Inicio Columnas Quintana Roo ¿rompimiento en el PRI o una guerra pactada?

Quintana Roo ¿rompimiento en el PRI o una guerra pactada?

*Dos hijos… del Grupo Atlacomulco, perdón, Cozumel, de la greña *Basave descubre a un priista como adalid del PRD y el PAN, le copia

587
0
FOTO ESPECIAL Agustín Basave y Carlos Joaquín muestran la firma del compromiso por el que el ahora expriísta del Grupo Cozumel, será el gallo de la alianza PRD-PAN, por la gubernatura de Quintana Roo

 

 

Handicap

Joaquín Herrera

Al filo de la navaja, el PRI de Manlio Fabio Beltrones no pudo evitar el rompimiento con Carlos Joaquín. Y este se va del partido a formar la alianza PRD-PAN en la batalla por Quintana Roo.

Retener al paraíso de Caribe mexicano sin el gallo del gobernador, Roberto Borge, resultó una misión imposible.
Y ahora Carlos Joaquín González, del Grupo Cozumel –el que más veces ha gobernado ese trozo mexicano desde que es estado, en los años 70- se va a la oposición.
La alianza ya se firmó con el PRD ayer sábado 20 con Agustín Basave y el lunes, lo hará con el PAN; ambos partidos lo cachan de todo corazón, ahora que les han fallado varios intentos de alianza y se han visto en caída libre electoralmente. En Quintana Roo, carecía de un candidato formal, salvo de mero trámite.

Carlos Joaquín estaba harto de humillaciones y persecución de Borge que le cerró con fuerza pública los sitios en que hizo precampaña; dice que funcionarios que lo apoyan, fueron despedidos o amenazados.
Carlos dejó el partido que presidió su medió recientemente su hermano, Pedro Joaquín (hoy Secretario de Energía). El virtual candidato aliancista, aclaró que por el momento no se afiliará a ninguno de los dos partidos que lo postularán en la alianza “Quintana Roo une”, para las elecciones de gobernador del 5 de junio próximo.
Hacerlo ganar, sería la forma en que el PRI daría un escarmiento al gobernador estatal con fama de déspota y opuesto a que el CEN tricolor decidiera por encima de su dedito.
Carlos Joaquín chocó una y otra vez con el gobernador, Roberto Borge, con quien perdió hace seis años al interior del partido y se disciplinó, ante la promesa que le trocaría “a la siguiente”, es decir, este 2016.
El PRI tendrá que decidir entre el diputado federal José Luis Toledo, Chanito o uno de los dos alcaldes: Mauricio Góngora (Playa del Carmen) o Eduardo Espinosa (Chetumal).

Quintana Roo, finanzas quebradas

El presidente del PRD, Agustín Basave argumenta que la invitación para que Carlos Joaquín sea candidato aliancista es “porque es un hombre que tiene conciencia social”. Pero para Joaquín González la razón de su decisión es para rescatar al estado de la quiebra en que lo deja Borge y por eso la resistencia a que llegue al poder quien no se preste a hacerla de tapadera.
“No nos podemos quedar contemplando la problemática que tiene el estado desde el punto de vista financiero, de autoritarismo, de falta de democracia, y de que no se respetan los derechos humanos”, señaló.
El ahora abanderado aliancista -una tablita de salvación de Basave, que ha fracasado en forma alianzas pero no cumplió con irse del PRD- dejó el cargo de subsecretario federal de turismo para buscar la candidatura en su partido por 18 años, el PRI, sin éxito y víctima de persecuciones.

