Inicio D.F. Surge el dilema sexenal: ¿Qué hacer con Manlio Fabio?

Surge el dilema sexenal: ¿Qué hacer con Manlio Fabio?

Mientras los precandidatos de todos los partidos inician sus anticipadas campañas,en el PRI se marca línea para no adelantar tiempos electorales en espera de que en Los Pinos se decida el futuro político del sonorense

293
0
Compartir

Tras la cascada de destapes

 

 

Por Ricardo Arellano / Fotos Especiales

 Una vez concluidas las elecciones intermedias que trajeron como efecto secundario una serie de destapes en cascada, otro de los tema inaplazables que deberá ser atendido, evaluado y sopesado con el mayor de los sigilos, será la decisión que desde la más alta instancia oficial, se tome sobre el que habrá de ser el futuro político inmediato del actual coordinador de los diputados del PRI en San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones, para evitar que pueda convertirse en el ‘‘desempleado incómodo’’ del sexenio.
Beltrones, compás de espera Foto: Moises Pablo/cuartoscuro.com
Beltrones, compás de espera Foto: Moises Pablo/cuartoscuro.com

A finales de agosto entrante, el

político sonorense concluirá su función legislativa, pero desde ahora, lo que en Los Pinos se le tenga reservado, es motivo de apuestas de café y especulaciones sobre todo porque con antelación a los comicios de junio pasado, Manlio hizo público su interés por acceder a la dirigencia nacional del PRI, cargo cuya designación, sin duda alguna, estará en la facultad exclusiva del presidente Peña Nieto.na vez concluidas las elecciones intermedias que trajeron como efecto secundario una serie de destapes en cascada, otro de los tema inaplazables que deberá ser atendido, evaluado y sopesado con el mayor de los sigilos, será la decisión que desde la más alta instancia oficial, se tome sobre el que habrá de ser el futuro político inmediato del actual coordinador de los diputados del PRI en San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones, para evitar que pueda convertirse en el ‘‘desempleado incómodo’’ del sexenio.

En la sucesión del 2012 que favoreció al hoy primer mandatario, Manlio supo frenar sus aspiraciones y maniobrar para dar paso a la candidatura del hoy presidente, consciente de que no las tenías todas consigo, empero, su eventual llegada a la dirigencia del tricolor, lo colocaría en una posición privilegiada para labrarse él mismo su candidatura y probable destape.

Innegable que la llegada del sonorense a la máxima dirigencia de su partido, pondría en guardia a varios de los posibles precandidatos del PRI, por lo que no se descarta que al interior del gabinete y en los escritorios de los asesores presidenciales, haya un acuerdo para cerrarle el paso al hombre que en 1994 fuera el responsable de ejecutar, por órdenes del entonces presidente Carlos Salinas, el videodedazo a favor de Ernesto Zedillo, que se interpretó como una clara imposición hacia un priísmo agraviado tras la muerte de Luis Donaldo Colosio.

Acató instrucciones de Salinas
Acató instrucciones de Salinas

Dentro de los posibles escenarios se manejan diversas opciones para el aún diputado federal: lo mismo se le ve despachando en una Secretaría de Estado, que asumiendo algún consulado o embajada, pero no como relevo de César Camacho en el PRI. La cuestión será tenderle un puente de plata, terso y a su medida, para evitar que como sucedió en Nuevo León con Jaime Rodríguez, ‘‘El Bronco’’, se acoja a una candidatura independiente desde cual ocasionar verdaderos dolores de cabeza a su partido, o fomentar divisiones que terminen por beneficiar a la oposición.

Las palabras de la autopostulación de Manlio, siguen provocando resquemor entre quienes piensan al interior del PRI que el sonorense tiene poderosas razones políticas para cobrar la aprobación de las reformas estructurales en la LXII Legislatura que está por concluir, y que incluso, lo expresado a los medios hace un par de meses, contó con la luz verde del propio Jefe del Ejecutivo. ‘‘Si me gustaría ser presidente del partido, pero esa no es mi obsesión, esa es mi ilusión’’, señaló a los medios, colocando, metafóricamente, el cascabel al gato, a sabiendas que sus bonos políticos están al alza sobre todo porque sus candidatos que impulsó y cobijó, como son los casos de la senadora Claudia Pavlovich y Héctor Astudillo, ganaron en Sonora y Guerrero.

