Inicio Columnas Presidente misógino

Presidente misógino

125
0
Compartir
Foto: LAURA LOVERA- el sol de mexico

AMBIGÚ

 

* En riesgo la mayor conquista de las mujeres: la organización

*Justicia laboral, no es prioridad de este gobierno

 

Por Martha Elba Torres Martínez

Revolcándose en su sangre el movimiento feminista en México, porque como nunca, en muchos años, en su larga lucha por la igualdad y los derechos de las mujeres, había llegado a un 8 de marzo con tan grandes desilusiones y retrocesos.

Tres meses han bastado para echar abajo grandes conquistas. La principal: la propia organización de las mujeres, por las mujeres. El propósito siniestro es claro: desmantelar sus organizaciones, pulverizando sus objetivos a partir de la dádiva individualizada a través de los programas asistencialistas.

Y qué ironía de la vida. Antes eran muchos hombres, en las cámaras, desde los cargos públicos y los púlpitos, los que decidían sobre la vida de las mujeres. Hoy es uno solo: el Presidente de la República. ¡Háganme el favor!

Sepa la fregada cómo es su relación de pareja con Beatriz –para el caso me importa un carajo-, pero literalmente borrada de la vida pública, queda claro que el que manda, es el marido. Eso ya nos dice mucho de su perfil machista.

El 4 de julio en Minatitlán, Veracruz, apenas ganando López Obrador, Gutiérrez Müller pintó su raya sobre el quehacer político y despreció el término de “primera dama” del país.

«Tenemos que comenzar a pensar y actuar diferente. Por ello, hoy he venido a proponerles que pongamos fin a la idea de la primera dama. ¿Por qué? En México que no haya mujeres de primera ni de segunda; tampoco queremos que haya hombres de primera ni de segunda».

Desde entonces, calladita, más bonita.

Hasta el 22 de febrero pasado, que un montón de madres y trabajadoras de estancias infantiles se plantaron en la plancha del Zócalo capitalino para rogar que siga el programa federal que atiende a las y los pequeños.

De acuerdo a la crónica de El Universal que testificó la escena entre las mujeres y Beatriz Gutiérrez Müller, ésta solo se limitó a responder: “yo le comento (al marido) con mucho gusto. La lucha se tiene que hacer para que todo se aclare”, y se retiró.

Pues no hizo mucho. El siguiente porrazo a las mujeres, fue la eliminación de recursos para los comedores comunitarios, los niños con cáncer, y para los refugios de mujeres y sus hijos, víctimas de la violencia extrema y amenazadas de muerte por las parejas.

Anteayer, y en un intento de bajarle intensidad a las protestas de las mujeres organizadas anunciadas para este 8 de marzo, López Obrador dio a conocer el Plan de Acciones Emergentes para garantizar la seguridad y vida de las mujeres y niñas, junto con las titulares de Segob, Olga Sánchez y de Inmujeres, la recién designada Nadine Gasman.

¿Saben qué? Puro choro mareador, sin metas específicas ni plazos establecidos. Y comparto la liga para que me refuten.

https://www.gob.mx/presidencia/prensa/conferencia-de-prensa-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-6-de-marzo-de-2019-193535

Sobre los refugios, Gasman titubeó: “Los refugios siguen funcionando, hay un compromiso del gobierno de mantener los servicios, pero con la rectoría del Estado. Entonces, creo que hay que quitar también eso de que, ¿verdad, señor presidente?, que se van a ir, o sea, que no hay refugios. No. Está(n). Sólo que la rectoría, la supervisión, se va a fortalecer”.

¿Qué dijo? ¡Nada! Porque en lo que asume el Estado el control de los refugios, ¿quién paga la comida, la luz, el agua, los salarios, los pañales de los niños y las clases?

Y sostengo que es un misógeno López Obrador, porque ¿quiénes lucharon por las estancias infantiles, los comedores comunitarios, el apoyo a los niños con cáncer y los refugios? Las mujeres organizadas. ¿Quiénes en su mayoría los operan? Mujeres. ¿A quiénes benefician? A mujeres y menores de edad.

Veo un desprecio, una desconfianza injustificable del Presidente, hacia las mujeres. Si en algunos casos hay irregularidades y hasta corrupción, que se corrija y sancione, pero su propósito –reitero- es aniquilar el movimiento feminista y retroceder en el tiempo: las mujeres en su casa.

Lo más patético y despreciable, es la sumisión al designio machista y misógino de López Obrador, de tantas –hoy ´morenas´- que se autoproclamaban feministas y progresistas y que ahora están contra la interrupción legal del embarazo. ¿De qué sirve el Consejo Consultivo de Inmujeres, las representaciones en las cámaras? Cierto. Calladitas se ven bien bonitas…

***

Y otra. A no ser que se sea un periodista famoso, como Carlos Loret, Ricardo Alemán, Talina Fernández o las y los compañeros de La Jornada, difícilmente se puede cuantificar el impacto en el mercado laboral que han traído, por un lado la era digital y ahora la 4T y su política en materia comunicativa.

