Inicio Michoacán ROCÍO SANTOS: EL RETO DE LA PARIDAD, CANDIDATURAS QUE NO DEN RISA

ROCÍO SANTOS: EL RETO DE LA PARIDAD, CANDIDATURAS QUE NO DEN RISA

132
0

Por Martha Elba Torres

Para Rocío Santos de la Cruz, ex diputada federal, la paridad total en el 2021 es una oportunidad grandiosa para las mujeres en la política. Pero se requiere inteligencia, capacidad, talento y bolsillo, “candidatas que no den risa”.

Considera, salvo honrosas excepciones, que son decepcionantes las legisladoras en funciones. Llegaron por la lucha de las mujeres y no hacer nada por las demás. Once aspirantes mujeres de Morena para la gubernatura, es cantidad más que calidad. “¿Cuántas conocen Michoacán de fondo, sus problemáticas?”.

Luego de trabajar para la coordinación de la bancada priísta en el Senado, con la pandemia regresó a Morelia para estar al pendiente de su negocio -es productora de berries y proyecta exportar guacamole- y de sus dos hijos, ya con maestría. “Que son mías, porque ¡yo las pagué!”, dice socarronamente.

Es de las michoacanas que le ha invertido a su carrera política, que acepta, le ha dado mucho. “Y creo que eso nos pasa a las mujeres que somos constantes. Fui ya diputada federal plurinominal, un año; delegada federal del Trabajo y de Relaciones Exteriores; estuve como delegada del CEN del PRI en Tamaulipas y a lo largo de este tiempo, comprendí que hay mujeres en el poder, más no mujeres con poder. Todavía, nos guste o no, dependemos de que un hombre las impulse. Te lo digo, porque no veo mujeres con esa calidad, con ese poder de proponer e incidir en la mesa de las grandes decisiones. Hoy en día me ha tocado contar con un gran amigo, Miguel Ángel Osorio Chong, que siempre me ha apoyado, le tengo infinita gratitud y lealtad.

“Las mujeres no deberíamos de presumir mucho de lo que todavía no hemos conseguido. Si no eres ficha de ajedrez, de un grupo político, te ven como un estorbo, te hacen a un lado. Las mujeres inteligentes, las que no piden para ser políticas, que son autónomas en todos los sentidos, en su forma de pensar, en su economía, en todo, les estorban a los hombres. Por eso no hay mujeres con talento y capacidad y decisión, pero sobre todo no hay mujeres en la política, que podamos decir: ella tiene el carácter para enfrentar los problemas o para señalar los problemas. ¿Por qué? Pues porque dependen y sirven a grupos y no necesariamente, a mujeres.

Hay 241 diputadas federales y 63 senadoras, la mayoría responde al Presidente y no al género. ¿Qué podemos esperar en el 2021?

-Primero, (las candidatas) deben ser políticas con convicción de servicio, no de ocurrencia. Porque hoy, en el afán de la paridad y el 50 y 50, sacan a las mujeres de dónde sea, y entonces, en lugar de dar un buen resultado a la sociedad, solo vamos a los espacios a hacer el ridículo, porque ni siquiera capacidad, talento ni don de servicio. Más que preocuparse por los problemas de un estado o los bolsillos de toda esa gente que confió en ellas y ellos, se preocupan por llenar sus propios bolsillos. Entonces no hay un compromiso real con la sociedad.

Pero te consta que las dejan solas sus partidos.

-¡Pero si las mujeres siempre hemos estado solas! A mi lo que me sorprende es que todavía no tengan la capacidad de unificarse al margen de los colores. Ya llegamos, ¡pues entonces vamos a hacer por las demás! Nunca esperes el respaldo ni que nadie te haga. Si ya llegaste a un espacio, pues a ver cómo respondes. Las mujeres hemos trabajado siempre y ve, cómo han llegado las que dan la batalla. Solas han llegado y han crecido, mujeres como una Beatriz Paredes, una Dulce María Sauri.

