Inicio Exclusivas TESTIGO PROTEGIDO PONE EN JAQUE CANDIDATURA DE DAMIÁN SOSA

TESTIGO PROTEGIDO PONE EN JAQUE CANDIDATURA DE DAMIÁN SOSA

4056
0

*  Oscar Pacheco, quien fuera uno de los principales operadores de los negocios oscuros de la Sosa Nostra, está aportando información que vincula al candidato de Morena a Tulancingo, con empresas que sirvieron de pantalla para hacer millonario al hoy procesado en el Penal del Altiplano, donde su hermano, lo mismo que diputados locales y federales, así como una larga lista de prestanombres, aparecen como directos responsables de los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, siempre escudados en la supuesta autonomía de la UAEH

Por Antonio Ortigoza Vázquez/@ortigoza2010

Especial de Expediente Ultra

Oscar Pacheco Medina no es únicamente el hilo conductor de la estructura financiera y delictiva del hoy preso en el penal del Altiplano, Gerardo Sosa Castelán; ante todo, es la soga prendida al cuello de infinidad de prestanombres como Edgar Méndez López, que terminará “ahorcándolos” de manera insalvable.

Ante el cúmulo de pruebas que brotan por doquier, de nada valdrán al candidato de Morena por Tulancingo, Damián Sosa Castelán (accionista mayoritario de la firma Amaque), las dos suspensiones provisionales para no ser detenido por la Fiscalía General de la República (FGR). Los recursos legales no lo libran en ningún sentido de evadir responsabilidades, tratándose de delitos graves como delincuencia organizada y lavado de dinero, por los que está preso su hermano.

Pruebas allegadas a Expediente Ultra y un detallado análisis de las mismas, demuestra que los prestanombres y operadores de la llamada Sosa Nostra, comenzaron a tejer desde hace muchos años la red de complicidades que dieron paso a decenas y decenas de empresas pantalla, a las cuales siempre se protegió y encubrió mediante el chantaje político, utilizando a maestros, alumnos y personal de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), como arma de presión hacia las autoridades locales.

Veamos algunos casos de esta cadena corruptiva operadas por Oscar Pacheco Medina, hoy testigo protegido y pieza fundamental para endosar una condena de muchos años al ex líder del Grupo Universidad: el de la empresa OSPAME y el nacimiento de la conocida gasolinera Servi-Garza.

A mediados de la década pasada y por órden expresa de Gerardo Sosa, Pacheco Medina se dio a la tarea de crear la empresa inmobiliaria OSPAME, para posteriormente, en junio de 2011, ubicar en un paquete accionario, como socias mayoritarias a sus hijas Jesica y Ana Cristina Pacheco Lozada, apareciendo además también como accionistas, José Jesús Olvera Gutiérrez y Edgar Méndez López, éste último personaje, apenas ha sido mencionado pero jugó un papel primordial en el entramado de los negocios del ex capo.

GÉNESIS DE LAS INMOBILIARIAS

También como parte de las firmas Grupo Inmobiliario Quinto, con sede en Apan; y Amaque, en Pachuca, Oscar Pacheco fue el encargado de tramitar todos los permisos para la instalación de la gasolinera, enarbolada como propiedad de la Máxima Casa de Estudios del estado, según se constata en documentos oficiales que obra en poder de este medio.

De hecho, la obra donde hoy se asienta la gasolinera ubicada en el kilómetro 4,7 de la carretera Pachuca-Tulancingo, nunca cumplió con los requisitos de ley y su apoderado, Pacheco Medina, intentó justificar la propiedad y demás documentos legales con copias fotostáticas simples, lo que derivó en la cancelación indefinida de la obra, según la notificación hecha llegar al interesado por el Cuauhtémoc Ochoa Fernández, entonces Secretario de Obras Públicas del gobierno del estado, el 4 de junio del 2009.

Ante la negativa oficial, Gerardo Sosa Castelán echó mano de su acostumbrada estrategia de presión política, movilizando al estudiantado universitario para cerrar avenidas, acusando a las autoridades de atentar contra el patrimonio y autonomía de la UAEH.