Cosa de nuestra profesión: andamos de defensores de las causas perdidas y nos cuesta trabajo defendernos a nosotros mismos.

Esto viene a cuento, por el hecho inédito de las y los compañeros reporteros del diario Provincia, que dejó de imprimir para quedarse únicamente en su versión digital. Son unos 200 trabajadores y trabajadoras, entre reporteros, editores, diseñadores, impresores y repartidores, que se quedaron sin trabajo de un día a otro. Y no hablamos de salario, porque desde meses atrás, no recibían la quincena.

Me lastimó escuchar en voz de un gran amigo, Raúl López Téllez, quien fue precisamente jefe de redacción del Semanario Los Periodistas en su primera época -y que nunca dejó de recibir con nosotros su religioso pago semanal-, sus penurias.

Pero lo que más duele, es que la justicia laboral sigue sin llegar para ellos y para nadie. Las demandas por despido injustificado ni liquidación conforme a la ley, y que se cuentan por millones, terminan por asesinar el espíritu de cualquier trabajador.

Ahí está, el gran fotógrafo Gustavo Vega, quien hace cuatro años demandó por despido injustificado y aunque ganó el juicio, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje no ha mandatado la orden de embargo a la empresa para que se le paguen los 230 mil pesos que fijó el juez.  Por eso cuesta tanto recurrir a la vía legal y optan por sacrificar lo que por ley les corresponde, para llegar a un mal arreglo.

Y cosa curiosa. López Obrador le quiere arreglar la vida a todo mundo, pero sobre justicia laboral, nada.

Tal vez porque la reforma al 123 constitucional para una justicia laboral más expedita, se dio en el gobierno de Peña Nieto y todo lo que tiene qué ver con la anterior mafia del poder, lo vomita.

Pero la reforma que extingue las cuevas de ladrones que son las juntas, y pasarían a las competencias de los poderes judiciales, como un ente conciliador prejudicial obligatorio para soluciones rápidas –de meses y no años, como actualmente sucede- en los conflictos laborales.

La reforma quedó a medias y sin leyes secundarias y ni presupuesto para crear estos entes conciliadores, ya a nadie le importa, ni al Ejecutivo ni a la Legisladora. A Morena le interesa más acabar con el sindicalismo que tanta fuerza dio en su momento, a los gobiernos priístas.

Mi solidaridad con la causa de las y los compañeros de Provincia en esta dura empresa por sus derechos. Pero su desesperación es tal, que le pidieron al gobernador Silvano Aureoles que pague lo que debe al medio –que ya abandonó hasta el edificio que ocupaba-, para que éste los liquide.

A buen árbol se arriman. Pues que comience con las y los empleados que ya despidió, con el nuevo recorte de dependencias y ahora se suman los 400 trabajadores de la ya extinguida Junta Local de Caminos.

A pesar que Aureoles Conejo anunció que serían liquidados todos los corridos conforme a la ley, no los quieren liquidar y mejor les recomiendan que demanden laboralmente. Es decir, llevársela larga por años para no pagar. Qué triste.

Pero ¿qué pasa con los periodistas y comunicadores que se quedan sin chamba, por despido en medios privados o de oficinas públicas como son los enlaces de prensa? Constreñido el mercado laboral en Michoacán, optan por abrir sus portalitos. Publicidad comercial y oficial no hay. Entonces, muy pocos, están recurriendo recurren a lo que se conoce como ‘crowfounding´, es decir, capturar ingresos vía suscripción o financiamiento particular vía donaciones, lo que implica riesgos de compromisos poco claros.

Total, estamos jodidos…

***

Pero de veras que este México es mágico.

Vamos al tianguis o hacer ´el súper´ como decimos, y todo ha subido de precio monstruosamente. Nadie me puede refutar que todo está más caro: leche, huevo, carne; de pescado ni hablamos.

Y nos sale el Inegi con que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) cayó a su nivel más bajo desde diciembre de 2016, cuando se reportó una inflación de 3.36 por ciento; además, se ubicó dentro de la tasa objetivo del Banco de México (establecida en 3 por ciento con tolerancia de 1 por ciento) por primera vez desde enero de 2017. O sea, el alza a la gasolina ya no impacta en el precio de los productos.

Y otra, a pesar que desde diciembre en prácticamente todas las entidades, empleados federales y estatales vienen denunciado despidos, también el Inegi nos sale con que la Tasa de Desempleo bajó y se ubica en el 3.3 por ciento del PEA.

¿Verdad que si es magia?