Inicio Columnas Ternuritas… y desmentidos de los aspirantes al gobierno de Hidalgo

Ternuritas… y desmentidos de los aspirantes al gobierno de Hidalgo

81
0
Compartir
Ilustración especial

ENTRELÍNEAS

 Por Emmanuel Islas

Bien decía mi abuelita: “de que los hay, los hay…”, y que razón tenía ella al referirse a esas moscas muertas que lanzan la piedra y esconden la mano. Este dicho popular ahora aplica muy bien para aquellos que como Cantinflas, hablan sin sentido en la política hidalguense.

Y es que a partir de que esta columna ha dado a conocer lo que se ha ventilado en las altas cúpulas del poder en el Estado, muchos se desdicen y retractan de sus posicionamiento hechos al aire y en entrevistas banqueteras ante diferentes medios locales.

En primer lugar está Omar Fayad Meneses, quien desde siempre, pero ahora con mayor ahínco ha declarado abiertamente sus aspiraciones políticas de ser el próximo huésped del “cuarto piso”.

Vamos a hacerle memoria a este personaje que se está convirtiendo en el consentido de ésta columna política. Con fecha 15 de junio de este año, en el diario Milenio de su edición local, se publicó una nota bajo el título: “Omar Fayad se destapa para la gubernatura de Hidalgo”.

Ello le ocasionó mucho ruido al gobernador, y no precisamente porque le sorprendiera tal declaración y sobre todo la indisciplina de este personaje, sino que más bien lo decepcionó por la “lealtad” que venía demostrando el senador hacia su gobierno.

Dicen las leyes de la física que a toda acción hay una reacción, y en este caso se cumple a cabalidad este principio, ya que además de su abierta campaña de promoción, este personaje venía haciendo sus eventos distritales del día del niño y otros festejos, no importándole que las figuras a destacar en ese momento eran los candidatos del PRI a diputados federales.

El gobierno reacciona y le lanza un gancho al hígado con un veto que le ha costado que ningún medio local publique sus boletines, los cuales por cierto, llegan mal redactados, con ausencia de sentido periodístico y sin que cuiden a su jefe. En fin, ellos sabrán.

El caso es que ahora que se acerca el quinto informe de labores de Francisco Olvera Ruiz, y se sabe que el cronómetro para la designación del abanderado priista al gobierno del estado está a la vuelta de la esquina,  ahora resulta que todos los interesados son disciplinados y muy leales a su partido. Ternuritas.

Pues así como lo lee amable amigo:  pues gente como Fayad Meneses ahora dice que se disciplina ante el gobernador.

En una reciente entrevista que le realizó la agencia de noticias Quadratín, el senador, a pregunta expresa acerca del llamado que hizo el gobernador de calmar a los adelantados, respondió, “No me quedó el saco pero me lo pongo, YO SÍ LE HAGO CASO AL GOBERNADOR Y RESPETO SU FIGURA”.

Disculpe usted la escritura en mayúsculas, pero son reflejo de mi sorpresa ante tal cinismo, porque insisto, en la nota de Milenio diario del 15 de junio firmada por la reportera Janet Barragán, Omar Fayad declara lo contrario.

En esta misma lista se encuentra el también senador David Penchyna, quien anda muy movidito entregando  cualquier cosa para salir en la foto y atraer reflectores que no ha podido jalar su flamante jefe de prensa.

Pero cuando un reportero se le acerca y le pregunta que si quiere ser gobernador, pone su cara de serio y responde que es disciplinado con su partido y respetuoso de los tiempos políticos; lo curioso es que pocas veces se le veía en los municipios y en las comunidades y ahora que se acerca la hora de la hora, pues hasta a sonreír ha aprendido.

Ya para terminar, le platico que Carolina Viggiano, que es diputada federal electa y primera dama de Coahuila, pues saco las uñas ante muchos espectadores de aquella entidad.

Y es que resulta que en un evento público del sistema DIF de aquella entidad, ella esperaba a su marido, el gobernador Rubén Moreira, quien se retrasó por más de una hora, lo que provocó la ira de la mujer serrana de Hidalgo, quien al verle cruzar un patio, que era sede de dicho evento, sin miramientos le recriminó: “Pendejo… Hiciste que me asoleara”, esto, en el momento justo en el que su compañero de vida intentó abrazarla y besarla cariñosamente.

A Viggiano no le importó la presencia de muchas familias y de medios de comunicación que se dieron cita para dar cobertura a la nota del DIF.

Ya ve usted querido lector, esos aspirantes al gobierno de Hidalgo saben sacar las uñas tal leones en manada, pero saben doblar las manos y derramar lágrimas de cocodrilo, como adolescentes regañados… ¡Ternuritas!