Pero mejor llegan las hijas y los hijos de políticos. ¿Qué cambia? Y como evidentemente tu tema es el género, ¿cómo vez la paridad total para las gubernaturas?

-Fácil no. Y te digo, porque hay mujeres afortunadas, amigas, hijas, sobrinas, que tienen por el apellido la oportunidad. Yo respeto a cada mujer porque cada mujer tiene su manera de hacer política, porque las mujeres siempre hablamos de darnos la oportunidad, de juntarnos, y creo que las que más hablan de juntarnos son las que menos se juntan…

¿Juntas ni difuntas?

-Pues sí. ¿Qué es lo que hace falta? Mujeres preparadas y abiertas a lo que realmente está pasando. Necesitamos mujeres interesantes, que tengan el don de servicio, una preparación y una cultura diferente a las que hoy nos representan. Las mujeres podemos hacer mucho, mucho. Con 3 ó 4 mujeres que hay en Michoacán, que no lloren porque las dejan solas, porque no tienen el apoyo del grupo político que las lleven al espacio donde están, te aseguro que serían muy diferentes las cosas. Necesitamos mujeres que se preocupen y ocupen en preparar a la siguiente generación y no andemos viendo de dónde las sacan. Porque hoy, todos los partidos, están preocupados porque no saben de dónde van a sacar el 50 por ciento de candidatas competitivas. Y hablamos de alcaldías, regidurías, diputaciones y gubernaturas. Es un ejército de mujeres que se van a sacar de la manga. Y te repito: los hombres, entre menos mujeres capaces, inteligentes, con autonomía y con decisión propia, tengan, mejor. Porque ellos van a seguir siendo los amos y señores del municipio, del estado y del país.

Hablamos de más de miles de mujeres con esas características, que si las hay.

-¡Claro! ¿Pero dónde están? En las legislaturas, grises nuestras representantes. A mi me habría gustado ver un ejército de capacitación en todos los colores. Porque si bien es cierto que tenemos diferencias, nos unen las coincidencias, la falta de oportunidades. Lo que tu decías hace un rato, las niñas y los niños juniors que tienen la fortuna de no conocer lo que la mayoría conocemos, la pobreza de todo; el que te cierren las puertas, el que trabajes colonia por colonia que de nada te sirve porque simplemente te dicen, tu no vas. Puede ser que seas la que trae más trabajo, la más conocida, pero si va la hija, la hermana, la esposa de alguien, te haces a un lado. Y ¡no! Ahí es donde debemos estar unidas, exigir nuestros derechos, pero pareciera ser… las mujeres hablamos tanto, pero somos tan miedosas, que cuando se trata realmente de alzar la voz, nos escondemos y dejamos solas a aquellas que realmente quieren agruparse para hacer algo por Michoacán y por México, pero sobre todo, por el género.

“Cuando hablamos de oportunidades para mujeres, no hablamos solo de diputaciones o alcaldías; hablamos para muchas otras cosas más y que son limitadas, como ministerios públicos, magistradas. Ve cuando queda una vacante, ¿cuántos hombres y cuántas mujeres se proponen? Y hay mujeres muy capaces. Ahora simplemente para la Fiscalía (General del Estado). ¿Cuántas mujeres se propusieron?, pero ya se tenía claro quién iba a ser el fiscal. Tuvimos una candidata muy buena, pero ¿tuvimos el respaldo de las diputadas de los colores que sean? No, no lo tuvimos. Ellas traían una línea. Y te digo, no puedes llegar para servirte, debes ir para servir, y en el servir a tu estado y sociedad, debes tener muy claro: no depender de una diputación para mejorar tu economía. Si bien es cierto que cobran y cobran muy bien, que eso no sea lo que te lleve ahí. Debes aprender a tener un oficio y trabajar en él. Hagamos un análisis de cuántos diputados han pasado ya por ahí, ¿y qué han aportado? ¡Nada!

