Inicio País ¿Quién pompó, Ale Barrales? Declarado o no, fue un botín

¿Quién pompó, Ale Barrales? Declarado o no, fue un botín

137
0
Compartir

*Historial de fraudes a azafatas y falsos becarios 

*Fue Protegida de Cárdenas, AMLO, Ebrard y ahora de Mancera

* Es la Javier Duarte negroamarilla; Ah, pero con fuero del Sol Azteca

 

Joaquín Herrera

CD de México marzo 22 (agencia acento).- ¿Quién pompó, Ale Barrales?
Ella deberá contestar que no se hagan bolas. Ella amasó una fortuna con acciones fraudulentas –nunca castigadas, a pesar de denuncias formales -como lideresa sindical de azafatas y como asambleísta que encabezó a esta institución.
Sobra la discusión si declaró esa fortuna o no, en su tres de tres; eso es lo de menos.
¿Quién le ha preguntado cómo amasó tal cifra en dos décadas, para comprar un departamento en Miami valuado en casi 20 millones de pesos. ¿Quién pompo?
Ahora ¿una lideresa podrá tener domicilio en extranjero, por más moda que sea entre gobernadores pillos, sin caer en al menos en un desatino que deben sus propios partidarios?
¿No que primero lo pobres?

Barrales, eso sí, ella puede explicar su fortuna: Basta repasar a su trayectoria política de dos décadas, cobijada por cuatro gobiernos capitalinos (el de Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard y ahora Miguel Ángel Mancera) y ya no paró.
En ese avance dejó huellas de delitos no castigados con dineros que cayeron en sus manos como lideresa sindical y como asambleísta de la capital.
Ahora que la operadora de Mancera, Alejandra Barrales maneja el PRD, con la esperanza de cuajar una candidatura del Sol Azteca con el Jefe de Gobierno, ella (la bella) resulta una ancla cuando su partido pedía a gritos un salvavidas.
Barrales fue reclutada al lograr ser dirigente de las azafatas. Luego inició un avance al interior del PRD hasta llegar a su dirigencia (desde el verano reciente) y ahora se transforma en un bello juanete en el zapato del Sol Azteca.

Las denuncias en su contra terminaron en el “archivo general” (léase la basura). Hoy es fama que la otrora lideresa sindical salió “canjeada”; y su refugio fue el partido del ingeniero Cárdenas, entonces dirigido por su alumno más aventajado, Andrés Manuel López Obrador. Este mismo, con fama de proteger a toda una mafia de operadores, como René Bejarano, como Marí Batres, o Gustavo Ponce Meléndez, secretario de Finanzas del Gobierno del Distrito Federal que encabezaba AMLO.

Este sí terminó entambado por ocho años en el Reclusorio Norte…Solo por trasladar su despacho a Las Vegas.

Barrales fue absorbida a un partido que jamás se preocupó por antecedentes penales o malas famas, como se ve y ella fue promovida hasta llegar a presidenta de la Asamblea Legislativa del D, donde terminó mal.
La bella asambleísta inventó el cuento de becar a jóvenes con dinero de la Asamblea Legislativa del DF. Los millones que se autorizó –la jefatura de ese colegio de legisladores locales es como una paraestatal que se concesiona, con manos libres, según creen la mitad de los capitalinos y el resto “solo” lo sospecha, con algunas excepciones, claro.
Y Barrales gozó de ese beneficio y fue acumulando una fortuna que -como hoy vemos- le permitió comprar un departamento en un barrio caro de Miami, de casi un millón de dólares.

Historial de impunidad

 

La de Barrales así es un historial de delitos impunes. Tuvo buenos maestros.

El gobierno del DF –el de Cárdenas, AMLO, Ebrard o Mancera- siempre la rescató, la blindó y premió.
Ahora su partido la eleva a dirigente nacional.
Y ella seguro se preguntará ¿Para qué me eligen si saben cómo soy?

Con esta elección el Sol Azteca busca detener la crisis de credibilidad que le llevó al despeñadero electoral de los últimos años –hoy promedia 10% de votos a nivel nacional, conforme al INE- y a depender del Partido Acción Nacional para -en alianza, como en 2010- sobrevivir.
A vísperas de su elección de este sábado 16 Barrales dijo que es partidaria de  buscar la alianza con otras fuerzas para las presidenciales de 2018, pero aún no sabe si conviene con el PAN (opuesto ideológico de extrema derecha) o con Morena (la extrema izquierda) u otra fuerza.

 

Experiencia en corrupción ¿requisito? 

 

El caso del PRD, partidario en el discurso de señalar corruptelas aquí y allá, ahora tiene al enemigo en casa.

El caso de Barrales parece probar -si eso hiciera falta- que para ascender en política aquí la experiencia de corrupción es indispensable; se premia, pues.

 

Cárdenas, AMLO, Ebrard y Mancera la abrigaron

A su llegada al gobierno del estado de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel (2001) Secretaría de Desarrollo Social, que fracasó y desapareció en esa entidad.

