Inicio Columnas TRAS HORAS DE SILENCIO, MORENA RECLAMA «TRIUNFOS» EN HIDALGO Y COAHUILA

TRAS HORAS DE SILENCIO, MORENA RECLAMA «TRIUNFOS» EN HIDALGO Y COAHUILA

228
0
Foto de vídeo de News Hidalgo

*Fue necesario que el “líder” nacional de MORENA ofreciera una conferencia de prensa trasmitida por la plataforma digital Zoom, para que el excandidato por Morena a la alcaldía de la capital del estado, se animara a subir a su Facebook unos cuantos renglones donde manifestaba “Vamos adelante… 39% frente 35% al PRI” asegurando que la tendencia era hacia arriba; pero más tarde, en un insipiente mitin ante 50 personas, dijo que estaba arriba por 2 puntos porcentuales.

Por Antonio Ortigoza Vázquez/@ortigoza2010

Foto: Vídeo News Hidalgo

Apenas minutos después de conocerse los resultados de las elecciones presidenciales de 2018, el candidato del PRI, José Antonio Meade, salió ante las cámaras de televisión para admitir su derrota y felicitar al triunfador, Andrés Manuel López Obrador. Parecía que, finalmente, México ingresaba de lleno a las mejores prácticas del mundo desarrollado, sin conflictos post-electorales que tanto dañaron el tejido social. Pero ahora, con los comicios en Coahuila e Hidalgo, Morena tiene toda la intención de volver a las andadas.

Desde poco antes de mediodía, de hecho, en medios de Morena en las entidades señaladas, se respiraba un aire de derrota. Cerradas las casillas, al filtrarse datos extraoficiales, en Coahuila surgió  la enorme sorpresa: Morena sufría una terrible derrota a manos del PRI con un seco «marcador» de 16 diputaciones de mayoría por cero para Morena.

Y en Hidalgo, las principales ciudades: Pachuca capital, Tulancingo, Mineral de Reforma. Actopan, entre otras, eran arrebatadas al partido del presidente AMLO. Fueron poco más de cuatro horas después del cierre de casillas en que en Morena no hubo pronunciamiento alguno al respecto. El ambiente era de desastre.

Pero hacia las 22:30 horas, más o menos, saltó el presidente interino del partido oficial, Héctor Ramírez Cuéllar, quien afirmó que al contrario, Morena iba arriba en el conteo de votos en esas ciudades y que estaba en disputa cerrada por las diputaciones en Coahuila.

Varios minutos después, el candidato morenista para Pachuca, Pablo Vargas, dio señales de vida y afirmó que «voy arriba con cuatro por ciento de los votos».

Pero del seno del partido se manejaron porcentajes de 39 a 35 por ciento de ventaja hipotética, sin citar fuentes.

No solo eso: en flagrante contradicción con el comunicado oficial de la Fepade, firmado por el titular, Agustín Ortiz Pinchetti, Ramírez Cuéllar afirmó tajante que «en Coahuila el PRI  tuvo un comportamiento de defraudación electoral» y que en Hidalgo «enfrentamos intimidación y violencia, que denunciaremos ante la Fepade».

Que «hubo compra de voto en Coahuila», como un «proceso criminal en materia electoral» y peor aún, que «la policía estatal secuestró  y agredió a activistas y simpatizantes de Morena».

Pero… nada de eso sabía la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales (Fepade) y eran las 22:30 horas, cuatro horas y media después del cierre de casillas.

«FUE UNA MAGNÍFICA EXPERIENCIA DEMOCRÁTICA»: ORTIZ PINCHETTI

El titular de esa Fiscalía, Agustín Ortiz Pinchetti, firmó un comunicado donde dice que «hubo algunos incidentes, pero nada extraordinario en la jornada electoral en Hidalgo y Coahuila. Ya tuvimos video conferencias con los enlaces en delegaciones, los cuales informaron que se investiga quema de material electoral en Pacula, Hidalgo»; que la Guardia Nacional  mantiene vigiladas las casillas y que hubo presencia de Ministerios Públicos Federales en ambos estados.

Añadió la Fiscalía que funcionaron tres mil 828 casillas sin incidentes, en una jornada normal sin problema que empañase el proceso y que «hubo una sola denuncia de irregularidad, un récord» y concluye Ortiz Pinchetti: «Fue una magnífica experiencia democrática».

Así que se puede uno preguntar: ¿De qué elecciones habló Ramírez Cuéllar?

VARGAS CULPA A «ORGANISMOS ELECTORALES» DE TORCER LEGALIDAD

Hacia las 23:30 horas del día de los comicios en Hidalgo, el candidato de Morena, Pablo Vargas, apareció en mitin ante el famoso reloj de Pachuca, donde unas 50 personas le vitorearon sin mucho entusiasmo. Sin cuidarse de los comunicados oficiales emitidos por la Fepade, acusó a los mismos «órganos electorales” de «torcer la legalidad» y vociferó que «no pueden robarle la alegría a Pachuca… se cayó el sistema desde la mañana, porque se suspendió el PREP»   y que utilizan el sistema del comité nacional del partido para contar los votos.

Afirmó que con 40 por ciento de los sufragios computados «vamos arriba del PRI por dos puntos porcentuales y es una ventaja irreversible» (sic), pero que «ésta fue una elección de Estado».

Que en el proceso de votación hubo «anomalías e irregularidades», pero que «vamos ganando, no nos van a secuestrar la alegría y la esperanza».

Es evidente que el candidato Vargas no se dio por enterado nunca que el PREP no fue autorizado porque la empresa contratada no cumplió con los requisitos señalados, asunto que fue informado oportunamente a todos los partidos y candidatos contendientes.

Y habrá algunos problemas, se puede suponer, al momento que Morena presente ante la Fepade las denuncias de «violencia, ilegalidad, intimidaciones», etcétera, porque los delegados de esa Fiscalía Especializada reportaron sin novedad al titular, Ortiz Pinchetti, quien se complació de que todo transcurrió en orden.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here