Inicio Columnas SE PASAN DE ROSCA

SE PASAN DE ROSCA

210
0

POR MOISÉS SÁNCHEZ LIMÓN /@msanchezlimon   @msanchezlimon1

¿Ya escuchó al licenciado Francisco Ricardo Sheffield Padilla en las mañaneras? Sí, el ex distinguido panista de Guanajuato convertido en uno de los consentidos de Su Alteza Serenísima Andrés Manuel I.

¿Qué armas políticas porta don Paco Ricardo para ser distinguido con ese espacio en el gabinetazo del licenciado presidente? De acuerdo con la frase muy suya, él y Andrés Manuel I se pasan de rosca porque después de perder la elección a alcalde de León, sueña con ser candidato reincidente al gobierno de Guanajuato y el Duce lo impulsa.

Y es que, ¿a poco no?, Su Alteza Serenísima se pasa de rosca cuando acusa al pasado y justifica su presente, es decir, tira la piedra, descalifica e insulta al opositor mas no ofrece prueba alguna de sus dichos y acusaciones, porque simple y llanamente él tiene la razón y punto.

¿O usted conoce, por ejemplo, los documentos que sustentan la corrupción que, según López Obrador, había en la construcción del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en terrenos del ex lago de Texcoco?

Bien. Con ese opaco ánimo justiciero, sería interesante saber por qué don Paco Ricardo tuvo la especial deferencia presidencial que le dio chace de renunciar al cargo de procurador Federal del Consumidor, en mazo de este año, para contender, primero, por la candidatura de Morena a la presidencia municipal de León, Guanajuato.

Con la bendición del Duce Andrés Manuel, don Paco Ricardo ganó la cuestionada nominación pero perdió la elección al cargo que, ¡válgame Dios!, ocupó como distinguido militante del Partido Acción Nacional, en el periodo 2009-2012; además, con la casaca albiazul fue diputado federal en la LXIII Legislatura y, casualmente después de militar en el PAN desde 1993, en marzo de 2018 decidió renunciar al panismo para convertirse al morenismo y contender por la gubernatura de Guanajuato que holgadamente le ganó Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

Pero, mire usted, esa deferencia que le otorga el licenciado López Obrador es precisamente la que, sin duda, alimenta el sueño del doctor Paco Ricardo Sheffield Padilla, de reincidir en la contienda por el gobierno guanajuatense en 2024, aunque, le refería, en junio pasado perdió la elección a presidente municipal de León, la capital del estado.

Sin duda, el licenciado presidente se pasa de rosca en la construcción de popularidades para impulsar candidaturas, tal es el caso de la doctora Claudia Sheinbaum Pardo, a quien sin rubor alguno presenta como su segura sucesora. Lea usted lo dicho en la mañanera de inicio de semana, en respuesta a una pregunta relacionada con las obras del tren transístmico.

“Lo que pasa –dijo Andrés Manuel–, que sigue habiendo estos intereses creados en lo regional, en los estados, en el país, de la época de las influencias, de la época del moche, de los sobornos; pero ya nosotros no permitimos eso y se equivocan pensando de que ya nos vamos a ir; bueno, yo espero que terminemos, pero es hasta finales de septiembre del 24. Y que no se hagan muchas ilusiones, porque en una de esas triunfa un presidente, una presidenta, que continúe con la misma política”. Debió decir candidata o candidato, pero ya adelantó el triunfo de Morena en su sucesión.

Y hasta advirtió: “(…) Entonces, es mejor que no arriesguen sus inversiones, su dinero, los de las empresas inmobiliarias queriendo construir donde no está permitido”. Vientos huracanados. ¿Pensará que el país entero se pintará de guinda, a partir de la elección de gobernadores en 2022 y 2024?

Esa es, verdad de Perogrullo, la pretensión de Morena. Aunque debido a que Morena en manos del grupo comandado por Mario Delgado ya no saca un perro de la milpa, desde el despacho principal de Palacio, se construyen campañas y candidaturas y, una de ellas, es la del derrotado Paco Ricardo Sheffield, cuya expresión cuando supo que obtuvo 21% de votos en la elección de presidente municipal de León, y lo arrolló la candidata del PAN Alejandra Gutiérrez, fue precisamente “se pasan de rosca”.

