Inicio EdoMex PROTEGIDOS DEL GRUPO ATLACOMULCO DESPOJAN A EJIDATARIOS DEL EDOMÉX

PROTEGIDOS DEL GRUPO ATLACOMULCO DESPOJAN A EJIDATARIOS DEL EDOMÉX

8308
0
Compartir
Dora Elena con Manzur, su padrino político

 

*  Propietarios del núcleo agrario “Las Salinas” denuncian despojo del Rancho El Cristo; advierten que detrás de este robo de tierras se encuentran Emma Salinas López, ex presidenta municipal de San Felipe del Progreso y su marido José Guadalupe Real Pedraza; ambos padres, de la actual precandidata del PRI, Dora Elena Real Salinas, a la misma alcaldía  y cercana a José Manzur Quiroga, ex Secretario de Gobierno con Eruviel Ávila             

 

Investigación Especial para Expediente Ultra

San Felipe del Progreso, Estado de México.- Ubicado en el Kilómetro 4, en el camino conocido como Desviación a los Pirules, en el municipio de San Felipe del Progreso, en el Estado de México, se encuentra el Rancho El Cristo o Embajomy de 96 hectáreas de tierra; aún cultivables.

Fue en el año de 1960, cuando un grupo de ejidatarios asentados al norte del Distrito Federal, hoy Ciudad de México, adquirieron éste bien, localizado en tierra Mazahua. “En 1945, el gobierno federal tomó la decisión de expropiar nuestra tierra para construir la zona Industrial Vallejo, en la delegación Azcapotzalco.

Con los recursos provenientes de esa expropiación, ya que la ley no permitía dividirnos el dinero, adquirimos como núcleo agrario esta propiedad en 1960″, narra Juan Suárez Rocha, presidente del núcleo agrario Las Salinas.

El casco de la Hacienda

A 58 años de distancia a este grupo de ejidatarios, les ha sido arrebatada su propiedad en dos ocasiones. Primero, por uno de sus compañeros que sintiéndose dueño absoluto desconoce a los 60 comuneros y se apropia del rancho. “Para el año de 1972, volvimos a recuperarlo y de nueva cuenta empezamos a sembrar maíz, trigo y sorgo”.

Sin embargo, poco les duro la satisfacción, por que años más tarde, José Guadalupe Real Pedraza, en ese entonces, delegado agrario de la zona, esposo de la ex presidenta municipal de San Felipe del Progreso, Emma Salinas López, y padre de Dora Elena Real Salinas, actual precandidata única del PRI a la presidencia municipal; ésta última, cercana a José Manzur Quiroga, ex secretario general de gobierno, en el periodo del ex gobernador, Eruviel Ávila Villegas, hoy diputado federal; en contuberdno con otro de los ejidatarios se apodero del Rancho El Cristo.

Suárez Rocha advirtió que el abuso de autoridad y el despojo por parte de los  funcionarios es evidente. “En 1988, José Guadalupe Real Pedraza, aprovechándose del poder que tenía su esposa como presidenta municipal de San Felipe de Progreso, de manera ilícita, nos despoja de nuestra tierra”.

El pasado 22 de enero, los ejidatarios de Las Salinas cumplieron 25 años en un juicio desgastante, que no sólo les trajo enfermedad, angustia, desesperación e incluso pobreza, sino que también los hijos herederos del rancho El Embajomy han enfrentado la edad de sus padres, que oscila entre los 70 y 97 años de edad.

Cansados, en sillas de rueda y con tanques de oxígeno, los comuneros siguen en pie de lucha por la defensa de su territorio. “El 22 de enero de 1993, iniciamos un juicio contra el señor José Guadalupe Real Pedraza. Durante este tiempo hemos transitado por las distintas salas de juicio del país. Hemos ganado todas las instancias que se han puesto enfrente de nosotros. Incluso una sentencia a favor del núcleo Agrario Las Salinas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.

Sentencia de ejecución vs tráfico de influencias

A través de una orden de sentencia de ejecución, un juez ordenó en el 2003 a Real Pedraza devolver el Rancho El Cristo a los comuneros, sin embargo, bajo el argumento de ventas verbales ha sostenido y presentado diversos amparos que les ha impedido a los propietarios legítimos recuperar su bien.

Usan el fuero para cometer abusos

Los afectados aseguran que gracias a las relaciones políticas y tráfico de influencias de Emma Salinas López y Dora Elena Real Salinas, contubernio con la autoridad judicial, Real Pedraza, se convirtió en el cacique de San Felipe del Progreso y ha realizado la venta del Rancho, bajo palabra, a 18 personas.

“Nosotros como núcleo agrario estamos peleando contra una fracción del Grupo Atlacomulco. No sólo, es la señora, su hija y esposo. Ellos forman parte de este grupo político que tiene secuestrado al municipio y a todo el país”.