Indudable que Manlio tiene para competir con cualesquiera de los precandidatos de su partido, eso nadie lo duda, pero su mayor obstáculo es que no forma parte de ninguno de los grupos ni corrientes mayoritarias que se ubican en el primer círculo de Los Pinos. Y la mayoría de los probables candidatos lo ven con marcado recelo. Lo que sin duda lo convertirá en las próximas semanas en el posible ‘‘desempleado incómodo’’ de la clase política, cuya cesantía laboral, de no ser tratada con pinzas, podrá transformarlo en un ‘‘desempleado peligroso’’.

¿Cuál será el destino de Manlio Fabio Beltrones en el corto plazo? Esa es la duda recurrente en el ámbito de la política nacional, que quedará resuelta una vez que concluya la LXII Legislatura en San Lázaro. ¿Concederá el Presidente Peña Nieto que la ‘‘ilusión’’ del líder parlamentario por dirigir al PRI se haga realidad con todos los riesgos que esto implica, o se inclinará a favor de personajes más allegados y confiables al Grupo Atlacomulco como el actual Secretario del Trabajo, Alfonso Naverrete Prida?

LA SUCESIÓN YA EMPEZÓ

Con el triunfo de Morena en el Distrito Federal, las reafirmadas aspiraciones de Andrés Manuel López Obrador se han visto fortalecidas; su partido ocupará una cuarta posición a nivel nacional, contará con la mayoría en la Asamblea Legislativa, cinco delegaciones y más de treinta diputados en San Lázaro lo que le dará una sólida presencia política. López Obrador va con todo hacia el 2018, ahora con un elemento más a su favor, un PRD en caída libre que nadie parece detener y que ha hecho marcar un claro deslinde del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera en sus intenciones por contender por la Presidencia de la República sin llevar a sus espaldas el lastre en que se ha convertido el Sol Azteca.

El cauto Mancera, debió salir de su aparente guarida política para no quedar atrás en la ya iniciada carrera presidencial anotándose en la selecta lista, pero como un candidato con perfil independiente y ciudadano; más allá de los partidos políticos, o, mejor dicho, a la disposición de los partidos que quieran aprovechar su aparenta neutralidad ideológica, como aconteció en el 2012 cuando sin afiliarse al PRD ni a ningún instituto político, logró agrupar una coalición en pro de su postulación.

Mancera se sumó a los destapes
Mancera se sumó a los destapes

El Jefe de Gobierno está más que convencido que el Sol Azteca ya no representa una carta mayor a sus planes a futuro sobre todo por las rupturas y distanciamientos que quiérase o no, tiene ya con la actual dirigencia nacional encabezada por Carlos Navarrete, luego de que trascendiera una grabación dada a conocer por el periódico El Universal, donde el líder perredista endosaba una probable derrota al 2018 del PRD por las erradas políticas sociales aplicadas por Mancera. Como quedó demostrado la hecatombe pronosticada por Navarrete se adelantó tres años y el panorama electoral que se presentaba alentador para el Jefe de Gobierno a la sombra del Sol Azteca se diluyó con la derrota electoral reciente.

Ahora Mancera deberá recomponer primero a su cercano círculo de colaboradores para iniciar una cuesta arriba con un escenario político donde partidos como el PAN, Verde Ecologista, PRI y sobre todo MORENA, buscarán ponerle piedras en el camino a sus aspiraciones ya manifestadas. Como un hecho consumado se da la salida de la Secretaría de Gobierno de su operador Héctor Serrano quien podría ser relevado por gente del primer círculo de Mancera como Manuel Granados o Luis Serna. Partidos como MORENA han manifestado su rechazo a establecer una mesa de diálogo con el hombre que en los últimos meses se dedicó a hostigar y perseguir a sus candidatos. Aunque los agravios alcanzan también a personajes políticos de otros partidos como el PRI y el PAN.

