Inicio Columnas EDMUNDO RAMÍREZ PUEDE ESTRENAR EN HGO LA LEY 3 DE 3, POR...

EDMUNDO RAMÍREZ PUEDE ESTRENAR EN HGO LA LEY 3 DE 3, POR VIOLENTAR A SU EX PAREJA

804
0
Foto captura de vídeo de Hidalgo Noticias Informa

*  El candidato de la alianza PAN-PRD a la alcaldía de Ixmiquilpan se encuentra en la mira del INE por ejercer violencia de género en contra de la presunta madre de su hija de dos años, a la que mandó a amenazar con un grupo armado por exigirle darle su paternidad a la menor y hacerse cargo de su manutención; de acuerdo al político, esto le causaría un problema en su ámbito familiar, pues es casado, y le dañaría su imagen como candidato. De ser culpable se procedería a cancelarle su registro

Por I. León Montesinos

Especial de Expediente Ultra

Tras ser puesto en evidencia como un hombre violento que se ha desatendido de sus obligaciones parentales con una presunta hija de dos años –motivos por los cuales ha sido demandado en las instancias correspondientes del Estado–, el candidato de la alianza PAN-PRD a la alcaldía de Ixmiquilpan, Edmundo Ramírez Martínez, mostró un total desconocimiento respecto a los asuntos de violencia de género,  al calificar de “circo” la denuncia hecha ante los medios de comunicación que asistieron a su conferencia de prensa de ayer, por Julia Arteaga Sánchez, madre de la menor que le acusa de haberla mandado a amenazar por un grupo armado, para no pelear los derechos de su hija.

La mujer irrumpió de manera sorpresiva en el local donde se pactaba la alianza entre líderes del PRD y del PAN, para alertar a los electores del municipio de no brindar su apoyo a un hombre que, dijo, la “agredió física y emocionalmente”, violentando los derechos de su pequeña de dos años de la que no se ha hecho responsable al negarle su derecho a la identidad y a su manutención básica”. Armada de valor por la presencia de los reporteros, invitó a las mujeres a luchar unidas contras actitudes machistas y misóginas que siguen alimentando la violencia de género en todo el país.

Casi al borde del llanto, la denunciante pidió a la gente estar alerta sobre la doble personalidad del candidato a la alcaldía de ese municipio que ha vendido la idea a las mujeres de impulsar la creación de instancias infantiles cuando él mismo “no se ha hecho cargo de su hija”. Antes de abandonar el lugar, Julia Arteaga dejó en la mesa donde se encontraba el ex diputado federal y ex funcionario, una carpeta con la información de las denuncias presentadas ante las autoridades correspondientes, por si los perredistas y panistas que le apoyan dudaban de la autenticidad sobre las indebidas e ilegales acciones de su candidato.

Por supuesto que el ex bracero que no se cansa de pregonar que trabajó de albañil en los Estados Unidos, no tuvo de otra que fijar su postura, pero resultó un verdadero fiasco al asumirse como su propio abogado defensor. Y en vez de aclarar las cosas, terminó como los gatos, enredado en la bola de estambre de sus propias contradicciones.

“Los temas familiares, son familiares y hay de aquellos que los utilizan para hacer circo, maroma y teatro”, pontificó ante los medios al responsabilizar a sus adversarios políticos de estar detrás de los “ataques” en su contra.

Según el candidato, ha desarrollado su vida pública y personal casi casi en caja de cristal. El problema de fondo es que durante su perorata nunca negó ni afirmó –sino todo lo contrario—que la menor fuera su hija.

Un candidato de doble moral.

A su parecer –casi equiparó al asunto a un “complot”–, pues hasta el momento no ha recibido ninguna notificación de autoridad o juzgado, pero en caso de que esto suceda, aseguró que aceptará hacerse una prueba de ADN para comprobar si es o no el padre de la menor. Y de ser cierto lo expresado por la presunta madre, cumplirá con sus obligaciones, pues según él, “los derechos de los menores no solo de Ixmiquilpan, sino de Hidalgo y de todo el mundo, están por encima de todo”.

Fue evidente que ante los medios, Edmundo Ramírez evitó tocar el tema de la violencia y agresiones padecidas por la mujer que, afirma, fue su pareja sentimental por siete años. En todo momento el ex priísta apeló a que se respete su privacidad y su ámbito familiar, dejando en manos de los jueces la decisión sobre su vida privada.

Pero el candidato olvida un punto básico en el nuevo contexto electoral: en diciembre pasado el INE aprobó la Ley 3 de 3, con el fin de que todos aquellos aspirantes hombres a un cargo de elección en el país que hayan ejercido violencia de género contra una mujer, ya sea en el ámbito familiar, sexual o desconozcan su paternidad deslindándose de sus obligaciones alimentarias hacia sus hijos, sean sancionados con la cancelación de sus candidaturas.

Como se observa, eso de la privacidad ya no es un escudo protector para los políticos violentos, golpeadores e irresponsables, sean del partido que sea.

¿Se ajusta la violentada Julia Arteaga Sánchez y su pequeña a lo establecido en esta ley?

Veamos: De acuerdo a una entrevista concedida a un medio local, la pareja sentimental de Ramírez Martínez, denuncia que tras haber exigido al ex funcionario darle sus apellidos a la menor, la respuesta del político fue enviarle un grupo armado que en diciembre pasado la amenazó con hacerle daño si insistía en meterse en su vida familiar, pues el aspirante a alcalde es casado y temía que al trascender al escenario público su doble vida y su doble moral, los electores, sobre todo las mujeres, le dieran la espalda.

Hay un elemento que deja mal parado al panista-perredista, pues además de la denuncia 15/83/2020, levantada ante las autoridades por amenazas en su contra y de su menor; y la demanda de lo familiar 12/2021, Julia Arteaga presentó a los medios fotografías donde aparece en diversos viajes con Edmundo Ramírez. Lo que comprueba que sí existió una relación entre ambos.

Seguramente que para las mujeres de Ixmiquilpan como para las de todo el Estado y el resto del país, el que otra mujer sea violentada por un político que abusando de su poder y recursos, la amenace y agreda psicológicamente, dejando sin manutención a una criatura inocente, es un bajeza inaceptable.

Pero para todo hombre que se jacte de serlo, el que alguien de su mismo género niegue su relación con una mujer y, peor todavía, no reconozca a un hijo, es carecer de asuntos básicos abajo del cinturón. Si el tristemente célebre Santiago Creel, Secretario de Gobernación con Vicente Fox, viviera, le diría al exhibido aspirante panista: “!Sea hombrecito!”.

Por donde se le mire, Edmundo Ramírez queda mal y en la mira del INE para que se le cancele su candidatura por encuadrar a la perfección en las sanciones contempladas en la Ley 3 de 3, que ya ha bajado de sus aspiraciones a más de un político machista y misógino que como el enlistado a Ixmiquilpan, sigue pensando que nadie tiene derecho a meterse en su sagrado ámbito familiar.

Por cierto que en Ixmiquilpan, los candidatos Anel Torres Biñuelo del PRI; Sebastián Ferrara de Podemos; Carlos Abisai Ramírez Cornejo de MXH; y Araceli Beltrán Contreras de la alianza “Juntos Haremos Historia”, se preguntan de dónde sacó Ramírez Hernández la disparatada idea de que ellos, como sus adversarios políticos, promueven a su ex pareja para atacarlo.

Lo que si no tiene vuelta de hoja es que tanto panistas como perredistas empiezan a recelar de un candidato que ya los puso en la mira de las autoridades electorales por sus desafortunados lances de “Don Juan”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here