Inicio CDMX D.F. Venezolanos, perseguidos en su país, presos en DF

Venezolanos, perseguidos en su país, presos en DF

*Periodista venezolano y esposa acusan al colegio de su hijo por fraude y los apresan ocho meses *GDF apoya a ejecutivo de Rioboo (empresa que le sirve desde AMLO) propietario de dicha escuela. *Dos amparos no han servido para dejarlos libres; la SEP, calla sobre fraude en colegio Westhill, de Santa Fe, en el DF

790
0
Foto especial

CD de México, 25 de agosto de 2015 (agencia acento)

Periodista venezolano que llegó a México en busca de paz, Antonio Urbina y su esposa, Coral Rojas, se encuentran presos aquí hace ocho meses por consigna del Gobierno del DF, creen.
Seguro que AMLO y Mancera pensarán que se trata de un complot para atajarles el camino a Los Pinos.

El abogado mexicano de los venezolanos, Germán Cruz, fue amenazado de muerte pos dos empistolados esta tarde en un restaurante capitalino, denuncio ante  el programa de Ricardo Alemán, La Otra opinión y dos amparos han sido enviados a la basura hasta ahora.
¿Por qué tanto sadismo?
Temen que la amistad del gobierno de Caracas, con Andrés Manuel López Obrador y Miguel Ángel Mancera, alcanza para ser influyentes en la capital mexicana y aplastar a venezolanos en fuga de aquel “paraíso”.
Antonio y Coral, residen hace seis años en el DF. Registraron a su hijo de once años en el colegio Westhill. Pagaron la inscripción y las mensualidades por años pero descubren que ni siquiera fue inscrito formalmente y probablemente no recibió la instrucción correspondiente porque le dieron el pase automático a tercer año, sin comprobantes.

Los esposos optaron por denunciar esto –que seguro no son los únicos de ese colegio popof- pero fueron arrestados sin orden judicial, torturados y enviados en horas a un reclusorio.
Y es que resulta que la escuela está bajo la dirección de un ejecutivo que lleva el apellido Rioboo. Este es el nombre de la empresa de cabecera  para los gobiernos del DF. Extrañamente, Rioboo ha ejecuta las obras más costosas de la capital en lo que va del siglo, con López Obrador, Marcelo Ebrard  y ahora, con Mancera.

Pero por casualidad ocurre que, la magistrada Yazmín Esquivel Mosaa, encargada del caso mencionado, es esposa de Jose Maria Rioboo. Ni modo que  el gobierno del DF fuera a permitir que se le toque a ese apellido, por  la vía de una demanda al colegio que opera en Santa Fe.

Esquivel Mossa condena a los esposos venezolanos, por haber denunciado serias irregularidades cometidas contra su hijo de 11 años en el colegio Westhill, que dirige José María Rioboó, el marido de la jueza.

La pareja ha obtenido dos amparos federales de los tribunales, pero la juez los mantiene en la cárcel, junto a presos comunes. Su delito fue denunciar que el colegio Westhill maltrató a su hijo al cambiarlo de grado sin la nivelación adecuada y falsificando documentos para demostrar falsamente que sí los evaluaron.

Sumado a estas irregularidades, el matrimonio Urbina Rojas padece la indiferencia del embajador venezolano en Ciudad de México, Hugo García,  a quien se le han enviado al menos 10 comunicaciones y 70 llamadas durante los ocho meses de la detención de la pareja venezolana, declaró el abogado Germán Cruz, quien fue entrevistado este miércoles 12 de agosto por el periodista y exembajador Vladimir Villegas en la emisora Unión Radio.

Indicó Cruz, abogado, que a los venezolanos se le están violando todos sus Derechos Humanos, y peor aún, “se están violando los Derechos Humanos Infantiles de los tres hijos de la pareja, quienes quedaron solos, abandonados en su casa, luego que la policía detuvo a sus padres en un centro comercial pocos días antes de la navidad de 2014”.

Actualmente, los niños (de 11, 5 y 2 años) son cuidados por su abuela paterna, pero están a punto de quedar en la calle, ya que pronto se vencerá el contrato de arrendamiento de la vivienda donde habitan en México. Otras embajadas han mostrado solidaridad y un grupo de empresarios están buscando la forma de cooperar y encontrarles un hogar a los familiares de José Antonio y Coral, indicó Cruz.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here