Inicio Columnas ¿QUIÉN ES CARMEN?

¿QUIÉN ES CARMEN?

El lunes 16 de marzo MVS decidió apagar un micrófono, difuminar una imagen y callar una voz comprometida con el periodismo de denuncia. Es así como a mitad de marzo no quitaron a Carmen Aristegui. Pero, ¿quién es ella? ¿Por qué la consideramos una periodista necesaria? ¿Por qué nos hace falta

1068
0

 

 El perfil que ya se publicó

La periodista Antonieta Barragán dio a conocer un perfil que hizo de Carmen Aristegui al iniciar este año para una revista, finalmente no se publicó. La también profesora de la UNAM comparte que fue muy complicado, iba a hacer una entrevista y nunca pudo charlar con su colega. Hizo un sondeo y encontró discreción en sus amistades  cercanas.

Con estilo sencillo y sensible, Barragán describe a una Carmen niña que vivió en la colonia Álamos en la Ciudad de México, que deseaba ser Nadia Comanecci y que estudió en la UNAM para ser periodista. Entre sus primeros trabajos está su participación en Imevisión donde conoció a Javier Solórzano y “Carmen ha reconocido que su “academia” fue Javier Solórzano, de quien aprendió a hacer periodismo crítico, a dar su opinión de manera profesional y con argumentos fundamentados. Y seguramente, Solórzano también aprendió de aquella joven que traía vehemencia, lucidez, memoria inagotable y ganas de hacer un periodismo distinto. Desde 1987 la comunicadora no ha parado de buscar y tener presencia en los medios. Ha picado piedra en la radio, televisión, y prensa; ha escrito libros polémicos, recibido los premios más importantes del país, reconocimientos internacionales, y forjado una credibilidad que la ubica con uno de los liderazgos más sólidos de México“aristegui-logo

Este perfil, guardado en los archivos de Antonieta Barragán salió a la luz en un espacio personal pero que fue reproducido más de 100 veces en otros muros del Face Boock. Además de haber sido escrito con verdadera maestría, es una prueba de la urgencia de saber sobre Aristegui porque se le admira y quizá no.

 

Carmen en las tesis

Aristegui es ejemplo e inspiración de muchas jóvenes universitarias, que han tratado de explicarla y eternizarla en sus investigaciones. De esta manera, Alejandra Ponce de Léon en su tesis Hertzianas en la Ciudad de México, titula su capítulo “La voz periodística” para hacer referencia a Carmen Aristegui, pero agrega otro calificativo, Aristegui es la no entrevistada. Advierte que pasó meses tratando de conseguir una cita. Y su creatividad la obliga a investigar sobre la periodista y reconstruir una semblanza con el apoyo de una investigación que revisa revistas y diarios, medios audiovisuales donde puede recuperar quién es esa mujer hertziana.

La describe… “Sus manos son muy expresivas, parte esencial de su trabajo profesional, se mueven con ritmos diferentes, explicando, disfrutando, reflexionando; piensan por sí mismas… Su hijo Emilio es el centro de su universo… El periodismo es su gran pasión, “creo que este trabajo es un privilegio. Yo creo más en el ejercicio crítico, en la mirada observante y desde todos los ángulos.”

Con más suerte, Irina Vázquez Zurita realiza una entrevista de semblanza y después de muchos intentos, cancelaciones, ilusiones y necedad, consigue charlar con la periodista. La conversación hace referencia a la infancia, a los estudios, al periodismo y su compromiso profesional. Irina va haciendo un compendio de frases muy a la Aristegui:

  • Lo más importante, en todo caso, fue mantener la dignidad y la capacidad de independencia y de ejercicio periodístico. Lo otro hubiera sido rendición.
  • Cuando Kapuscinski dijo que solamente las buenas personas pueden ser periodistas, creo que no lo dijo en términos bobolicones, sino buena persona significa que haces lo que haces con ganas de que ayude en algo a la sociedad y eso es ser buena persona. Incluso, si te convierte en un crítico acérrimo de lo que está pasando en tu país, o si eres un crítico acérrimo del gobierno, o de las instituciones, en el fondo, el impulso es que eso es algo bueno para tu sociedad, para tu entorno, para ti mismo.
  • Me parece que al no tomar partido se puede construir una mejor oferta informativa, que si se dice desde el micrófono que se apoya a tal o cual o se desprecia o se detesta a fulano.
  • Algunas personas, por alguna razón, me tachan de López-obradorcista, por haber sido crítica con el tema del desafuero, lo que me parece una aberración fenomenal o por haber cuestionado las elecciones. Mi intención era decir yo creo que las cosas son así. Yo pienso que también crecí profesionalmente porque ir sorteando un terreno tan fangoso como lo fue 2006 tiene su chiste.

 

La mirada analítica desde la academia

El doctor Vicente Castellanos Cerda, profesor investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana Cuajimalpa, realizó un análisis titulado “La construcción de la agenda informativa en el noticiario radiofónico de Carmen Aristegui” publicado en el libro El género es el mensaje.

Entre sus principales observaciones, advierte que “se puede comprobar que Aristegui, junto con su equipo de colaboradores, es la responsable de la construcción de la agenda, primero por la relación conflictiva que tuvo con la empresa Televisa hasta su salida en enero de 2008 de W Radio debido a los temas que le eran incómodos al monopolio entre los que destaca el referente a la “Ley Televisa”, donde hubo una serie de reglamentaciones que beneficiaban a este conglomerado de medios. Su regreso a la radio en la señal de MVS Radio, un año después, se hizo a partir de un nuevo convenio en el cual se establecen claramente que las decisiones editoriales son del noticiario y no de la empresa que transmite la señal.”

El investigador señala que su agenda está centrada en “la defensa de los derechos humanos; en la promoción de muchas libertades como la de expresión; en la visibilización de grupos minoritarios estigmatizados como las mujeres pobres, los indígenas, las lesbianas y los homosexuales; el seguimiento de casos que son silenciados en otras emisoras y en los noticiarios de la televisión como el de los sacerdotes católicos pederastas. Estamos ante una derivación congruente entre la identidad de Carmen Aristegui y la agenda que la distingue de otros noticiarios”.

Castellanos advierte que en el noticiario de Aristegui  “una sola información puede ocupar más de un tercio de las cuatro horas del noticiario y no tener ninguna réplica en algún otro medio electrónico nacional, situación que no ocurre con la prensa escrita o con el periodismo en Internet. Esta situación coloca a Carmen Aristegui a lado de algunos medios minoritarios que se ocupan de aquello que el gobierno, ciertos grupos empresariales y la iglesia católica, pretenden silenciar. Estamos ante nuevos temas tabúes.”

Finalmente, el especialista concluye: “La agenda del noticiario, el seguimiento puntual, casi obsesivo de ciertos tópicos, la permanente puesta en duda de las interpretaciones y de los dichos de los involucrados, la apertura de los micrófonos por la necesidad de cumplir con el principio de dar voz a todos y, aunque parezca que no es relevante, el hecho de que sea una mujer quien encabeza tal modo de construcción del acontecimiento, son condiciones para que sea una periodista incómoda para los saberes sociales prejuiciosos, los argumentaciones absolutistas, así como para los poderes religiosos y económicos.”

Es así como Carmen Aristegui con estos trazos que se hacen de su personalidad y de su trabajo se reafirma como una de las periodistas más importantes del periodismo en México. Por eso, audiencias solidarias, pero también inteligentes, pedimos su regreso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here