A un cuarto de siglo, de los 60 comuneros, que originalmente eran propietarios de este rancho, sólo quedan 22 y 90 hectáreas de terreno, ya que 6 fueron expropiadas por el Registro Agrario. “El Embajomy”  siempre ha tenido un casco. Las 96 hectáreas se componen de una área de bosque y otra parte de tierras para el cultivo”.

Actualmente, una sola hectárea en la Zona Industrial Vallejo, expropiada en 1945, tiene un valor superior a los 200 millones de pesos. Hasta ahora, el núcleo agrario Las Salinas ha ganado 4 amparos.

“En este momento estamos en una situación de incertidumbre; porque sí ésta mujer es presidenta municipal de San Felipe del Progreso, los próximos 3 años, y los que siguen, se nos va a venir de frente el Grupo Atlacomulco, del que ellos forman parte”, adelantó el presidente del núcleo agrario Las Salinas.

De comuneros a agitadores sociales

“Se nos señala de que vamos a desestabilizar socialmente la zona pero todas las personas que nos conocen saben que no es así”, recalcó Carlos Bautista, secretariado del actual comisariado del núcleo ejidal Las Salinas.

Los inconformes precisaron que han enviado cartas a Enrique Peña, así como al gobernador del Estado de México, Alfredo de Mazo Maza e incluso a Rosario Robles Berlanga, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, a fin de solicitar dejaran las intervenciones políticas y se aplicará el estado de derecho.

“José Guadalupe Real Pedraza ingresó un escrito diciendo que sí se entrega el Rancho a los comuneros se creará un conflicto social. Porque él ya dispuso del bien. Han hecho toda una mancuerna legal para vender en fracciones la propiedad  y ahora voltearnos a la gente, argumentando que el núcleo Agrario Las Salinas les va a despojar de sus tierras”, precisó Lidia Segovia, representante legal.

Resolución a favor de los comuneros

Por su parte, Juan Suárez Rocha, al igual que el resto de los ejidatarios, añadieron que en su momento, Real Pedraza, les ofreció, a cambio del Rancho, una cifra inicial de 1.5 millones de pesos; la cual, más adelante, elevó a los 3 millones.

“Imagínese, lo que éste señor nos quiso proponer. Cuando nosotros llevamos 25 años en un juicio, que ha significado para todo el núcleo agrario 4 millones de pesos en gastos. Al hacer esta propuesta, queda claro quiénes son los dueños del Rancho El Cristo”, indicó.

Los denunciantes informaron que, tras enviar escritos a la Presidencia de la República, la única respuesta que obtuvieron de la Procuraduría Agraria fueron amenazas e intimidaciones. “El subdirector jurídico, Federico Becerra Pedrote, en lugar de ayudarnos nos dijo: Yo los invitó a no meterse a esa zona. Las personas que entran ahí salen en cachitos”.

En Pie de Lucha

Para Lidia Segovia, representante legal de los comuneros del núcleo “Las Salinas”, la obstaculizan a la ejecutoria, emitida por el Juez Quinto de Distrito, que ha ordenado la entrega del Rancho, significa el tráfico de influencias del Grupo Atlacomulco. “Nos hemos encontrado que diversos jueces de Ixtlahuaca, tienen instrucciones de no ejecutar la sentencia e incluso tenemos conocimiento que han recibido llamadas telefónicas que les ordenan no entregar la propiedad”.

A más de dos décadas y media, la lucha de los comuneros y ejidatarios de la Ciudad de México por recuperar su Rancho en San Felipe del Progreso continúa de pie;  sin embargo, temen que al llegar al poder la priista, Dora Elena, Real Salinas pierdan por completo su bien, ya que ésta, a través de sus relaciones políticas ha obstruido la ejecución.

Políticos tras el despojo

“Al señor J. Guadalupe Real Pedraza, desde que intervino en un juicio agrario, la magistrada del Tribunal 9, le ordenó no vender, no ceder, no donar; es decir, no podía hacer absolutamente nada en el Rancho, sin embargo, en esa época, era presidenta municipal de San Felipe del Progreso, Emma Salinas, quien tenía el control absoluto del registro público. Y ahora su hija, pretende convertirse en alcaldesa teniendo el apoyo de su mamá, quien es también comadre de Gustavo Cárdenas Monroy, subsecretario de Desarrollo Agrario del gobierno federal y Alejandro Monroy Berecochea, ex delegado del Registro Agrario y hoy asesor de Cárdenas Monroy.

Por último, los denunciantes señalaron que de llegar al poder, la hija de un cacique y de una madre influyente, como Emma Salinas, seguirá el saqueo de tierras, el despojo de bienes a los comuneros e indígenas de San Felipe del Progreso.

“La gente que vive en las inmediaciones del rancho y en la zona son personas temerosas, porque saben que les mandan a sus matones. Los delegados no hablan, la gente está espantada. Les han hecho llamadas intimidantes”, dice Lidia Segovia, quien tiene confianza en la ley y en la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que puedan devolver las tierra a estos hombres y mujeres, que llevan más de 58 años en lucha y que el gobierno del estado espera que fallezcan para adueñarse del único patrimonio que pueden heredar a sus hijos y nietos.