Inicio Columnas RECLUSORIO DE PACHUCA, FOCO DE INFECCIÓN DE CORONAVIRUS

RECLUSORIO DE PACHUCA, FOCO DE INFECCIÓN DE CORONAVIRUS

988
0
La pandemia se propaga en el penal

*  Internos en condición de alto riesgo como el empresario Manuel Samuel Castro, se encuentran intubados en el Hospital General de Pachuca por no recibir oportuna atención médica ante la negligencia del Director del Penal, Juan Carlos Delgadillo; urge una investigación al respecto

Por I. León Montesinos

Especial de Expediente Ultra

Intubado y reportado como grave en el área de Terapia Intensiva del Hospital General de Pachuca, el empresario Manuel Samuel Castro Mercado no solo es una víctima más del Covid-19 en Hidalgo, sino de la corrupción que priva al interior del penal de Pachuca, cuyo Director Juan Carlos Delgadillo, deberá responder ante las áreas de Derechos Humanos y las autoridades, si Castro pierde la vida.

Desde hace semanas, el procesado alertó a las autoridades del penal de su quebrantado estado de salud que debió atenderse de inmediato considerando sus antecedentes de diabetes y cardiopatía; hace un par de años, el hombre de negocios que fue enviado a prisión por el contubernio del ex gobernador Francisco Olvera con el corrupto líder de los trabajadores de la ex Dina Nacional de Ciudad Sahagún, Artemio Vázquez Peña, fue internado en el mismo hospital público por enfrentar un infarto que lo mantuvo internado por un par de meses.

Las condiciones de insalubridad y la falta absoluta de protocolos que privan al interior del centro penitenciario no son nuevas; desde gobiernos anteriores, los penales del estado pero en particular el de Pachuca, ha sido una productiva mina de oro donde lo que menos se fomenta es la rehabilitación de los internos.

Intubado, el empresario se debate entre la vida y la muerte

El director y sus funcionarios parecen más interesados en vigilar que su mina de oro prospere que en atender la salud de los reclusos. El caso de Manuel Samuel Castro no es el único y se habla de otros internos más que han sido enviados a otros nosocomios también en un avanzado estado de gravedad.

Manuel Samuel Castro no es un personaje menor pues la injusticia cometida en su contra terminó por politizar su caso y llevarlo a los medios locales y nacionales, al trascender que el gobierno de Paco Olvera le ofreció su libertad a cambio de entregarle la planta de Dina, aún en disputa legal con el líder charro, Vázquez Peña, mejor conocido como “El Pájaro”.

Defensores de los derechos humanos como el Padre Alejandro Solalinde y algunos personajes de Morena conocieron en su momento la arbitrariedad, haciendo todo lo posible para evitar su traslado al penal de Apan como lo intentaron en su momento los funcionarios de Olvera para atentar contra su vida.

Desde hace meses, versiones periodísticas alertaron sobre la disputa de grupos delincuenciales, entre ellos Los Zetas, por el control del penal con la aparente indiferencia de Delgadillo y su Jefe de Seguridad, Miguel Mauricio Zubieta, lo mismo que de la responsable del servicio médico que no autorizó el traslado de Castro a un hospital y se ciñó a recetarle paleativos.

Otros nombres como el de Laura Talamantes y Delya Yáñez Anta, también figuran como responsables del control absoluto ejercido contra la población de reos a los que se les ha cobrado incluso por la compra de pipas de agua, y se les ha impedido el acceder a los productos que les llevan sus familiares para su alimentación; todo debe adquirirse en la tienda de consumo interna que vende sus productos hasta ocho más caros que las tiendas tradicionales.

Era de esperarse que la pandemia del Covid terminara haciendo estragos en un penal donde todos se vende a espaldas de la política anticorrupción del gobernador Omar Fayad y del Secretario de Seguridad Pública, Mauricio Delmar Saavedra.

Resulta reprobable, además, que mientras el Ejecutivo Estatal montó el Operativo Escudo en todo Hidalgo para aminorar la proliferación de la pandemia, el Director del Penal de Pachuca no solo desoyó sus indicaciones sino además, y a sabiendas de que existía una población vulnerable y de alto riesgo entre la que se encontraba Manuel Samuel Castro, haya ignorado las peticiones de auxilio de un hombre de avanzada de edad que de haberse atendido a tiempo no estuviera intubado y en riesgo de perder la vida.

En contraparte, hay funcionarios como el director del Hospital Regional de la capital del Estado, que luchen por salvar vidas y corregir irresponsabilidades como las de Juan Carlos Delgadillo. Seguramente que el doctor Mario Alberto Tenorio Pastrana está haciendo su mejor esfuerzo para evitar que Manuel Samuel Castro muera, como lo ha hecho con otros muchos pacientes.

Urge una investigación a fondo para fincar responsabilidades a los culpables de que en los penales del estado, el Covid se propague de manera indiscriminada, poniendo en riesgo la vida de los internos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here