Inicio Hidalgo DISPUTA DE FAMILIA ÁLVAREZ, ORIGEN DE LOS HECHOS SANGRIENTOS EN CRUZ AZUL

DISPUTA DE FAMILIA ÁLVAREZ, ORIGEN DE LOS HECHOS SANGRIENTOS EN CRUZ AZUL

1287
0
Disputa de Guillermo Billy Álvarez y su hermano Alfredo, origen del conflicto en Cruz Azul

* En julio del 2009, Expediente Ultra publicó una serie de artículos donde se evidenció los duros enfrentamientos que sostenían desde entonces los hermanos Guillermo “Billy” Álvarez y Alfredo, registrado uno de ellos en una asamblea de la cementera en la planta de Lagunas, Oaxaca. Sin duda que a la distancia, el presente artículo sirve para ilustrar los orígenes de un conflicto que derivó en un doloroso derramamiento de sangre en la planta de Tula, teniendo como trasfondo las ambiciones de una familia, más allá de los intereses de los cooperativistas y trabajadores. El título de entonces, fue: “¡Ya cállate!” le gritó, desesperado, su hermano, Billy Álvarez

Por GUSTAVO CORTÉS CAMPA

Del Archivo de Expediente Ultra

Junio de 2009. — “¡Ya cállate!”  gritaba un exasperado Guillermo Billy Álvarez Cuevas, director general de la Cooperativa Cruz Azul, a su hermano Alfredo, pero éste seguía, porfiado, en su perorata ante 300 socios de la planta de cemento de Lagunas, Oaxaca, lanzando insultos y amenazas contra quienes han manifestado su inconformidad por su actuación en perjuicio de la empresa social.

Todo eso ocurrió el pasado viernes 29 de mayo, en una reunión de información. “Fue muy grosero y prepotente”, comentaron socios de Cruz Azul en la planta de aquella ciudad, lo que confirmó que el clima de hostigamiento contra socios inconformes en la cooperativa, no solo se mantiene, sino que se recrudece.

En julio de 2009, Expediente Ultra documentó la diferencias entre los hermanos

Alfredo Álvarez Cuevas, director comercial de Cruz Azul,  afinó la mira de sus arteros ataques contra su compadre de grado, Mario Muciño; contra otros socios, como Antonio Moya Espinosa, Alejandro Figueroa, Eusebio Peña, Álvaro Bosas y Héctor Daniel Gutiérrez Maya, para quienes pidió “aplicar las Bases Constitutivas” de la cooperativa, pero la respuesta inmediata que consiguió fue el señalamiento de que ha sido precisamente Alfredo quien ha pasado por encima de la legalidad interna y, como botón de muestra, la demanda judicial que interpuso contra el socio Antonio Moya, la que perdió en primera instancia, y que fue una acción contraria a lo estatuido en la legalidad interna.

Enardecidos, los socios presentes le espetaron, casi al unísono: “¡Tú tienes ya 18 años violando las Bases Constitutivas de la cooperativa, sin que nunca te apliquen ningún ordenamiento y ahora nos la quieres voltear!”.

Le recordaron que además, en el colmo de la prepotencia, Alfredo pidió a Recursos Humanos el expediente de Moya Espinosa, con la intención de perjudicarlo, pero los socios allí mismo le recordaron que su hijo, Alfredo Álvarez Kundi no se presentó en Oficinas Generales todo el mes de diciembre y enero pasados, sin justificación alguna.

PUBLICIDAD

Asimismo, los socios replicaron que Alfredo Álvarez Cuevas sigue su actitud de amenazar a los directores del jurídico y de producción, así como al nuevo Presidente del Consejo de Administración.

Le señalaron el hecho de que se siente apoyado por el célebre “Grupo de los 20”, pero en el caso de la referida reunión informativa, en los hechos le dieron la espalda, no obstante que desde el jueves 28 anterior había celebrado una reunión en Lagunas para preparar “la estrategia de golpeteo” . Se redactó un documento al que que debía dar lectura Enrique Zavaleta, pero a la hora decisiva, se negó, para “no meterse en más problemas con la gente”.

Otro incondicional que le dejó colgado de la brocha fue Héctor Rojas, quien como alcalde del municipio de Barrio de la Soledad fue depuesto acusado de acosar secretarias y malversar fondos.

Así, el plan ranchero de Alfredo Álvarez Cuevas no le funcionó y decidió, de última hora, dar la cara personalmente, todo para que le saliera contraproducente, tanto, que su propio hermano, avergonzado y furioso por sus dislates, tuvo que hacer las veces del rey de España en la Cumbre Iberoamericana cuando le gritó “¡Por qué no te callas!” al orate hocicón Hugo Chávez.

Los socios comentaron también que todo pareció indicar que, pese a que ya no ostenta ningún cargo directivo en la cooperativa, “actuó como si aún fuera presidente del Consejo de Administración, confiado en que Armando Valverde, presidente del Consejo de Vigilancia, “no es otra cosa que su títere”.

En suma, le salió el tiro por la culata. Los socios agredidos comenzaron, uno por uno, a sacarle sus trapitos al sol. Le señalaron en su cara que su principal asesor, Héctor Rueda, alias “La Ponchada”, es quien se dedica a difundir calumnias e injurias entre los socios, a base de anónimos;  que se mete en la vida privada de  quienes manifiestan su inconformidad y que el sistema de control y de lealtades se basa en pagar parrandas y comilonas con cargo a los fondos de la sociedad cooperativa.

Concluyeron los socios inconformes que el enojoso incidente de la planta de Lagunas, Oaxaca, se viene a sumar al hostigamiento sistemático y al clima de amenazas y la difusión de calumnias e injurias en su contra de parte de Alfredo Álvarez Cuevas y su “carpanta de incondicionales.”

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here