En 2003 Alejandra Barrales fue diputada y de ahí el PRD la propuso como candidata a Jefa Delegacional de Benito Juárez, pero perdió ante el panista Germán de la Garza.

En 2006, siendo diputada, Barrales posó para la revista para caballeros H, junto con otras 2 diputadas y luego fue nombrada Secretaria de Turismo capitalina, luego presidenta del PRD en la capital.

En2009 Barrales fue diputada y presidió la Asamblea Legislativa del Distrito Federal o presidenta de la Comisión de Gobierno. En 2012 fue senadora por tres años.
“Desaparecen” 350 millones para becas

 

Quedó en el olvidó que cuando Barrales presidió la Asamblea Legislativa del DF, inventó becas (que otorgaría la ALDF, esto, fuera de la ley) para estudiantes y “desaparecer” así 350 millones de pesos. Esa fortuna, es parte del botín de Ale Barrales, si es que no se aclara lo contrario.

Ella agrega: “para que me eligen si saben cómo he sido?” La bella fue elegida con 264 votos presidenta nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En segundo lugar quedó el representante del sol azteca ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Pablo Gómez, con 58 votos; sólo se reportaron dos votos nulos.

 

Premio tras supuesta estafa a azafatas

 

Eso ocurrió tras su paso por el sindicato de azafatas, del que fue líder, Barrales fue premiada con la secretaria de Turismo. Fue entonces cuando se supo que –aún con  ingresaos tan bajos- ella se convirtió en una coleccionista de propiedades millonarias. En su declaración de bienes y dijo tener una avioneta que adquirió en 2005.

Además reportó en su declaración patrimonial entonces tres automóviles, un condominio en Acapulco, y un departamento en el DF, al que ahora se suma el de Miami, de casi 20 millones de pesos.
A pesar de todo, ella fue diputada local.

Barrales fue acusada penalmente en 2004 por la propia Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA) por un presunto fraude por 14 millones de pesos contra el gremio.

El entonces secretario general de esa agrupación, Arturo Aragón Sosa, denunció diversas irregularidades por parte de la ex legisladora local en los rubros de guardería y seguros de vida.


Mancera ignoró denuncias

 

Además existían ya denuncias penales ante la Procuraduría General de Justicia capitalina (a cargo de su entonces supuesta pareja, Miguel Ángel Mancera) contra quien resulte responsable de este hecho y al parecer el gobierno del DF (léase Marcelo Ebrard) siempre la protegió.

Se detectaron anomalías durante la gestión de Barrales en lo que corresponde a la licitación de la guardería para hijos de azafatas e irregularidades en operaciones de seguros de vida contratado con Inbursa y Aseguradora Hidalgo. Se reportan faltantes por cerca de diez millones de pesos.

En sus cuentas bancarias del sindicato, la funcionaria reportó 515 mil pesos y deudas por un crédito hipotecario de dos millones 516 mil pesos y otra por un crédito automotriz de 150 mil pesos.
Aún así, fue diputada del PRD. La mayor parte de las propiedades que Barrales adquirió entre 2003 y 2006, tiempo en el que fue diputada local por el PRD, resultan sospechosas.

Entre estos sobresale un automóvil Mitsubishi y un Chrysler, comprados en 2003 y otro Mitsubisihi. Su departamento en la capital lo compró en 2002, mientras que su condominio en Guerrero lo adquirió en el 2005, al igual que la avioneta (de 200 mil dólares).

 

Ebrard y Mancera, sus padrinos
Alejandra Barrales siempre recibió protección de Marcelo Ebrard, quien la elevó a Secretaria de Turismo en la capital; en tanto, Miguel Ángel Mancera, la hizo Secretaria de Educación.
Como procurador capitalino, Mancera siempre evitó problemas penales a Barrales y las denuncias contra ella se encuentran entre cientos mandadas a la basura. Eso dio lugar a que entre columnistas se creyera que MAM y ella fueron más que amigos.
Por eso, cuando Mancera compitió para Jefe de Gobierno (apoyado por Marcelo Ebrard) se escogió a Barrales como la “competidora” en 2012.
Coleccionista de propiedades millonarias

 

Al hacer su declaración patrimonial, la entonces Secretaria de Turismo, Alejandra Barrales, ex dirigente del sindicato de azafatas, dijo tener entre sus propiedades una avioneta que adquirió en 2005. Incluyó tres automóviles, un condominio en Acapulco, Guerrero, y un departamento en el DF. Sin embargo, la ex diputada local fue acusada penalmente en 2004 por la propia Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA) por un presunto fraude por 14 millones de pesos contra el gremio.
En tanto el sucesor de Barrales en la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA), Arturo Aragón Sosa, denunció diversas irregularidades por parte de la ex legisladora local en los rubros de guardería y seguros de vida. De hecho, existen ya denuncias penales ante la Procuraduría General de Justicia capitalina contra quien resulte responsable de este hecho.

El caso Barrales no pasará de una anécdota más. Ella y su partido lo saben.