Por sus pistolas, el cacique siguió adelante con las obras y abrió la gasolinera en mayo del 2010, pero fue clausurada ya en funciones. En 2011 y meses después de la llegada de Francisco Olvera Ruiz al gobierno estatal, se dio la luz verde para su operación, pues debe recordarse que siendo estudiante de derecho en la Máxima Casa de Estudios de Hidalgo, Olvera formó parte del grupo porril manejado por Sosa Castelán, su siempre jefe político.

En el acta constitutiva de Servi-Garza, fechada en marzo del 2011, se enumeraron en los cargos de Administradora General nada menos que la hoy diputada federal de Morena, María Marivel Solís Barrera, actual presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología que no ha movido un solo dedo en la defensa de los fideicomisos para la investigación científica en el país; y como Comisario del Consejo de Vigilancia, apareció el también accionista de OSPAME, Edgar Méndez López.

Estados de cuentas bancarias, así como documentos oficiales y notariales, detallan la forma en que operaba esta parte de la red de empresas de la Sosa Nostra, donde Méndez López y su esposa Rosa Isela Morales Romero, sirvieron de prestanombres de la poderosa mafia para comprar terrenos y luego revendérselos a sí mismos.

EXTRAÑA COMPRA-VENTA Y SOSPECHOSO DEPÓSITO

Tal fue el caso de la propiedad adquirida el 27 de octubre del 2009, ubicada en la Ex Hacienda de Asunción y Santiago, en el municipio de Tuxpan, Veracruz, a través de un contrato de compra-venta entre Cipriana Aguilar Hernández y Edgar Méndez López. Operación protocolizada en la escritura 15540 de la Notaria 2 de ese municipio veracruzano, a cargo de Héctor Manuel Sánchez Galindo, y cuyo precio se estableció en un millón 575 mil pesos.

Meses después, el 17 de marzo de 2010, sucedió que Edgar Méndez López y su cónyuge, regresaron a la misma Notaria, para vender la misma propiedad a la inmobiliaria OSPAME, representada (¡vaya casualidad¡) por su apoderado legal, Edgar Méndez López. En este caso, el vendedor fue el mismo que el comprador.

Pero, ¿dónde encajaba Oscar Pacheco Medina en toda esta maraña de tejes y manejes?

También de manera por demás curiosa (diríase, sospechosa), siete meses ante de la compra de la propiedad, el 6 de abril del 2009, Pacheco recibió vía cheque, un depósito  por un millón 575 mil pesos, en su cuenta del Banco Santander. Como se aprecia tal cantidad es la misma que Edgar Méndez pagó por el terreno adquirido a nombre de OSPAME.

Además, el domicilio registrado en la cuenta bancaria de Pacheco, se ubica en Doria Oriente 111, Colonia Centro, entre Juárez e Independencia, en el municipio de Tulancingo de Bravo,  y es el mismo de OSPAME de Hidalgo, S.A de C.V, según se establece en un recibo de Telmex, donde aparece el número telefónico 775 7537300 .

Como se aprecia en los documentos en poder de Expediente Ultra, Edgar Méndez López, formó parte del mecanismo de adquisición de terrenos para la construcción de naves industriales, rentados de manera preferente a empresas como Bimbo, en diversos puntos del centro del país.

Ahora se confirma que Méndez formó parte del primer círculo tanto de Gerardo como de Damián Sosa, para realizar negocios y triangulaciones por demás sospechosos, como también es el caso de Raymundo Lazcano Mejía, representante de la empresa Construmega, de las firmas consentidas en las obras de la UAEH, y suplente del ex rector y diputado local, Augusto Veras Godoy.

CANDIDATURA Y NEGOCIOS EN RIESGO

Al conocerse la forma de operar de estas inmobiliarias y demás empresas pantalla, es fácil entender el por qué el Grupo Universidad buscaba colocar a sus piezas en los municipios claves como Tulancingo, donde OSPAME ya estaba más que lista para hacer negocios con políticos afines a Gerardo Sosa.

Ahora, aunque su hermano Damián es candidato por ese municipio, el negocio se puede venir abajo porque sus dos suspensiones provisionales que carga en el bolsillo no lo libran de ir a la cárcel por delitos de suma grave que, no hay duda, conoce a la perfección el testigo protegido Oscar Pacheco Medina, quien todavía tiene mucho que contar a la FGR y a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), para sumar entre los candidatos al cadalso político al cuestionado y tambaleante Damián.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here