LAS VÍSPERAS ADELANTADAS EN ACCIÓN NACIONAL

Pero es en las filas del PAN donde los prematuros destapes están a la orden del día: primero fue Margarita Zavala, esposa del ex Presidente Felipe Calderón, la que con su videodestape abrió el abanico de opciones panistas y a la que se sumó el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle a quien el PRI amenazó con denunciar ante las autoridades electorales por su abierta intromisión en el proceso electoral pasado por sus frecuentes actos de apoyo a candidatos de su partido en doce estados del país.

Margarita Zavala quiere regresar a Los Pinos
Margarita Zavala quiere regresar a Los Pinos

De hecho, los pre destapes de Acción Nacional terminaron por poner en evidencia las fracturas que están por venir al interior de ese partido, ya que el delfín y candidato a dirigir el PAN de Gustavo Madero, Ricardo Anaya Cortés, fue de quienes figuró en primera fila en el ágape organizado en la Casa Puebla por Moreno Valle, a los candidatos ganadores del PAN en Querétaro y Baja California Sur: Francisco Domínguez y Carlos Mendoza, quienes se vieron acompañados de decenas de futuros diputados federales, alcaldes y senadores como el servil promotor del ‘‘Gober Bala’’, Javier Lozano Alarcón.

La presencia de Ricardo Anaya, habla de una probable traición al actual jerarca panista, Gustavo Madero quien se encuentra más que apuntado para buscar la nominación blanquiazul en el 2018 y que en el pasado proceso electoral cerró la candidatura a la diputación a Margarita Zavala, quien al parecer decidió dejar el camino libre Anaya para que sea electo como nuevo líder nacional de su partido, a cambio de que le permita contender por la candidatura presidencial.

Moreno Valle, ostentosa autopromoción
Moreno Valle, ostentosa autopromoción

De esta manera, en el PAN están apuntados y listos a rasgarse las vestiduras en el próximo proceso de elección de su dirigente nacional: Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Gustavo Madero. De las tres corrientes, al menos dos, parece que ya pactaron con el joven aspirante haciendo a un lado a su antes mecenas y protector, Gustavo Madero. Aunque aún no hay nada para nadie, la definición al 2018 en el PAN se antoja una noche de cuchillos largos.

PRIÍSTAS A LA ESPERA

Y mientras la definición política de Manlio se despeja, del lado de los precandidatos del PRI, la orden, hasta el momento, parece ser mantenerse quietos a la espera de que desde Los Pinos surja la señal autorizando el destape de sus aspiraciones donde parece no haber nada para nadie, aún cuando hace unos días el presidente Peña Nieto agitó las aguas, al señalar que el voto a favor de su partido era reflejo de la aceptación de los mexicanos al avance de la economía, estando a su lado en un evento de la comunidad libanesa, nada menos que el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y el poderoso dueño de Grupo Carso, Carlos Slim.

Aunque algunas versiones periodísticas dieron por sentado que el Presidente estaba ‘‘destapando’’ a Videgaray, fue el propio funcionario quien se encargó de marcar la auténtica línea de Los Pinos cuando externó: ‘‘Ya lo dijo el Secretario de Gobernación, no son tiempos para destapes sino para seguir trabajando’’, haciendo eco a las palabras del titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, quien ante la pregunta de sus aspiraciones futuras, dijo a los medios: ‘‘antes de pensar en el futuro personal, el país merece primero trabajar por el bienestar y el desarrollo’’.

Osorio Chong pide calma
Osorio Chong pide calma

Además de los Secretarios de Gobernación y Hacienda, diversos analistas hablan de otros priístas con serias posibilidades como el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, a quien se dice podría ser colocado en el nivel de cardenal (Secretario de Estado), para meterlo de lleno a la pelea, aunque haya quienes no descarten incluso como un eventual plan ‘‘B’’, por lo que pueda venir, al propio gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, quien en 2011, se encargó de sacar el agua del pozo a favor del Grupo Atlacomulco y del PRI, declinando la postulación que le ofrecieron diversos partidos para llevarlo como candidato de coalición.

Para los priístas, el reto mayor es que la sucesión ya arrancó por lo que sin duda, en las altas instancias del gobierno, deberá replantearse el viejo estilo de no moverse sin el permiso del presidente en turno para terminar a la zaga de los aspirantes de la oposición que han empezado a promoverse.