                                                                                               La alianza

Con los golpes y los años, Rocío Santos entiende que los contextos cambian. Estos dos años han enseñado que ya no se puede improvisar. “Necesitamos funcionarios más comprometidos con los problemas que nos aquejan. Hoy que veo la alianza opositora, la aplaudo. Pero me gustaría más que una alianza de colores: rojo, azul y amarillo, una alianza preocupada por los problemas de toda una sociedad en general. ¿Qué les dices a las familias frente a la inseguridad que vivimos? ¿la falta de oportunidad para los jóvenes? ¿cuántas mujeres como yo, mamás solteras que tenemos que salir adelante con nuestros hijos. ¿Cuántas mujeres no tienen hoy la oportunidad de llevar a un hijo a la guardería? ¿cuántas mujeres no tienen ni siquiera empleo para llevar un pan a su casa? Y te preguntas: ¿nuestros legisladores se han preocupado por eso?

Bueno, si no se preocupa el Presidente, menos los otros.

-¡Exacto! No necesita la gente que la limosneen ni le alcancen despensas. Esa es política barata. Debemos aprender a darle un cambio a la política, hacer nueva política por Michoacán por México.

Pero es un asco, esta aplanadora de la 4T.

-Volvemos a lo mismo. Tenemos mujeres y hombres que no saben cuál es la función de un legislador. Y ellos y ellas, no ganaron. Así se los dice el Presidente: gané yo. Y si por el Presidente fuera, él sería diputado, senador, gobernador…

¡Pues de hecho lo es!

-¡Claro! Es un perfecto totalitario. Pero necesitamos equilibrar el Congreso de la Unión, más que nunca. Urgen los medicamentos en hospitales, nos urgen los tratamientos contra el cáncer para nuestros niños y mujeres. Pero sobre todo necesitamos mujeres y hombres con muy buenas ganas de servir y con la colita muy corta, para que no nos los puedan tumbar a mitad de la campaña.

¿A qué vas y cuál es la arena que pisas?

-Estoy viendo cómo se dan las cosas. Soy una mujer que conoce el estado, no soy una política verde, conozco perfectamente las regiones, los problemas que aquejan al estado. No solo es el campo, la inseguridad y la salud. Estamos hablando de una descomposición familiar terrible; falta de oportunidades para todos y todas, falta de medicamentos, de tratamientos. Hoy las mujeres, más que de Covid, se mueren de cáncer de mama, y nadie hace nada. Estamos ante un gobierno sordo y ciego. Me interesa mucho Michoacán, y vamos a ver qué podemos hacer. Creo e insisto, no debe haber políticas y políticos de ocurrencia. Para que tu aspires a algo, debes tener muy claro las posibilidades a tu favor, el conocimiento, pero sobre todo el respaldo, más que de grupos políticos, de la sociedad en general, y por supuesto, no ir a los municipios a preguntar sobre sus problemas, sino llevar ya compromisos concretos y viables.

“Yo veo a aspirantes a la gubernatura y trae cada uno un tema en especial, pero no es solo un tema, es un conjunto de fenómenos que están rebasando al gobierno y que se tiene que poner orden. Se que las finanzas del estado y del país están patas para arriba. Ya no puedes ir a una campaña prometiendo las perlas del cielo, cuando ni siquiera sabes cómo están las finanzas. Pero si creo que se debe hacer política de nivel con los que lleguen. Hoy es tiempo, de que no importa que le caigas bien la cabeza, se trata de que tienes que hacer verdaderas alianzas para que a los michoacanos les vaya bien. No es posible que nuestros jóvenes licenciados anden de ubers, que aparte los agreden y no los dejan trabajar, quienes no son capaces de prestar un servicio digno a la sociedad.

¿Cómo ves 11 mujeres aspirantes a la candidatura de Morena, cuando solo teníamos a Selene en el radar.

