Inicio Columnas REGIDORES DEBERÁN CUMPLIR SU PALABRA

REGIDORES DEBERÁN CUMPLIR SU PALABRA

202
0

Por Juan Carbajal/@JA_CARBAJAL

Una vez instalado el H. Ayuntamiento municipal, los ojos ciudadanos están centrados en las primeras acciones del presidente municipal y sobre todo en los nombramientos de quienes le acompañan en el desempeño del trabajo cotidiano en el gobierno municipal; pero uno de los puntos más importantes que encontramos y que muchas veces se quedan de lado, son las acciones dentro del cuerpo colegiado que dan forma, rumbo y legalidad al gobierno que inicia.

En Hidalgo estamos estrenando ayuntamientos y vemos que en algunos casos se avanza de manera adecuada, sin embargo en otros la realidad es que quienes han llegado a ocupar un espacio no tienen la menor idea de lo que su función representa, y lo peor del caso es que no se han tomado la molestia de leer e instruirse en el trabajo que acaban de obtener.

No se trata de venir a inventar algo nuevo, toda vez que las funciones principales paras las que fueron electos ya están contempladas en la Ley Orgánica Municipal, por lo cual solo tienen que leer un poco para entender un poco de su trabajo; por ejemplo, en el Artículo 67 se describe un total de 17 facultades y obligaciones de los síndicos. Apenas son poco más de 500 palabras.

Para el caso de los regidores tendrían que leer un poquito más, ya que en el artículo 69 se pueden encontrar las facultades y obligaciones de los regidores en un promedio de 850 palabras, con un total de 16 fracciones que detallan los puntos en que intervienen cada uno de ellos.

Lo triste que resulta de la falta de lectura y sobre todo el desconocimiento de sus funciones de quienes integran el ayuntamiento radica en que uno de sus trabajos más importantes está señalado en la fracción II; que a la letra dice: “Vigilar que los actos de la Administración Municipal, se desarrollen en apego a lo dispuesto por las leyes y normas de observancia municipal”.

Es decir; son los propios integrantes del H. Ayuntamiento los encargados de vigilar que todos los actos se apeguen a la legalidad, sin embargo, ante la falta de conocimiento se corre el riesgo de que su actuación permita actos negligentes fuera de toda norma, ya sea por una práctica recurrente o simplemente porque no se ha revisado a fondo la actuación de la autoridad.

Pero todavía mejor, los regidores “pueden” y “deben” revisar, adecuar y aprobar los bandos, reglamentos, decretos y circulares de observancia general en el Municipio.

Así que en conjunto, una de sus obligaciones principales es hacer las leyes y vigilar que estas se cumplan, lo que les da un amplio margen de actuación respecto a las acciones que afectan directamente a los ciudadanos.

Si bien el presidente o presidenta municipal es el encargado de “ejecutar” las decisiones, es el Ayuntamiento como órgano colegiado el que bajo un ejercicio de sus obligaciones puede influir en estas de manera positiva, sin embargo ha sido más cómodo, que administración tras administración se conceda de forma oficiosa el trabajo total al presidente en turno.

La recomendación es más que clara para todos los síndicos y regidores que han iniciado sus funciones en los municipios de Hidalgo, y es precisamente que lean; no hay mejor aliado que las leyes y reglamentos que ya existen y con un análisis adecuado les pueden dar la guía de las soluciones para el beneficio de los ciudadanos de su municipio.

Sin duda hay una infinidad de temas que atender en cada municipio, existen particularidades en cada uno de ellos y sobre todo acciones que en años se han dejado de atender y que requieren de la intervención de los regidores; sin embargo lo que se debe valorar es iniciar con bases firmes, con acciones solidas que permitan la construcción de un gobierno fuerte.

Estamos en año electoral y lo que menos se requiere son discusiones estériles, espurias o de simple revanchismo político, es en los Ayuntamientos en donde esperamos las decisiones cuerdas, analíticas y sobre todo estudiadas, analizadas y ponderadas para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos.

Hoy más que nunca, se requiere la intervención de los síndicos y regidores para promover, atender y ofrecer las alternativas que como sociedad se requieren para enfrentar los problemas derivados de la prolongada pandemia a nivel mundial.

Puede parecer un deseo de navidad, pero más que un anhelo, es una súplica, para que quienes tienen la oportunidad de inferir en el acontecer diario de los municipios, tomen la seriedad que el tema reclama, se instruyan en su actuación y sobre todo, superen sus diferencias políticas, ideológicas o partidistas para interponer el deber ciudadano.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here