Inicio Columnas ALTA CORRUPCIÓN DE LA ASEH Y JORGE VALVERDE

ALTA CORRUPCIÓN DE LA ASEH Y JORGE VALVERDE

4229
0
Foto Quadratin Hidalgo

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 20 segundos

César Peña *

¿A poco cree la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo (ASEH) que la población aún se chupa el dedo y cree sus pírricos informes donde los municipios más corruptos están «limpios» y totalmente exonerados en sus gastos y cuentas públicas? Solamente el titular del organismo Jorge Valverde Islas, festina estos resultados ficticios con bombo y platillo donde brotan en el drenaje auditable la protección a alcaldes y funcionarios amigos, la corrupción, la opacidad y la simulación.

Tomemos por ejemplo, el municipio de Tepeapulco, donde la alcaldesa Marisol Ortega López, una refinada opresora emanada de Morena y el Grupo Universidad ha estado envuelta no sólo en escándalos políticos y represión, sino que ha conducido financieramente el municipio de la peor forma desviando dinero, ocultando partidas, negando información a la población y a la Asamblea y siendo el ente más oscuro en la Cuenta Pública.

Para nadie es un secreto que el huachicoleo del agua, que administra el padre de la propia alcaldesa, Gabriel Ortega, les está dejando alrededor de 3 millones de pesos mensuales, se está manejando a discreción al venderse a particulares este recurso público sin ningún recibo de por medio. Igualmente, la venta de bienes muebles e inmuebles del municipio sin ningún control, lo mismo que la apropiación y usufructo de terrenos municipales y estatales entregados a sus hermanos y la participación de Marisol, a través de estos prestanombres, en negocios inmobiliarios, son secretos que no se pueden ocultar.

Curiosamente, Tepeapulco no sólo aparece libre en su Cuenta Pública 2023, sino que no tiene ni siquiera una observación contable cuando la corrupción se pude oler kilómetros a la redonda misma que ha permeado hasta los niveles más básicos, como la Seguridad Pública, donde la Policía Municipal extorsiona a la población y visitantes a placer.

Hablemos de otras joyas como lo son Zempoala y Tepehuacán de Guerrero. En el primero, el alcalde Jesús Hernández Juárez es un mago contable que sabe ocultar perfectamente los desfalcos. Le pellizca a todas las partidas y a las llamadas «cajas chicas» como la de Apoyos Sociales y el DIF, exprimidas al máximo aprovechando la mínima comprobación que se tiene que hacer al respecto.

Pero el negocio redondo para estos ayuntamientos ha sido la obra pública, donde además de meter en sobrecosto del 50 por ciento cada proyecto, las compras se las auto realiza el propio ayuntamiento quien se ha convertido en proveedor ilegalmente y todavía jinetea el dinero de cada obra en que simula entregar los cheques a los Comités de Obras constituidos a modo, para pedirles de regreso el dinero en efectivo y hacer ellos mismos «las compras».

Los expedientes están plagados de facturas de proveedores nacidos esta misma administración, recibos de pago sin razón social y varios hasta sin llenar, en fin, un desaseo al que este periodista ha tenido acceso pero que la ASEH no ve o no quiere ver y todavía, de manera cínica, se atreve a decir que también estos municipios aprobaron sus cuentas públicas.

Ni hablar de los alcaldes y funcionarios de estos municipios, en los que están desde luego el corruptismo Mineral de la Reforma, se convirtieron en millonarios y las autoridades han sido incapaces de revisar que sus bienes correspondan con su forma de vida sin importar lo que digan sus Declaraciones Patrimoniales en que se debe investigar a sus familiares, principales prestanombres. Eso sería investigar y combatir la corrupción de manera real y no como ahora, puras simulaciones.    

 La ASEH olvida el compromiso que hizo con la gente, o más bien, sabiéndolo, su titular Jorve Valverde Islas, se da el lujo de decirle a alcaldes que participaron en la «Estafa Siniestra» y que regresaron parte del dinero, que duerman tranquilos, que «salieron bien en sus cuentas» y que conoce de «su buen trabajo». 

El dicho popular de que la corrupción en este organismo, de que «no tengo pruebas pero tampoco dudas» se puede cambiar por el de «tengo pruebas que han disipado mis dudas», es concreto, revelando la trama de los pendientes que existen en Hidalgo.

* Escritor, periodista, economista y divulgador científico

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here