-Fíjate que conozco algunas, otras son perfectas desconocidas. No conozco su trabajo, porque llegaron con la ola y nunca hicieron campaña y ahora aspiran a la gubernatura. A eso me refiero: no podemos dar risa. Debemos hacer conciencia, y con seriedad, ver las posibilidades, pero también ver el bolsillo para ver si te alcanza. Eso es muy importante. Y autoevaluarte, que eso es muy difícil; preguntarte cómo has trabajado, como legisladora o funcionaria, cómo ha sido tu camino por todo el estado. Hay algunas que si conocen Michoacán, pero han servido realmente a los michoacanos? ¿Cuál sería la respuesta de los michoacanos hacia estas mujeres? Yo prefiero calidad, que cantidad. Vamos a ver quién queda, pero a mi me gustaría mucho tener un debate con algunas de estas mujeres de Morena para ver si conocen de fondo los problemas que Michoacán vive. Insisto: hoy el estado no quiere políticos al vapor ni que quieren llegar para hacer más gorda su cuenta bancaria.

Tu le has invertido a tu carrera política.

-Cuando te apasiona lo que te gusta y tienes muy claro lo que quieres, lo haces con gusto. Soy una mujer que se cae, se levanta, se vuelve a caer, y otra vez me levanto, en todos los sentidos.

Y si que te has puesto unos buenos catorrazos ¿verdad?

-Si. Desde luego. Nunca permanezco de pie eternamente ni en el suelo eternamente. Como todas las mujeres, a veces lloramos, a veces reímos, nos desquitamos y gritamos y aquí estoy de pie. Le invertí, pero estoy satisfecha con la gente, con el servicio que he dado. A veces no es el dinero, sino las ganas de mostrar que se pueden hacer las cosas. Y te preguntas ¿por qué no hacen las cosas? o ¿por qué no lo hacemos entre todos? Porque para que Michoacán salga adelante, lo tenemos que hacer entre todos. Ni solo el diputado, el senador o el gobernador, necesitamos que quien llegue sea incluyente, que sepa lo que es la familia, necesitamos a alguien que sepa lo que es partirse el alma todos los días; necesitamos una persona que no olvide que usó huaraches y que como muchos, no tenían para comer.

Entonces es fundamental la alianza opositora para detener la caída libre del país.

-Sin duda alguna. Pero insisto, que esa alianza sea para el bien de todos los mexicanos, no para el bien de los políticos. Para el bien de la sociedad que en estos dos años, esta harta de la ineptitud y el fracaso de un gobierno que se comprometió a sacar a este país de la pobreza; necesitamos gente realmente comprometida, con carácter y con dos muuuy poderosas razones, para ponérsele enfrente a quien sea por defender a la gente que confía en ellos. Necesitamos gente con carácter y conocimiento y ser empáticos con los demás. Martha, la ropa no nos cambia, la mayoría de políticos y políticas venimos de abajo, del esfuerzo. Mi bandera es la familia, porque a todas nos importan nuestros hijos y por ellos tenemos que trabajar.

¿Estás preparada para la violencia política en tu contra?

-Desde luego. Se que cualquier movimiento de mi parte, van a quererme destazar. Pero las mujeres que aspiramos a representar a la sociedad, no podremos, si no tenemos el carácter y la experiencia en estas lides, que hoy nos nutren y nos dan más fuerza todavía, para decir: aquí estoy de pie. Tu me conoces, y sabes que soy mujer de grandes batallas, pero también de derrotas y eso me permite seguir de pie. Estoy preparada para eso y lo que venga y hacerle frente a todos los problemas que se me presenten en el camino. Si tengo miedo a lo que digan de mi, mejor me quedo en casa a llorar y lamentarme. No soy mujer que le tenga miedo a los retos. Y por supuesto que espero esa violencia de género contra mí.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here