Inicio Columnas CUAUHTÉMOC OCHOA, EL FALSO “ADALID” DE LENGUA Y COLA LARGAS

CUAUHTÉMOC OCHOA, EL FALSO “ADALID” DE LENGUA Y COLA LARGAS

13247
0

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 31 segundos

*  El diputado federal busca adjudicarse el papel de crítico y censor de supuestos políticos corruptos, cuando él mismo se encuentra inmerso en una larga cadena  de tropelías desde quebrantos en Pemex hasta manejo irregular de plantas tratadoras de  basura en Puebla, sin contar el uso indebido de despensas para comprar voluntades en época de elecciones

Por Antonio Ortigoza Vázquez / @ortigoza2010

Especial Expediente Ultra

El diputado federal por Morena, Cuauhtémoc Ochoa Fernández, es uno entre centenas de beneficiados por el extremadamente flexible concepto de «renovación moral» de la «Cuatro T» y la técnica de lavado automático de la mala fama o peor aún, en el caso de delitos integrados en expedientes oficiales.

Porque la cola que se carga el diputado federal resulta más larga que la esperanza de un ciudadano común de obtener justicia expedita.

El caso de Ochoa Fernández es singular por la desfachatez, el desparpajo y la estentórea desvergüenza: sucede que a manera de «precampaña» en pos de una senaduría o de perdida una alcaldía en Hidalgo, se ha erigido por sí y ante sí, cual Catón El Censor de la Roma Imperial.

El diputado se nos presenta como si tuviese la misma estatura del gran orador latino, cuyas intervenciones en el Foro eran temidas por los políticos de su época.

Véase nada más unas cuantas joyas surgidas en recientes peroratas: «Todo servidor público debe ser investigado por desvío de recursos, desde alcalde a servidores públicos de todos los niveles… se debe aplicar la ley con todo rigor».

(Conferencia de prensa del pasado 22 de mayo).

No paró ahí: Con enorme habilidad para no morderse la lengua, señaló que «hay una denuncia contra el alcalde de Tula de Allende, por desvíos de varios millones de pesos» de las ministraciones destinadas para los damnificados por las grandes inundaciones al desbordarse el río Tula, y añadió que también hay indagaciones contra el ex Contralor del estado, César Mora, «quien cuenta con ficha roja de la Interpol».

LENGUA LARGA PERO SIN COLA CORTA

El dicho popular que reza: «Para tener lengua larga es menester tener cola corta», el diputado Ochoa se lo pasa por salva sea la parte.

Apela, seguramente, a una hipotética desmemoria del electorado, ya que hizo públicas sus pretensiones para 2024 de ser candidato a senador por Hidalgo y, si acaso no se puede, pues por lo menos la presidencia municipal del municipio de Huichapan.

Pero veamos: en marzo de 2019, Martha Edith Rodríguez Acosta, en su calidad de apoderada legal de Pemex y Pemex Fertilizantes, presentó denuncia de hechos en contra de varios funcionarios, entre ellos Emilio Lozoya Austin, en estos momentos encarcelado y en negociaciones para «reparar un daño» que puede llegar a más de diez millones de dólares, por la compra fraudulenta de la planta Fertinal, con un sobreprecio de 197 millones de pesos.

Entre varios ex funcionarios acusados, figura Cuauhtémoc Ochoa Fernández, en esos momentos Subsecretario de Fomento y Normatividad en la Secretaría del Medio Ambiente.

Pero no solo eso se puede incluir en la larga cola que arrastra Ochoa Fernández: En su calidad de Subsecretario, ha sido señalado por fraudes como se describe: En 2016 se inauguró en Cholula, Puebla, una planta de tratamiento de residuos sólidos, financiada al alimón entre la Semarnat y el gobierno poblano.

Fue un enjuague donde participó el entonces Subsecretario y la firma PRO-FAJ, misma que obtuvo contratos por 30 años en 23 ayuntamientos de Puebla, y surgieron denuncias acerca de clausulados «leoninos» en perjuicio de los municipios, las cuales provocaron la cancelación de la concesión.

Se menciona que PRO-FAJ «hizo el fraude perfecto» en unos terrenos de cinco hectáreas donados por el gobierno estatal, además de 80 millones de pesos para la compra de los equipos.

Entre otras gracias del diputado Ochoa, está el expediente de la Fiscalía Electoral de Hidalgo concerniente al decomiso de mil 826 despensas encontradas en el rancho «Los Alcanfores», propiedad del padre del entonces candidato a diputado por Morena/Verde Ecologista, las que, se supo, alguien ofreció a ciudadanos de Nopala, una despensa por familia a cambio de su voto en favor del candidato Cuauhtémoc Ochoa Fernández.

Ochoa es además, un conocido «chapulín» que ha brincado de partido en partido.

El 18 de mayo de 2018, como frustrado candidato a diputado por la coalición “Todos Por México”, se dedicó a «fustigar» a los «neoliberales» y «políticos mentirosos que han engañado a los electores por años, y que saltan de puesto en puesto y de partido en partido como chapulines».

Lengua muy larga para una cola mucho más larga, diríase, modelo dinosaurio priísta.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here