¿Qué hizo el Peje? Con tal de que estas ratas no se bajaran del barco de la esperanza –lo de las ratas y el barco es una metáfora de Sergio Pimentel, líder estatal de Morena, que en algún momento planteó- el 5 de abril de 2018, en Gómez Palacio, Durango, López Obrador ofreció al PT detener las investigaciones y procesos que existen en contra de sus dirigentes.

“Aquí aprovecho para decirle a Beto Anaya, que tan luego triunfe nuestro movimiento, se va a regularizar toda la situación de los Cendis y ya no va a haber persecución para dirigentes del PT”. Queda claro que les cumplió y ordenó carpetazo a la averiguación, pero se ensañó con todos los niños de los Cendis y hasta de las estancias infantiles…

***

Mientras otra cosa no suceda, México se rige por marcos jurídicos para preservar el orden –o desorden, como quieran- social.

Y aunque López Obrador piense que su palabra es ley y por tanto se ejecuta de inmediato, nones. Hay procedimientos constitucionales que su aplanadora en las Cámaras debe seguir y así diga que los conservadores y retardatarios de las mafias fifís, así es. Y los morenos, por hacer las cosas al chingadazo, les salen mal.

Nada menos la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) acaba de declarar infundada la impugnación presentada por el Ejecutivo Federal, en contra de la suspensión de la Ley Federal de Remuneraciones y sus reformas, por lo que oficialmente sigue habiendo altos sueldos en la Administración Pública Federal, a la par de los miles de amparos por parte de ex funcionarios.

Ahora sí que el único que cobra 108 mil pesos es el Presidente.

López Obrador, como es, ya anunció que va a desacatar la decisión de la Corte y que se bajan los salarios, a chaleco.

Pero se va a seguir encabronando con las resoluciones de la SCJN, porque por lo que me han comentado quienes saben de estos menesteres, están fundamentadas las controversias constitucionales promovidas por el gobernador Silvano Aureoles, por la figura de los “superdelegados” –que en lo personal no tiene nada contra Roberto Pantoja-, y por retirarse de los convenios leoninos de la descentralización educativa.

En ningún lado de la Constitución dice que los convenios que se firman entre los Gobiernos Federal, estatales y municipales, son pactos de sangre e irrenunciables.

Al primero, ya le dio entrada la Corte el pasado lunes 11 y estiman que a fin de mes, se conocerá la suerte que corre la controversia en materia educativa. Lo bueno, que esta semana comenzó a trabajar la mesa tripartita para comenzar a destrabar el asunto.

Y sí. Dos meses y medio de gobierno, y se acumulan promociones contra acciones del Ejecutivo Federal. Esta semana tres: la acción de inconstitucionalidad iniciada por el gobernador de Chihuahua, Javier Corral y alcaldes, por el Fondo Minero.

Con eso de que tenemos un Presidente bien dadivoso que le fascina entregar dinero “a los pobres” –aunque no sea de él, sino de todos los contribuyentes-, también quiere disponer del Fondo para repartir por tandas, 6 mil pesos a los habitantes de los municipios mineros del país. A ver. ¿Si va a repartir la lana individualmente, con qué los alcaldes y el estado podrán hacer obra pública?

Con López Obrador no visualizo una administración hacia el progreso, que es lo que todos y todas deseamos, sino esa vieja conseja de los tiempos del viejo PRI: que te mantenga el gobierno.

Ayer, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentó una demanda de controversia constitucional ante la Corte, precisamente por la reducción de su presupuesto de 2019 y a la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos.

También el alcalde de Hidalgo del Parral, Chihuahua, Alfredo Lozoya, acudió a la SCJN acompañado de madres trabajadoras de su municipio, para promover la primera controversia constitucional por el recorte presupuestal a las estancias infantiles del país. Ya se preparan por docenas en otros estados.

Yo creo que el Preciso, en lugar de cafecito, debe echarse un té de tila para ya no encabronarse tanto…