Inicio Columnas SIN LA MAGIA DEL EFECTO AMLO MORENA SE HUNDIÓ EN HIDALGO

SIN LA MAGIA DEL EFECTO AMLO MORENA SE HUNDIÓ EN HIDALGO

615
0

*  Las pugnas internas y las imposiciones del Grupo Universidad, terminaron por dar la puntilla al partido guinda, que ganó por sí mismo solo 6 municipios; a los que pensaron que el efecto AMLO sería más que suficiente para triunfar, la ciudadanía les demostró lo contrario, siendo el PRI el ganador indiscutible de la jornada electoral, abonando nuevos capitales políticos rumbo al 2021 y 2022, en personajes con probadas capacidades como Benjamín Rico

Por Antonio Ortigoza Vázquez/@ortigoza2010

Especial de Expediente Ultra

Ante los resultados Preliminares Hidalgo 2020 de los comicios para alcaldes, con el 100 por ciento de actas capturadas y una participación ciudadana de prácticamente el 50 por ciento del padrón electoral, el PRI se levanta con 32 municipios ganados, el PAN con 5, PRD 7, el Verde 3, La coalición PT 4 y Movimiento Ciudadano 3, el nuevo partido estatal Podemos 2, Nueva Alianza 5, PESH 5, coalición PAN/PRD 6, la coalición Verde,PT, Morena y PES 5, y el gran perdedor, morena con 6. 

Los primeros resultados de los comicios en Hidalgo, para alcaldes, y en Coahuila, para diputados locales, son, en principio, un duro revés para el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En ambas entidades el proceso de selección de candidaturas de Morena fue una comedia de enredos, una feria de vanidades, envidias, rivalidades que terminaron por alejar a sus simpatizantes y militancia. La ciudadanía, por su parte, aplicó un voto de castigo a la naciente organización.

En Hidalgo tuvo el condimento envenenado, pues cuando estaba ya todo armado con el dinero, la influencia y el poder del Grupo Universidad, la «Sosa Nostra», sobrevino la sorpresiva detención de su jefe político, Gerardo Sosa Castelán, acusado de lavado de dinero y otros delitos financieros.

Esto fue un terremoto para Morena-Hidalgo. Si ya había severos problemas con las candidaturas, la postulación de verdaderos hampones y personajes de bajo perfil como el profesor Pablo Vargas, vino a acrecentar la caída libre.

Para los operadores y la cúpula de Morena, eso no fue visto como problema. Todo indica que se basaron en que ya, desde 2018, los candidatos no importan, si están bajo el cobijo de la «Magia de AMLO».

Bueno pues… estos comicios tal vez estén demostrando que esa «magia» comienza a esfumarse.

Peña Nieto enfrentó un fracaso total en los comicios intermedios, pero asimiló el rudo golpe y sólo se limitó a aceptar la renuncia del presidente del PRI, lo cual era perfectamente lógico.

AMLO, esa especie de político fuera de lo que hemos conocido; mesiánico, con una idea exagerada, superlativa, de su propia imagen y valía, fue cauto cuando evaluó el desfondamiento del partido que lo llevó a la presidencia.

Al respecto, expresó: “Yo en este caso, lo que celebro es que no hubo violencia, que acudió la gente a votar, muy poca, pero participaron, eso es lo más importante, lo más destacado, ya las autoridades electorales van a decidir quién gana y si hay inconformidades hay procedimientos y adelante… Lo que nosotros tenemos que procurar es que las elecciones sean limpias, libres, que no haya acarreo, compra de votos, falsificación de actas… y que se sepa que quien cometa un fraude es delito grave sin derecho a fianza, hay que esperar a ver qué resuelven las autoridades… Yo me entero por la información oficial, a través de los que dicen los órganos electorales y de lo que dicen los medios”, así habló en su conferencia mañanera, en Palacio Nacional.

“— ¿Ve las elecciones como una derrota para Morena? — No opino de eso, yo creo que es un triunfo para la democracia si hay elecciones limpias y libres, gane quien gane”.

Establecido lo anterior, una posibilidad altamente probable es que Morena termine siendo la parte acusada pues en algunos sitios existe la presunción de que los programas sociales fueron utilizados para apuntalar candidatos impuestos que ni así pudieron ganar.

Los números no son producto de una conspiración de las fuerzas conservadoras y para el titular de la Fepade, Ortiz Pinchetti, quizá no sea problema dar un vuelco de 180 grados a lo señalado en los boletines al final del proceso, que calificó de «una magnífica experiencia democrática». Para eso es que AMLO lo nombró en la Fepade.

Las dudas que resten tendrán que definir, de una vez por todas, de qué están hechos el INE y el Tribunal Electoral.

Hay muchas preguntas en el futuro inmediato, por ejemplo: ¿qué harán con el desaguisado posterior los dirigentes morenistas? Para nuevas elecciones ¿de dónde sacará Morena prospectos algo mejor presentables que los que perdieron?

¿Retornará a sus bases?

La oposición, en cambio, puede postular los mismos candidatos, toda vez que a la vista del electorado, son triunfadores. Y en todo caso, cuentan con personal de repuesto con buenas calificaciones.

CLAVES DEL TRIUNFO TRICOLOR

Se puede, por ejemplo, señalar que en el caso de la candidatura para Pachuca, si por algún problema no podría repetir Sergio Baños, se puede echar mano de un excelente prospecto, Benjamín Rico, quien de hecho fue el artífice de la exitosa campaña del tricolor en la Bella Airosa.

Rico supo manejar la cercanía con la gente que fue uno de los elementos fundamentales para que el PRI retornara a gobernar la capital del estado. Luego del tras el contundente triunfo, es uno de los personajes de la política hidalguense con un sólido capital político rumbo a los comicios del 2021 y 2022.

MINERAL DE LA REFORMA, OTRA DOLOROSA DERROTA PARA MORENA

No cabe duda que el electorado le apostó a la congruencia y ética políticas. Y de ello dio muestra clara Rico cuando desde temprana hora al acudir a votar, señaló a los medios que no retornaría a su cargo público, fuera cual fuera el resultado de la elección: “No es correcto, no es sano, no es honesto regresar y habrá que dar un ejemplo de transparencia”, indicó.

Otro de los municipios donde el partido guinda se rezagó fue en Mineral de la Reforma, pues mientras el candidato del PRI, Israel Félix se acercó a la ciudadanía recogiendo sus demandas y planteando soluciones, los morenistas se enfrascaron en un feroz golpeteo pensando que bastaría el efecto AMLO para ganar. Los hechos demostraron lo contrario y los más de cinco mil votos de diferencia no dejan duda alguna de que los ciudadanos dieron la espalda al partido guinda de manera abrumadora.

Morena pago caro su imposición de hampones de baja estofa y candidatos desconocidos para las bases, como Pablo Vargas.

Ya veremos los acontecimientos que vendrán en los días siguientes, cuando intenten, para morirse de risa, alegar fraude o irregularidades que ellos mismos cometieron.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here