Inicio Hidalgo TACO DE PALABRAS, PULQUE DE MENTIRAS.

TACO DE PALABRAS, PULQUE DE MENTIRAS.

788
0
Ilustración: vicomstudio.com

Por Antonio Ortigoza Vázquez

Los comentarios, los secretos  a voces y por supuesto, las apuestas son el ánimo que se vive, el día de hoy,  en tierras hidalguenses. El tema de moda es “¿quién es el bueno o la buena?”. El apetito por el poder, en algunos casos, podría llevar a uno o más de los tantos suspirantes, a cometer pactos hasta con el diablo.

Nombres van, nombres vienen, al pueblo, en términos reales, le daría lo mismo quien fuese el siguiente titular del gobierno estatal. La miseria, donde radica desde hace decenas de años, esa que lastima a la propia tierra que los vio nacer,  seguirá igual. Vendrá de nueva cuenta, en menos de un año, una campaña política, un bombardeo de propuestas, de promesas, de sonrisas forzadas por parte de los candidatos.

La esperanza y los sueños de una vida mejor renacerán en las mentes de los votantes. Se escucharán los “vivas”, “bravo” y un sinfín de porras con fondo musical de alguna canción de moda, a la cual le fue  adecuada  una letra con una gran dosis de alarde hacia el candidato o candidata. Esa gente que vive por el simple hecho de sobrevivir, volverán a oler esas finas lociones o perfumes que cautivarán a los electores más pobres del estado. Verán de nueva cuenta grandes comitivas de vehículos de lujo, decenas de personas portando chamarras rojas, azules, amarillas, verdes y no se de cuantos colores más.

Presumirán las candidatas y los candidatos de contar con las mejores propuestas, de ser poseedores de la verdad absoluta, de contar con  la fórmula “del agua tibia” para aliviar el dolor, el olvido y la indiferencia por parte de un sistema que ve en ellos una millonaria posibilidad de hacer valer la “democracia”.

Empieza el “jolgorio”, veremos a las candidatas y los candidatos echándose un taco con el pueblo, para demostrar que son iguales,  que no hay diferencia. Lo cierto es que aquel taco es de palabras y se lo pasan con pulque de mentiras. Y así, la figura política resulta, más traicionera que el chile y más espinosa que el nopal.

Para que mencionar nombres de “políticos” ¿acaso no son cortados con la misma tijera? ¿No son maquillados con diferentes colores pero al final son lo mismo?

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here