Inicio EdoMex Sicarios de tres cárteles asolan al Estado de México

Sicarios de tres cárteles asolan al Estado de México

39
0
Compartir
El sicariato impone su ley ante tibieza del gobernador

*  El crimen de las paramédicas de la Cruz Roja, obedece a una venganza por no pagar “derecho de piso” y por atender  a heridos de bandos contrarios del narcotráfico

 

 

Por BLAS A. BUENDÍA

Especial de Expediente Ultra

Pese a las vanas presunciones que el gobierno del Estado de México ha catalogado que esta es una de las entidades de las “más seguras” y que supuestamente “no pasa nada” en torno a la seguridad pública, el asesinato de dos mujeres paramédicas de la Cruz roja y el de un policía el sábado 14, demuestra que el Edomex es gobernado por el llamado sicariato.

Este nuevo capítulo forma parte de la guerra entre las facciones del narcotráfico, cuyo triple crimen ocurrido en una lumbrera en lo que llaman el Bordo Xochiaca, según reportes especiales de muy alta confiabilidad, se cierne una paradoja ya que esos crímenes obedecen a las presiones que desarrollan sicaritos que han establecido un estado de terror en esas entidad, “pasando la charola para el cobro de piso”.

Según el informante –que pidió el anonimato para evitar cualquier tipo de represión-, este triple crimen obedece particularmente a una guerra por adueñarse de las plazas entre sicarios de tres cárteles; en últimas fechas han sostenido una batalla sin paralelo cuyas presiones caen en el terreno de lo inverosímil, que ya trastocó a una institución de salud pública.

Si bien es importante que la sociedad conozca lo que está ocurriendo en la entidad que gobierna el priista Eruviel Ávila Villegas, en materia de inseguridad, a la Cruz Roja le tocó sufrir el abatimiento de este flagelo, a grado tal que las paramédicos Norma Angélica Vázquez Becerril y Virginia Hernández Garduño, les arrebataron la vida en un acto de venganza.

Al gobernador priista con este tipo de hechos sangrientos, se le derrumban políticamente muchas cosas, y deja en lo abominable que el Edomex vive también un Estado fallido, muy similar a lo que ocurre a nivel federal a través del presidente Enrique Peña Nieto.

El Estado de México es una de las 32 entidades federativas de México, y se encuentra dividido en 125 municipios. De tal suerte que, si bien el Edomex está en una fase que se llama “el sicariato” -que se basa en la lucha por las plazas para vender y distribuir todo tipo de drogas-, la sociedad queda desprotegida porque ni la autoridad local y la federal, han logrado abatir la plaga del narcotráfico.

Según reportes, el Edomex está siendo peleado por tres cárteles diferentes, con el brote de una gran cantidad de celulillas que bajaron de Morelos y de Guerrero, mismas que se identifican con los cárteles de los Beltrán Leyva, a pesar de su presunta desaparición.

Esas celulitas son terribles porque están integradas por diez o quince gentes que pretenden hacer un cártel, y obviamente no lo son porque chocan con los cárteles ya solidificados. Lo que sí hacen es ir a cobrar derecho de piso y sembrar terror entre la comunidad y ahora contra las instituciones.

Las autoridades competentes que, al tratarse de acciones del narco-crimen, “este acto no solo se debe de investigar quién dispara las armas, sino más bien quién se beneficia con las muertes de estas paramédicas y la de un policía”.

Pese a que eran personas no conocidas, las relaciones de las paramédicas eran meramente institucionales con relaciones profesionales, y la forma de cómo las asesinaron, revela un modus de cártel de los Beltrán Leyva.

Se tiene entendido que según conforme a las pesquisas, los sicaritos fueron a exigirle a la Cruz Roja una cantidad de dinero para supuestamente “dejarlos operar” a favor de la comunidad (…), pero la relación va más allá de lo inverosímil, es decir, que esos grupúsculos amenazaron a funcionarios de la Cruz Roja para cobrarles “¡derecho de piso!”, toda vez que “estaban atendiendo médica y hospitalariamente a los contrarios del narcotráfico de Ciudad Nezahualcóyotl, dentro de su interminable batalla criminal y el ajuste de cuentas”.

Según el informante, destacó que existen dos detalles que se centran en torno al esclarecimiento de estos narco-asesinatos; primero, que la Cruz Roja dejara de atender a los contrarios, porque paradójicamente tendrían que pagan cierta cantidad de dinero como “derecho de piso”; si no lo hicieran así, irían muriendo los miembros de esta Benemérita Institución. Lo mismo ha ocurrido en Ciudad Juárez, Chihuahua, pero las autoridades competentes recurrieron a la certeza de combatir al narcotráfico, y no de encubrir hechos como los de la lumbrera del Borde de Xochiaca.

Cártel de los Beltrán Leyva

Según Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A1rtel_de_los_Beltr%C3%A1n_Leyva), el Cártel de los Beltrán Leyva fue una organización delictiva establecida en Sinaloa, México.

Originalmente liderada por los hermanos Marcos Arturo, Alfredo, Héctor y Carlos Beltrán Leyva, también por el ya difunto Iván Beltrán Villarreal.

Primordialmente eran comandantes de la organización criminal conocida como el Cártel de Sinaloa, dirigida por Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo” Guzmán, y basada en el estado de Sinaloa.

Los hermanos Beltrán Leyva estaban a cargo de dos grupos de asesinos conocidos como “Los Pelones” en el estado de Guerrero, y “Los Güeros” en el estado de Sonora, que efectuaban asesinatos a favor del Cártel de Sinaloa, y conforme a los hechos en el Estado de México, la ramificación de ese narco cártel ha crecido intentando dominar el mercado de las drogas en municipios de alta marginalidad del Estado de México, transformándose en tierra de nadie.