Inicio Opinión HACIENDO HISTORIA

HACIENDO HISTORIA

822
0
Foto especial

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 1 segundos

Por: José Saúl Bautista González/@JOSABAGO

El sexenio de Andrés Manuel López Obrador pasará a la historia de la peor forma. Será el de más muertos, más pobres, más deuda y más polarización tristemente. “Éramos muchos y parió la abuela”.

100 homicidios dolosos en promedio por día acumulan más de 53 mil en lo que va del sexenio, es cierto, este indicador ya era un problema desde hace 10 años al menos, pero lo frustrante es que sigue creciendo la incidencia y no se ve para cuando mejore la situación. Por otra parte, esta administración también será recordada por las muertes ocasionadas por el virus SARS-cov-2 que ya suman más de 10 mil a la fecha sin contar el subregistro que reconocido por la Secretaría de Salud. Especialistas estiman que los decesos por COVID-19 podrían alcanzar entre 30 mil (SSA) y 132 mil (Instituto Tecnológico de Massachusetts). Sí, da miedo hacer cuentas.

Otro dato terrible es el crecimiento de la pobreza. Nada más de marzo a abril de este año, 12.5 millones de personas pasaron a la desocupación y dejaron de percibir su ingreso. La ocupación formal decreció casi 2 millones de personas y la informal 10.4 millones respecto a marzo pasado. Apenas hace unos días, el INEGI proyectó el crecimiento de la pobreza en 12 millones de personas para este 2020. Sí, mayormente este es un efecto de la pandemia, pero no hay que olvidar que nos tomó mal parados porque ya veníamos decreciendo desde la segunda mitad del 2018.

La deuda es un tema que ha causado controversia por la negativa del gobierno para tomar líneas de crédito que se destinen a la atención de la crisis sanitaria/económica que ya sufrimos y que seguramente se extenderá por lo que resta del año en el mejor de los casos. Ocurre que sí se ha endeudado más al país 7,750 millones de euros en enero y 6 mmdd en abril, a este último evento el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera le llamó: “una de las colocaciones de bonos más grandes en la historia de México”. La cosa no queda ahí, resulta que la deuda pasó de 10.69 en 2018 a 12.09 billones de pesos actualmente de acuerdo a datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, derivado claro a la depreciación del peso por las crisis petrolera y del COVID-19, además de las decisiones que hicieron que pasáramos de ser la moneda emergente más fuerte a la que más se devaluó. En consecuencia, este gobierno también será el más endeudado de la historia.

Termino este breve repaso refiriéndome al mayor daño que considero se le ha hecho al País: la división. Todos los días, y ante la falta de logros positivos, desde el Presidente hasta sus replicadores en redes sociales, culpan a otros gobiernos, al pasado, a los empresarios, a los medios, a los conservadores de sus magros resultados; la misma receta de hace casi 20 años, el discurso de odio que tanto funciona a los populistas como Trump y el propio López.

La situación actual del País demandaría más que nunca unidad, pero la unidad le sirve a México, no al proyecto del presidente. Cada decisión lo confirma: los propósitos de la autonombrada 4T, no son los mismos que los de México.

La polarización podría estar en niveles no vistos desde la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX y no es lo mejor para recuperarnos rápidamente de esta grave caída.

Así las cosas, no hay forma de que no sean negras las páginas en las que se escribe este sexenio donde todo va “requetebién”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here