Inicio Opinión UN ASESINATO CADA 15 MINUTOS

UN ASESINATO CADA 15 MINUTOS

104
0
Ilustración especial

*Los datos son de espanto: en México hay un asesinato cada 15 minutos. De acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), se trata de un promedio de 98.8 casos de homicidios dolosos para agosto de 2019, pues se contabilizaron al menos 2,966 casos.

Por Saúl Arellano /@saularellano

Imagen: Pixabay / Mizter_X94

Esa cifra debe considerase como preliminar. No debe olvidarse que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), tiene un análisis mucho más robusto y que año con año presenta cifras mucho más elevadas que las reportadas por el SESNSP. Esto se debe fundamentalmente a que el INEGI utiliza fuentes de información adicionales y que calibra y estabiliza sus datos.

AL MENOS 100 ASESINATOS AL DÍA

En efecto, el INEGI usa no sólo la información de las carpetas de investigación del SESNSP. También recupera la información generada por las oficinas del Registro Civil en todo el país, vía los certificados de defunción. Usa también los registros relativos al mismo indicador de la Secretaría de Salud, además de los datos generados en los SEMEFOS de las 32 entidades federativas.

Considerando lo anterior, es posible afirmar con un elevado nivel de certeza que en México se están cometiendo al menos 100 homicidios por día. Lo anterior implica un promedio de al menos un caso cada 15 minutos, situación que sin duda alguna es extrema.

En México Social presentamos el 20 de septiembre un análisis detallado de la información sobre homicidios dolosos, presentado en esa fecha por el SESNSP (Gráfica 2).

Destaca en esos datos, que desde el mes de mayo y hasta el mes de agosto del 2019, se han superado los 2,900 homicidios por mes, de manera consecutiva, lo cual no había ocurrido nunca antes desde que se tiene información comparable en esta materia (de 2015 a la fecha).

De esta forma, en mayo de 2019 se registraron 2,902 víctimas de homicidio doloso, en el mes de junio fueron 2,989, cifra récord en la historia reciente del país para un solo mes); en julio fueron 2,965 y en agosto 2,966.

LOS 10 ESTADOS MÁS VIOLENTOS DE MÉXICO

Sorprende por otro lado, tomando como referencia el análisis de México Social, que el 70% de los homicidios dolosos del país se concentran en las 10 entidades con mayor número de víctimas, y que entre ellas, destaca de manera alarmante el estado de Guanajuato, donde se contabiliza prácticamente el 10% de todos los registrados en el territorio nacional, y casi el 12% de los que se perpetran con arma de fuego (Gráfica 1).

No deja de ser sintomático que justo el 20 de septiembre, día en que se dieron a conocer los datos del SESNP, en las ciudades de Celaya y Salamanca en aquella entidad, se registraron sendos ataques a las oficinas de la Fiscalía General del Estado, y que en la madrugada previa se habían registrado quemas de vehículos para bloquear carreteras, así como múltiples ejecuciones en los municipios de Apaseo el Alto, León, Irapuato y Salvatierra, sólo para citar los lugares con mayor número de casos. El recuento preliminar de este sangriento día fue de 18 personas fallecidas.

A lo anterior debe sumarse el recrudecimiento de las condiciones de violencia homicida en Baja California (que es la segunda entidad con mayor número de casos en 2019); Jalisco, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla y la Ciudad de México. Así como peligrosas señales de alerta en San Luis Potosí, Querétaro, Colima y Sonora, entidad ésta última que en agosto se ubicó ya entre las primeras 10 con mayor número de homicidios dolosos en el país.

A la par de esta violencia, se agudizan otros fenómenos como la violencia feminicida y la violencia infanticida, hasta ahora invisibilizadas de la discusión pública, pero cuya gravedad es de magnitud similar a la de países en guerra.

COMO UN PAÍS EN GUERRA

Para dimensionar lo que está ocurriendo en nuestro país, los registros de la ONU para Siria, país en guerra civil desde el 2011, es de un promedio de 41,111 personas muertas (entre combatientes y civiles), como resultado de los combates y bombardeos. Esa cifra implica un promedio de 112 casos por día, frente al cual nuestro promedio diario de al menos 100 casos cada 24 horas ya no se percibe nada lejano.

La apuesta del gobierno federal por una estrategia centrada en la conformación de la Guardia Nacional. También en programas de transferencias de ingresos para tratar de frenar la incorporación de jóvenes y de personas pobres a las filas del crimen organizado.

Hasta el momento, después de 10 meses de gobierno, los resultados no se están dando. A pesar de que la popularidad del presidente López Obrador se mantiene en niveles muy altos, hay una percepción cada vez más extendida relativa a que las políticas en materia de seguridad podrían no ser las apropiadas.

LA APUESTA DE LÓPEZ OBRADOR ES MUY ALTA

En el diagnóstico del presidente, la mayoría de las personas que delinquen lo hacen por vivir en condiciones de desigualdad y de pobreza. Es una tesis arriesgada, sobre todo porque no se presentó nunca un diagnóstico que permitiera acreditar esa afirmación. Sin embargo, debe reconocerse que, si da resultado en el mediano plazo, México se estaría encaminando a una etapa de pacificación duradera.

Sin embargo, siendo estrictos con el análisis, en la misma medida es probable la otra opción: que el diagnóstico sea impreciso, por decir lo menos. Y que no se logre dar respuesta efectiva a la que es hoy una de las principales demandas de la población: tener la garantía de que el patrimonio y la vida están protegidas de las prácticas violentas y sanguinarias de la delincuencia.

No es menor lo que está en juego. Se trata nada menos que de la posibilidad real de conducir a México a una auténtica transformación económica y social o de condenar a México a perder un tiempo valioso que no tenemos. Y, sobre todo, a continuar con la terrible mortandad que hoy nos tiene a todos entre la desesperanza y el miedo.

Artículo publicado originalmente en El Aguachile: https://bit.ly/311Ufp9