La operación Rafael Moreno Valle

Para expertos, así cuajó la operación Moreno Valle. La alianza que fracasó en Puebla, sí prosperó donde menos esperaban priistas y opositores, en Quintana Roo.
El Grupo Cozumel, que no pudo colocar a Carlos Joaquín en la alfombra roja que sería la candidatura priista –en Quiintana Roo ni PRD, PAN ni ningún notro partido tiene fuerza para enfrentarlo – ya había vivido un  episodio similar, calcado a este:
En 2004, Ady Joaquín Coldwell hermana de Pedro Joaquín –presidente del Congreso Constituyente que elevó a Quintana Roo de Territorio a Estado en 1974- hizo el berrinche de su vida por lo mismo. No le dieron la candidatura al gobierno estatal y se fue al PAN.
Ella había sido funcionaria con su hermano. Se sentía con derecho a la sucesión estatal, pero olvidó que donde manda capitán…Y desapareció de la política, como el mismo PAN en esa entidad.
La alianza Unidos por la Esperanza (UNE) es un tanque de oxigeno para el alicaído Basave, como también para Ricardo Anaya de PRD y PAN, aunque sus partidos no junta el 10 por ciento de las preferencias electorales.
Pero sí pueden levantar ámpula al, dar opción a quienes no han visto un cambio sustancial en los gobiernos estatales de las últimas décadas, especialmente con el saqueo ecológico a la península.
Para Basave esta es una oportunidad única de levantar la cabeza y fue el líder de partido que le pidió a Carlos Joaquín que aceptara contender esas siglas.

El Chacho, apuesta de AMLO

En el PRI, Quintana Roo revive en la tercera generación del Grupo Cozumel (que toma el nombre de donde fue el ombligo del ahora estado de Quintana Roo) sus puyas con las que nació el PRI y el entonces territorio (hace más de un siglo) y luego estado (1974). Ha ocurrido a menor nivel, con dos partidos, el PRD y el PAN.

El caso más sonado fue el intento por una alternancia hacia el PAN, pero su “gallo”, en la era de Andrés Manuel López Obrador (PRD) como líder moral, con el ex alcalde de Benito Juárez (Cancún), Juan Ignacio García Zalvidea «El Chacho».
Juan Ignacio García Zalvídea «El Chacho», un oportunista que convenció al PAN para hacerlo diputado, mediante un “entre”, y representó al VIII distrito federal de la entidad; luego fue atraído por AMLO y fue electo Presidente Municipal de Cancún, en 2004- ya miembro del Partido de la Revolución Democrática. Pero en 2005, fue detenido bajo cargos de peculado por 97 millones.
El Chacho acusó al exgobernador, Joaquín Hendricks, de haberlo acusado en falso, cuando peleaba la sucesión estatal que recayó en el enemigo del mandatario saliente y llegó Félix González Canto. Lo habían echado en medio, según esa versión.

La reaprehensión de García Zalvidea motivó de inmediato la movilización de una docena de perredistas en la nómina del ex alcalde, quienes acudieron a la Subprocuraduría General de Justicia del estado.

El Gobernador de Quintana Roo, Félix González Canto, se deslindó políticamente de la detención del ex Alcalde de Cancún, Juan Ignacio García Zalvidea, y pidió a los simpatizantes del ex Edil, abstenerse de realizar movilizaciones.

Al estar jurídicamente impedido El Chacho para competir para senador, lo hizo su hermano José Luis García Zalvidea quien fue electo este 2 de Julio.

El acusado salió en libertad una navidad del 2006, supuestamente después de pagar una fianza de 97 millones de pesos y posteriormente fue exonerado y fue declarado inocente de todos los cargos que tenía presentados en su contra.
Cosa rara en México.

Falso arresto noqueó al gallo de AMLO

Ese fue un golpe callejonero a “El Chacho” noqueó al propio PRD y AMLO jamás volvió a chistar.
González Canto obtuvo el triunfo, cuestionado pero ratificado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Esto endureció su “amor” por Quintana Roo y que no ha soltado del todo, aún después de su mandato (2005 y el 4 de abril de 2011).
Se supone que es el poder tras el trono del actual mandamás, Roberto Borge y ambos quieren imponer sucesor, por encima de Beltrones y la fuerza de Pedro Joaquín Coldwell.
En cada sucesión, el choque Chetumal-Cozumel había sido  “obligado” pero hoy es el mismo grupo, dividido.

No es remoto que quede otra figura de ese clan, pero el PRI tendrá que calcular bien como desenredar la madeja. Quintana Roo podría despertar y saber que puede imponer su propia ley, por encima de grupos.

Claro, salvo que la guerra desatada, resulte un choque como las peleas de Don King, arregladas.

Agradeceré comentarios, denuncias, información y críticas a joaquínherrdi9@gmail.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here