Inicio Hidalgo RICARDO BAPTISTA, EL CANDIDATO QUE SE VENDE AL MEJOR POSTOR

RICARDO BAPTISTA, EL CANDIDATO QUE SE VENDE AL MEJOR POSTOR

395
0

*  Cuando contendió por la diputación federal de Tula contra Ramón Ramírez Valtierra, aprovechó a los medios de comunicación para difundir bodegas con despensas para la campaña del PRI, pero curiosamente nunca denunció el hecho ante las autoridades pues negoció con el gobierno local para ser comparsa en el triunfo del candidato del tricolor, ahora busca engañar a los electores de Tula bajo las siglas de MORENA

Por Paco Militante

Especial de Expediente Ultra

Transcurría la Campaña del Candidato priista, Ramón Ramírez Valtierra, para Diputado Federal por el Distrito de Tula de Allende, en el año de 2009; poderoso hombre de todas las confianzas de Miguel Ángel Osorio Chong, Gobernador del Estado por aquellos años.

En los pasillos de la política decían que la diputación federal, era la parada obligada de Ramírez Valtierra para, posteriormente, acceder al Cuarto Piso del Edificio de Plaza Juárez. Una pléyade de ayudantes y coordinadores de Campaña cubrían todos los eventos del candidato consentido del Gobernador Osorio Chong.  Un equipo bien entrenado en seguridad pública cuidaba los eventos y otorgaba apoyo logístico, siempre se movían discretamente pero nunca pasaron desapercibidos, la instrucción era muy clara, cuidar el proyecto del mandatario en turno.

Constructores con intereses en Tula facilitaron apoyos y oficinas; distintos funcionarios de gobierno estatal realizaban operación política. Todo se cuidaba con profesionalismo, prevalecía la seguridad, la precisión y alerta máxima.

Varios personajes de la política hidalguenese, como José Ramón del Campo Ortega, Juan Oviedo Bernal, Enrique Abogado Montes de Oca, Laman Carranza,  Enrique Hernández Hernández, Rafael Pasquel, Liliana Oropeza Olguín, Erick Cruz Becerra, Salvador Neri Sosa y otros muchos funcionarios y exfuncionarios estaban encargados de la operación política, estableciendo contactos y sumando apoyos para el candidato tricolor. Inmediatamente de que ganara las elecciones en Tula de Allende, iniciaría el Proyecto Sexenal. Ramón Ramírez Valtierra seria ungido como el sucesor, pensaban sus adeptos y hasta en la oposición se tenía la certeza también.

LOS SALTIMBANQUI DEL PRD

En aquellos tiempos unas legiones de saltimbanquis de oposición se encontraban alineados en la nómina gubernamental, con apoyos, concesiones, obra pública y hasta candidaturas. Sí, candidaturas en el PRD que fueron otorgadas por obra y gracia de funcionarios de Gobierno, eran los tiempos de Luciano Cornejo Barrera, Presidente Estatal del Partido de la Revolución Democrática.

Huehuetla, Nopala de Villagran, Chapantongo, Huazalingo, Yahualica, Metztitlan y otros muchos municipios más, dan cuenta de los acuerdos tras bambalinas. Razones de Estado, dirían algunos; bordadas concertaciones, opinarían otros. Equilibrio y Gobernabilidad se escuchaban decir en el Segundo Piso del Palacio de Gobierno.

Al finalizar la Campaña Política del Candidato Ramón Ramírez sucedió una confrontación como las muchas que suceden en una contienda electoral. Pero que tiempo después, asomó el grado de complicidad, entendimiento y negociaciones turbias que se hacen a espalda de actores políticos, militantes y hasta de las autoridades.

Militantes perredistas descubrieron una Bodega en la Comunidad de Iturbe, Propiedad del hombre de negocios del Trasporte y Socio de la Empresa Valle del Mezquital, Emanuel Gutiérrez Aguilar: ahí se escondían miles de despensas que tenían un destino muy conocido, con logos del PRI y el nombre del Candidato.

Llegaron medios de comunicación, prensa escrita, Radio y hasta TV Azteca y Televisa. Arribó hasta ese lugar el candidato perredista a Diputado Federal, Ricardo Baptista González, acompañado de un grupo de seguidores, entre los que destacaba, el doctor Abraham Mendoza Zenteno, hoy en día  súper delegado de Programas Especiales del Gobierno Federal. En aquellos tiempos solo era uno más del equipo del abanderado perredista. Ya había terminado como Regidor y siempre se caracterizó por constituir grupos de choque al servicio del PRD.  

BAPTISTA, LA MARIONETA DEL PRI

Ricardo Baptista González empezó a vociferar y hacer señalamientos en contra del Gobierno Estatal y del candidato priísta; en tanto, uno de sus vástagos ya se había apoderado de varias despensas y las subió en su vehículo. Denunciaron ante la opinión pública el supuesto delito electoral. El dueño de la Bodega nunca permitió el ingreso y defendió la entrada al inmueble con firmeza.

Arribó la Policía Municipal y Estatal, así como grupos de personas de la campaña del candidato del PRI, en combis propiedad de la Empresa Valle del Mezquital. Eran los tiempos de la alcaldesa suplente en funciones, Blanca Mejía Soto, quien también es accionista de la Empresa Valle del Mezquital.

Ricardo Baptista expreso ante las cámaras de Televisión Nacional que llevaría el asunto hasta las últimas consecuencias e iniciaría la denuncia correspondiente. Pero inexplicablemente al día siguiente no hubo mayores comentarios en la prensa escrita, tampoco en la Televisión, únicamente se dijo que hubo una confrontación entre grupos partidistas pero que el asunto no paso a mayores.

Tampoco el candidato Perredista puso la denuncia correspondiente. Nada se hizo. No hubo ningún problema. Todo estaba bien.

Había un gran acuerdo, Ricardo Baptista ya había pactado su derrota con anticipación con funcionarios de Gobierno y el intermediario fue un seudoperiodista que se dice cubano y hace negocios al amparo del poder.

Ricardo Baptista tenía un gran acuerdo económico para hacer una campaña perredista a modo que no pusiera en entredicho la victoria priista de Ramón Ramirez Valtierra. Así jugaba con la doctrina partidista del PRD y el trabajo de miles de militantes del sol azteca.

Ése es el Candidato de Morena actualmente, un hombre al servicio de los intereses del Gobernante en turno. Que es capaz de vender principios y dignidad por unos pesos. Cargos, Candidaturas y obra pública su ganancia, su pepena política.

Ése es el gran amigo y socio de Abraham Zenteno Mendoza, quien ya tiene rato con sus grupos de choque al servicio de Ricardo Baptista, juntos pretenden volver a gobernar Tula para negociar su apoyo a algún candidato a la gubernatura de Hidalgo, independientemente del Partido Político; hoy el Candidato del PT los denuncia como responsables de grupos de choque e intimidación, pero no debe sorprender su actuar porque él también participó con ellos y hoy pretende hacer un deslinde de esas prácticas abominables.

La confrontación en Tula, entre PT y Morena significan, traiciones, negocios, prebendas; es el estilo de hacer política de estos personajes, independientemente de la filiación política.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here