Inicio Columnas Un virus antipopulista

Un virus antipopulista

181
0
Ilustración especial: elviejotopo.com/

*El brote de coronavirus ha puesto en entredicho los valores –o antivalores– de los políticos

Aún es pronto para hacer un balance de la eficacia de los diferentes gobiernos en su respuesta a la pandemia. Hay unos que, hasta ahora, han hecho muy bien su trabajo de mitigación y otros que lo más que pueden esperar es gestionar un infierno.

Sin embargo, algo que no admite mucha discusión es la manera en que el coronavirus ha infectado las premisas sobre las cuales los políticos populistas han ganado elecciones e incluso han tomado el poder en distintos países.

“Esta crisis ha demostrado los límites del populismo como método de gobierno”, escribieron los internacionalistas Thomas Wright y Kurt Campbell en un artículo publicado el mes pasado para el centro de estudios Brookings Institution.

“A lo largo de la pasada década, el mundo se ha vuelto más autoritario, nacionalista, xenofóbico, unilateralista, antiestablishment y antiexpertos. El actual estado de la política y la geopolítica ha exacerbado, no estabilizado esta crisis.

“La situación requiere de una respuesta coordinada a nivel internacional (…). Desgraciadamente no se ve venir una respuesta de ese tipo (…). Los líderes mundiales y sus mejores asesores debieran estar discutiendo y acordando las mejores prácticas para contener la propagación del virus a nivel internacional, no sólo hacia dentro de sus fronteras”.

Con ellos coincide el filósofo y ensayista español Daniel Innerarity Grau, director del Instituto de Gobernanza Democrática, autor de libros como La sociedad invisible (2004) y catedrático de la Universidad del País Vasco.

“Desde el punto de vista de las personas –escribió en un artículo publicado el 22 de marzo–, se habla de que las más afectadas por la crisis del coronavirus serán las más vulnerables, pero desde el punto de vista ideológico, lo más afectado va a ser el populismo. Hay tres cosas que los líderes populistas detestan y este tipo de crisis revaloriza: el saber experto, las instituciones y la comunidad global”.

En la respuesta mexicana a la pandemia, dicha revalorización ha quedado muy clara.

Durante su campaña electoral y su primer año en el gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador se pronunció con frecuencia contra los puntos de vista especializados en casi todas las materias: la economía, la seguridad, la ciencia…

Hoy hace un año, lanzó la apuesta de que el Producto Interno Bruto del país crecería 2% y no lo que pronosticaban diversos bancos, agencias calificadoras y centros especializados. Perdió.

En general, el Presidente ha defendido un análisis de la realidad que abreva en las costumbres populares y su propio instinto político y pondera la lealtad sobre la capacidad.

Llegó a presumir que consultaba a los integrantes de su equipo económico, pero que, en última instancia, él comprendía mejor el país que ellos.

En la investigación científica impuso una visión que rompía con los “machuchones” que han hecho carrera en la generación de conocimiento.

“Hay mafias en todo, hasta en la ciencia”, respondió cuando surgieron críticas a los nombramientos que hizo en el Conacyt, donde varios puestos fueron llenados con personas sin experiencia.

Hoy, sin embargo, López Obrador dice apoyarse “en los expertos, en los científicos” para tomar decisiones sobre la mitigación del coronavirus. También ha tenido que dar un mayor papel en esta crisis a las instituciones, que habían sido relegadas en un afán de centralizar el poder. Y pese a su renuencia a participar en foros internacionales, tomó parte la semana pasada en una videoconferencia de los líderes del G20.

Como dice Innerarity, el brote de coronavirus ha puesto en entredicho los valores –o antivalores– de los políticos populistas: que las opiniones expertas sí son importantes; que no es éste un momento de grandes líderes que se dirigen a su pueblo, sino de inteligencia colectiva y vida institucional, y que el proteccionismo y el nacionalismo se quedan sin respuestas ante los riesgos compartidos como “el principal factor de unidad de un mundo en el que todos estamos igualmente amenazados”.

https://www.excelsior.com.mx/opinion/pascal-beltran-del-rio/un-virus-antipopulista/1373623

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here