Inicio Opinión PRI: REFLEXION PROFUNDA DE CASOS COMO LA CASA BLANCA

PRI: REFLEXION PROFUNDA DE CASOS COMO LA CASA BLANCA

103
0
Compartir
Ilustración: Observer.com

*  En ocho días ya se escribieron más esquelas de la defunción del PRI que en toda su historia

 

(Segunda parte)

 

Por Juan Oviedo Bernal

Especial para Expediente Ultra

En ocho días ya se escribieron mas esquelas de la defunción del PRI que en toda su historia. En su primera derrota del año 2000 por la Presidencia de la República, los priístas supieron y encontraron en las Cámaras de Diputados y Senadores, su contrapeso real. Fueron  las Gubernaturas quienes aportaron el aceite (dinero) para engrasar la maquinaria y hacerla funcionar.

En 12 años lograron remontar el resultado, del tercer lugar que Roberto Madrazo alcanzó aquella fatídica noche. Dos sexenios bastaron al priismo  para regresar a la Presidencia de la República nuevamente. Enrique Peña Nieto logro esa hazaña singular. Con el llegaron una nueva clase política joven, el priismo joven, que tanto “orgullo” despertó. Esa misma clase política que hoy debe entregar el poder. Una elite de jóvenes formados, en su mayoría, en el extranjero. Una elite tecnocrática que apostó todo a la resistencia y aguante de los mexicanos. Y al final perdieron.

Cinco años bastaron para perder 14 millones de votos. Pocos, muy pocos, advirtieron que los escándalos de corrupción, que empezó, con la Casa Blanca, dañaron  seriamente la imagen presidencial. El liderazgo que se había construido, incipientemente, después del Pacto por México y la aprobación de las ya famosas y cuestionadas reformas, se derrumbo. El daño ya estaba hecho. Y con un control de daños en los medios de comunicación muy deficiente, sepultaron un liderazgo prometedor.

Muy pocos advirtieron al inquilino de los Pinos que el daño ya estaba hecho y  que  poco se abonaba para contener la andanada de críticas. Coparon al Presidente en una burbuja en lugar de acercarlo al pueblo para retomar el liderazgo.

Y el asunto de Ayotzinapa  martillo los clavos en la mortaja de ese liderazgo de pinceladas.

Pero en política no hay vacíos y los que se abren, se cubren. Esto lo percibió y olfateo un tigre de la política mexicana, AMLO. Con un gobierno acotado, con una operación política limitada, embriagados con las reformas, con una situación económica paupérrima, con bajo crecimiento, con una guerra perdida contra el narco, etc. etc. etc. Nadie hizo caso de las alianzas que se gestaban, pocos advirtieron que AMLO, clavo la daga en la herida, y lo que empezó como una ligera cortada, se convirtió en una herida con hemorragia profusa hasta terminar como una herida mortal.

Este país por cinco años no tuvo liderazgo. Este país no ha tenido desde Adolfo López Mateos, un Presidente carismático. Por décadas este pueblo no está identificado con uno de los suyos. Y  AMLO se dio a la tarea de recorrer el país y llevar a cada rincón esperanza. Lo que nada cuesta pero si cosecha  votos. Así logro construir un movimiento de masas, capaz de conquistar la Presidencia. De un político critico paso a convertirse en un político practico. La pepena política en su máximo esplendor…..

Sin embargo hoy muchos candidatos que se dicen  morenos, pero que hace un par de  meses se rasgaban las vestiduras por otra agrupación política,  vociferan que gracias a su trabajo el PRI fue derrotado. Nada más falso. Este resultado es un gran merito de AMLO  y los pocos  seguidores  que siempre creyeron en su liderazgo. El movimiento de morena es una suma de corrientes y expresiones que busca orientar sus causas en aras de su propia sobrevivencia.  Un movimiento poco cohesionado que en el reparto  de prebendas surgirán las primeras inconformidades.

Y es allí donde el PRI aparece como una nodriza de ese movimiento.  Muchos priístas agraviados por los Nuños, los Videgaray, los Ochoa, los Meade, se aliaron  con Morena.  Se agazaparon para cobrar afrentas, castigaron en el anonimato como verdugos a quienes los agraviaron.

Pero hoy muchas voces que se parecen más a cobro de cuentas y facturas, hablan ya de un entierro el 1ro de julio del PRI de antaño. No se equivoquen señores críticos,  7 millones o 10 millones de militantes o simpatizantes, no son pocos. Diez Gubernaturas solidas hablan de agruparse y defender su identidad….. 20 o 30 Legisladores aguerridos medirán fuerzas… Si para algunos esta representación son despojos, entonces hacen bien en desconocer la capacidad priísta para levantarse….

En política no hay casualidades…….la foto de Rene Juárez y los Gobernadores  habla ya de una distancia que se percibe  como  deslinde con el principal destinatario de la derrota…..el inquilino de los Pinos.

Este  resultado electoral es un parteaguas. Pero tiene  como base fundamental el liderazgo  de un  hombre.

Y allí radica su talón de Aquiles……

 

Juan Oviedo Bernal.