Esa expresión es muy suya y la utiliza en las mañaneras para descalificar, como ocurrió al inicio de semana en su exposición de quién es quién en los precios de los combustibles.

“Y nos vamos a ver el tema de las regiones y viendo las distintas regiones tenemos la más alta, con el margen más alto, de G-500 en Tlalpan aquí en la Ciudad de México con un precio al público de 22 pesos con 42 centavos y un margen, sí se pasaron los angelitos, de cuatro pesos con 25 centavos por litro, muy alto el margen, es muy pasados de rosca en esta gasolinera (…)”.

Vaya, vaya. Aunque, el pasado de rosca, sería don Paco Ricardo cuando asumió la función, con la venia y deferencia de Su Alteza Serenísima, en tareas que conciernen al secretario de Hacienda, o a la secretaria de Economía, en el informe de cómo va la captación de remesas que mandan los mexicanos que chambean fuera del país, obligados en amplísima mayoría por la situación económica y social que enfrentaban en sus lugares de origen. Pero el Duce los califica héroes y heroínas.  Pero…

“Vamos a remesas –dijo el ex panista distinguido don Paco Ricardo–, que toca ahora el tema de las remesas. Este es el histórico de las remesas. En el mes de octubre fueron cuatro mil 819 millones de dólares que enviaron los héroes y heroínas desde de los Estados Unidos a nuestro país, a mamá o esposa; en promedio, 350 dólares por la remesa de cada una de ellas”.

El de las remesas no es ámbito del procurador Federal del Consumidor. ¿Será que el procurador reincidente tendrá otra misión de mayor rango en el gabinetazo? Como sea, el hecho es que es uno de los favoritos o consentidos del licenciado presidente con miras a la comprometida continuidad de la 4T.

¿Qué pensarán los morenistas guanajuatense Luis Ernesto Ruiz Ortiz, Jorge Marcelino Trejo, Juan Manuel Rosas Balderas y Carlos Montes de Oca, que perdieron frente a la imposición de Paco Ricardo Sheffield desde Palacio Nacional? Porque aspiraban a ser candidatos a la alcaldía de León y, júrelo, que no descartan contender por la nominación de Morena en la sucesión de Diego Sinhue.

En fin, Sheffield Padilla en calidad de favorito del profesor anda como Juan por su casa en Palacio, aunque es de pena ajena que, para congraciarse, celebre las puntadas de Andrés Manuel con aplausos y carcajadas. Y todo por el pinchi aspiracionismo. ¿A poco no? Digo.

COMO ME LO PLATICARON. ¿Será que, en la Secretaría de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes del Gobierno de la Ciudad de México no hay dinero, o andan en esa mal llamada por mal ejercida austeridad republicana, en la capital del país?

Y es que, la ex diputada local Donají Ofelia Olivera Reyes, directora general de Derechos Indígenas, de dicha Secretaría, jaló con el equipazo que tenía incrustado en Comunicación Social del Congreso de la Ciudad de México para su servicio personal.

Y no tendría nada de raro que diera chamba a sus incondicionales. Peeero, la flamante licenciada en Ciencias de la Comunicación y Periodismo ocupa al equipazo que cobra con cargo a la nómina de Comunicación Social del Congreso de la Ciudad de México, integrado por la subdirectora de estrategia Digital, María Autora Velasco Robledo; el Jefe de Transparencia, Ernesto Vargas Uribe; y, hasta donde me platicaron, el Subdirector de Comunicación Social, Jesús Valdés Jiménez.

¿Es legal que estos funcionarios abandonen sus tareas en el Congreso capitalino para echarle la mano de tiempo completo a doña Donají Ofelia? Conste.

sanchezlimon@gmail.com  www.entresemana.mx  @msanchezlimon   @msanchezlimon1

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here